edición: 2469 , Viernes, 18 mayo 2018
26/11/2012
Aumenta el número de ERE

Hacia un nuevo modelo laboral: la opinión pública habla de trabajadores `de usar y tirar´

Se reabre el debate sobre las consecuencias de la reforma, que se traducen en un sistema de trabajo caduco en el que los asalariados pierden estabilidad y compromiso con sus empresas
ICNr

Entre todos los indicadores sobre la situación económica del país, quizás el que más incide en el ánimo de la opinión pública es la tasa de desempleo. Las razones son obvias: a menos trabajadores, menos consumo, menos recaudación para el Estado, menos volumen para las empresas y, en consecuencia, más despidos. La espiral de la destrucción de empleo es uno de los grandes males de la crisis y, a juicio de la opinión pública, el Gobierno no está haciendo lo necesario para paliar sus efectos y romper ese círculo vicioso. De un lado, la reforma laboral sigue en el punto de mira por traducirse, al menos a corto plazo, en un incremento del paro. De otro, faltan políticas que impulsen el crecimiento económico y que deberían pasar, según comentan los lectores, por ayudar a las empresas -vía impuestos y subvenciones, entre otras cosas- para que éstas, a su vez, puedan generar empleo. Las cifras del Ministerio de Trabajo, reveladas al finalizar la semana pasada, sobre la incidencia de los Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) como principal herramienta de destrucción de puestos de trabajo, se convirtieron en el detonante de un nuevo debate en la red sobre cúales son las posibles soluciones al problema.

Las cifras de Empleo revelaron que un total de 56.020 personas hasta septiembre se vieron inmersas en un Expediente de Regulación de Empleo hasta septiembre, un 23 por ciento más que en el mismo periodo de 2011. Del mismo modo, hasta septiembre, los trabajadores efectivamente despedidos mediante este sistema aumentaron un 23,1 por ciento, hasta las 212.856 personas, mientras que los que han sufrido suspensiones o reducciones de jornada, lo han hecho en un 67,8 y un 43,9 por ciento, respectivamente. Eso sí, también es cierto que el número de ERE disminuyó en septiembre por tercer mes consecutivo hasta los 1.971 procedimientos, un 7,3 por ciento menos respecto a agosto. Sin embargo, en el acumulado en lo que va de año se han alcanzado los 23.978 expedientes, un 70 por ciento más que entre enero y septiembre de 2011.

También se distingue entre las distintas causas de los Expedientes. En los que se alegaron causas económicas (problemas de tesorería o financiación, restricción de contratos, quiebra, deudas o suspensión de pagos, baja productividad o aplicación de medidas económicas), la cifra se disparó un 105,8 por ciento en los nueve primeros meses en relación al mismo periodo de 2011, hasta sumar 17.201 expedientes, el 71,7 por ciento del total de expedientes registrados en el periodo. Más suave es el cambio en los despidos por causas técnicas: se autorizaron 213 expedientes hasta septiembre, un 29,4 por ciento menos que en el mismo periodo de 2011, mientras que por causas organizativas o de producción se registraron 6.234 expedientes, con un crecimiento interanual del 24,5 por ciento. Por último, los ERE por fuerza mayor ascendieron a 271, un 34,2 por ciento menos que en los nueve primeros meses de 2011.

En este marco, los internautas tuvieron clara la enorme influencia de la reforma laboral del pasado mes de marzo como detonante del aumento de los despidos por causas económicas, el principal `coladero´ para las empresas, y censuraron duramente el nuevo marco legal, que se esfuerza demasiado en lograr la viabilidad de las empresas pero muy poco en proteger los derechos de los trabajadores. La conclusión es que el Ejecutivo está alimentando un abaratamiento cada vez mayor de la mano de obra a nivel global, y ello no hace sino repercutir en la calidad de vida de los ciudadanos, especialmente cuando el coste de la vida es cada vez mayor, y teniendo en cuenta que durante los últimos años los salarios no han crecido, ni mucho menos, al mismo ritmo que el coste de la vida.

TRABAJADORES `DE USAR Y TIRAR´

A ello se suma la `escasa calidad´ de los empresarios españoles, una realidad que se traduce en que éstos se valgan de la norma para `cambiar de plantilla cada equis tiempo, para que así no les cueste dinero´. En este sentido, la gran problemática que reside en cómo el nuevo marco laboral incentiva la creación de un cuerpo de trabajadores `de usar y tirar´, una representación más del espíritu del máximo beneficio por encima de la calidad del trato a los trabajadores. Los internautas vienen comentando desde hace meses cómo este tipo de modelo rompe radicalmente con el del trabajador que desarrolla gran parte de su carrera profesional en la misma empresa y que, por ende, guarda cierto compromiso moral con ella. Con la reforma laboral -entre otras cosas- se rompe ese vínculo de continuidad, y ello también tiene un coste para la empresa: la falta de compromiso del empleado y, probablemente, su menor eficiencia y peor respuesta en momentos clave. La pregunta es, por tanto, si el nuevo modelo supondrá, además de un perjuicio económico para los asalariados, una distorsión en la estabilidad -económica e incluso emocional- de éstos. Así, aunque la movilidad es un elemento enriquecedor, la incertidumbre que produce es un factor que no debe perderse de vista.

Hay ejemplos palpables, y muchos, de esa nueva realidad que ya existe en otros países y que se extiende ahora a España. `Los ERE son actos fraudulentos sin control que están sirviendo para echar a trabajadores con una carrera profesional sólida, ejemplar y con un sueldo medio bajo, para meter autónomos bajo fraude, sin control y dejar los sueldos más bajos, maquillando balances, préstamos entre socios, etc.´, aseguró un lector. Entre los casos descritos, hubo ejemplos muy gráficos: `Soy afectado con tres hijos menores brillantes en sus estudios, esclavo toda la vida del trabajo, sin indemnización mínima a la vista. Ahora no puedo pagar la educación básica (falsamente gratuita) de mis hijos y menos extraescolares. No voy a cobrar el paro al menos en 4 meses por los retrasos que existen, y pago hipoteca´, describió uno de ellos. La consecuencia es que `las familias estamos totalmente desprotegidas, y es una vergüenza que nos dejen en la calle cerrando todas las vías de recolocación laboral´. `No hago más que buscar trabajo y no encuentro. La reforma laboral sin vigilancia ni control es devastadora, ejercida por mercenarios. Una vía más para defraudar, sacar capitales y no invertir´, sentenció un internauta.

Hay, además, disfunciones estructurales que provocan que los afectados por estos ERE se encuentren desprotegidos ante la falta de pago de sus prestaciones. En esta línea, una afectada por un Expediente de Regulación de Empleo aseguró que el verdadero drama no se encuentra en el número de ERE que se están practicando, sino en la falta de medios que dispone en el INEM en sus direcciones provinciales para tramitar dichos ERE y hacer posible el pago de las prestaciones a los afectados. `En mi caso se presentó ante el INEM en el mes de julio de 2012 y aún no he cobrado mi prestación por desempleo. El día 2 de enero me reincoporaré en mi puesto tras acabar el periodo de ERE y se dará el caso de que no he cobrado ni un solo euro por parte del INEM´, aseguró. Por ello, `lo que se debe plantear el Gobierno antes de realizar una reforma de estas magnitudes es si dispone de los medios necesarios para poder hacerla efectiva sin que se den estas situaciones´.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...