edición: 2618 , Martes, 18 diciembre 2018
15/12/2015
LA OREJA DE LARRAZ

Hacienda cambia su criterio sobre la tributación del IVA por la adquisición intracomunitaria de bienes por comerciantes minoristas

Javier Ardalán
La Agencia Tributaria ha emitido un informe sobre los sujetos pasivos que han realizado adquisiciones intracomunitarias incumpliendo la obligación de darse de alta previamente en el Registro de Operadores Intracomunitarios (ROI) y haber obtenido el correspondiente número de identificación fiscal (NIF). Estas obligaciones afectan a los comerciantes minoristas, incluidos en el Régimen Especial del recargo de equivalencia con carácter obligatorio. La normativa del IVA les exonera de la mayoría de obligaciones formales a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), como, por ejemplo, la llevanza de libros o la presentación de declaraciones.
A cambio de este tratamiento, tienen la obligación de acreditar ante sus proveedores que se encuentran sometidos al recargo de equivalencia, con el fin de que estos puedan repercutir en la factura, además del IVA, el recargo correspondiente, que es del 5,2%, del 1,4% o del 0,5%, según que los artículos adquiridos estén gravados al 21%, 10% o 4%, respectivamente.

Se trata de un sistema que se encuentra con dificultades de cumplimiento en los casos en que un comerciante minorista se encuentra en la tesitura de aceptar una operación de compra de un bien intracomunitario, para no dejar pasar la ocasión, pero no se ha dado de alta en el ROI y, por tanto no ha obtenido el NIF.

La operación, como es de suponer beneficia a Hacienda, puesto que de no admitir la validez de estas operaciones se encontraría con que se dejaría de ingresar el IVA y el recargo, que reiteramos es obligatorio para el minorista en los supuestos de adquisiciones intracomunitarias de bienes y, de otro lado, dejaría de ingresarse el IVA en el último eslabón de la cadena, gravándose la operación como entrega intracomunitaria de bienes en origen, sin que tenga lugar el ingreso de las cuotas repercutidas por el minorista a sus clientes, y además, aprovechándose de posibles tipos más bajos existentes en el país de salida de los bienes frente a los que resultan de aplicación en el Estado de consumo de los mismos.

Aunque es legítimo exigir que el proveedor actúe de buena fe y adopte toda medida razonable a su alcance para asegurarse de que la operación no le conduce a participar en un fraude fiscal, los Estados miembros van más allá de las medidas estrictamente necesarias para la correcta percepción del IVA si deniegan a una adquisición intracomunitaria de bienes a acogerse a la exención por el mero hecho de no facilitar el NIF, pero proporciona por otro lado indicaciones que sirven para demostrar de modo suficiente que el adquirente es un sujeto pasivo que actúa como tal en la operación que se trata.

En la medida que un comerciante minorista realice una adquisición intracomunitaria de bienes sin haber solicitado el NIF comunitario obligatorio y siempre que manifieste mediante otras indicaciones su condición de sujeto pasivo, deberá presentar una complementaria con el modelo 309, con la que declare e ingrese el IVA y el recargo de equivalencia, sin que tenga derecho a la deducción de las cuotas soportadas.

Uno de los elementos que delimita el hecho imponible adquisiciones intracomunitarias de bienes es la condición del adquirente como empresario o profesional, con independencia de quedar sujeto al régimen general o a algunos de los regímenes especiales del Impuesto. Y es este elemento y la prueba de tal condición la cuestión controvertida.

El sistema general de tributación aplicable a las adquisiciones intracomunitarias de bienes que tengan lugar en el territorio de aplicación del IVA consiste en considerar la existencia de una entrega exenta en el Estado miembro de salida del bien y en un hecho imponible, bajo determinados requisitos, pues para que el vendedor del otro Estado considere allí exenta la operación, el empresario español que adquiere, le ha de comunicar el NIF.

Basa su decisión Hacienda en la C-587/10 de 27 de septiembre de 2012 del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE), en la que se descarta que la exención de una entrega intracomunitaria de bienes esté condicionada a que el proveedor facilite el NIF a efectos del IVA del adquirente en otro Estado comunitario.

Si bien la sentencia no se cuestiona que el NIF está estrechamente relacionado con la condición de sujeto pasivo de IVA –empresario o profesional-, sin embargo, determina que no cabe denegar tal condición por la falta de dicho número, por cuanto la definición de la misma no está condicionada a esta circunstancia.
Señala.

Por lo tanto, la Agencia Tributaria, que en el caso de la normativa española no debemos olvidar que el minorista está acogido a ese régimen especial obligatorio en el que el proveedor exige al minorista un recargo que ingresa junto al impuesto repercutido en sus autoliquidaciones. Bajo este esquema, lo que ingresa el proveedor por IVA y recargo de equivalencia es una aproximación a lo que ingresarían por IVA si tanto el proveedor como el comerciante minorista fueran por régimen general

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...