edición: 3007 , Viernes, 10 julio 2020
14/03/2017
La inspección rentable

Hacienda encuentra razones de eficacia para potenciar su unidad antifraude

Las peripecias contables de las filiales multinacionales, un filón inagotable para la inspección fiscal
Juan José González
A la vista de los resultados obtenidos por la Agencia Tributaria en el pasado ejercicio en el segmento de las grandes corporaciones, o multinacionales, extranjeras en España, la cosecha de la inspección tributaria ha dejado nada menos que 3.700 millones de euros más que han aflorado a la superficie y que, por tanto -aunque no aumentan la recaudación de Hacienda- son cantidades que se suman a la base imponible de los distintos gravámenes de las empresas. El trabajo de las unidades especializadas en grandes corporaciones internacionales, está dando unos resultados espectaculares desde su creación cuando está cerca de cumplir cuatro años. Tan sorprendente es la cuantía del dinero destapado como su avance respecto al año anterior: casi un 50% más, lo que viene a demostrar que se trata de un caladero de una riqueza sobrenatural desde el punto de vista de la explotación de recursos o, lo que es lo mismo, de sacar a la luz, inspección mediante, unas prácticas contables abusivas, irregulares, ilegales. En esa situación se encuentran compañías como Amazon, Google, Apple, Yahoo o Microsoft. Y otras que ahora son también objeto de seguimiento.
Era un secreto a voces que los inspectores de la Agencia Tributaria española habían encontrado un cúmulo de irregularidades contables en los libros de las filiales de los grandes grupos como Amazon, Yahoo, Google, Microsoft o Apple que constituían indicios de fraude fiscal. Y como tales irregularidades el ministerio de Hacienda puso en marcha hace cuatro años una unidad especializada en el seguimiento y control de la inspección de sus prácticas contables y en la revisión de la tributación de estas filiales de los grandes conglomerados informáticos y tecnológicos. Era sabido también que estas compañías no se distinguían precisamente por un elevado pago de impuestos que para nada se correspondían con sus niveles de ingresos ni tampoco de beneficios.

Hacienda se puso a investigar para clarificar criterios contables, precios de transferencia sobre los que, al parecer, se producían diferencias sustanciales entre las empresas y el fisco español. La actuación de la Agencia Tributaria en esta labor de clarificación contable, revisando acuerdos internacionales por los que las multinacionales eludían la doble tributación, han conseguido destapar unas cuantas zonas ocultas y ajenas a la tributación, pero que desde 2013 se han corregido mediante la labor inspectora de Hacienda como también de la aplicación de las sanciones correspondientes.
 
La tributación de las filiales de los grandes conglomerados tecnológicos e informáticos, era una asignatura pendiente, un agujero negro fiscal que se le resistía al ministerio hasta que se decidió la creación de una unidad especializada, dentro de la Agencia Tributaria. Una oficina singular con jurisdicción exclusiva sobre las cuentas de las multinacionales extranjeras y destinada a poner orden en el desorden contable de licencias y royalties, entre cuya maraña -técnica contable- se perdían ingresos y, por tanto, cantidades dinerarias que deberían formar parte de la base impositiva de las filiales.

Lo cierto es que Hacienda se ha encontrado con un departamento especializado -la oficina de fiscalidad internacional- en un sector como son las grandes empresas extranjeras, que parece la punta de lanza del Estado en la lucha contra el fraude fiscal. Un filón que no deja de dar alegrías a las arcas del Estado de donde procedieron los cerca de 15.000 millones de euros recaudados en la lucha contra el fraude fiscal en 2016. Esta cifra, ligeramente inferior (unos 600 millones de euros) respecto a la de 2015 es, sin embargo, un 21% superior a la lograda por el mismo concepto en 2014.

Seguramente no le debe faltar trabajo a la oficina de fiscalidad internacional, de la que ya se dice está infradotada en personal técnico. Habida cuenta de la eficacia en su labor inspectora, puesta de manifiesto por sus logros, como la dificultad de establecer una ratio de rentabilidad por técnico, el departamento de Hacienda debería pensar en potenciar a tan cualificado equipo experto. De la misma forma tendría que establecer objetivos más concretos -y ambiciosos- en la lucha contra el fraude, pues es conocido por algunos que además de las filiales de las multinacionales citadas, otras como Facebook, Starbucks, Huawei o Samsung, inmersas en sus particulares luchas de competencia, son objeto de seguimiento. En cualquier caso, el caladero fiscal parece inagotable, al menos mientras las autoridades no consigan corregir las anomalías contables que dan cobertura a diferentes criterios y deducciones fiscales.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...