edición: 2596 , Jueves, 15 noviembre 2018
29/10/2008
Más deducción y Donaciones

Hacienda ha estudiado complementos al aumento del plazo en las cuentas vivienda

Xavier Gil Pecharromán

El Gobierno Zapatero es consciente de que la caída de los sectores de la construcción e inmobiliario supondrá una merma importante para la recaudación impositiva de las Administraciones Públicas, tanto la estatal como las autonómicas, en cerca de un 41,08% sobre los casi 40.000 millones de euros recaudados en 2007. Si a esta situación se le suma el incremento del número de parados en los últimos meses y la falta de liquidez de las entidades bancarias es fácilmente comprensible explicar las razones que han llevado al Gobierno a ampliar en dos años, de cuatro a seis, los ejercicios en los que se puede mantener ‘viva’ la cuenta vivienda sin tener que devolver las desgravaciones y pagar los recargos y los intereses de demora si no se efectúa la compra.

La propuesta del Gobierno, que había sido demandada por los promotores y por los asesores fiscales, sin embargo, no permitirá beneficiarse de más deducciones por nuevas aportaciones en los dos últimos ejercicios. Se trata de una diferencia importante con respecto a la reforma planteada esta pasada semana por el PP, que si estaría dispuesto a permitirlo.

Esta solución,  en realidad sólo aplaza el problema, puesto que esta situación ya es endémica entre este tipo de activo financiero-tributario, antes por el problema de los precios de la vivienda, y ahora por las dificultades de financiación y el paro.

La negativa del Gobierno a elevar el tiempo de las deducciones se basa en evitar el efecto de producir un menor número de adquisiciones de vivienda en la actualidad, lo que supondría un importante problema añadido para el sector inmobiliario.

Para situar el problema en sus verdaderas dimensiones, sirva señalar que en 2007 fueron 230.745 ciudadanos quienes se beneficiaron de estas deducciones con una deducción media de 900 euros anuales, según los datos de la Agencia Tributaria.

Hoy día, las cuentas ahorro vivienda permiten realizar aportaciones libres sobre las que el titular se beneficia de una deducción en la cuota del IRPF del 15% de la cantidad aportada, con un límite de 9.015 euros anuales. La prórroga de la cuenta vivienda, no está prevista en ningún lugar de la normativa tributaria.

La adquisición de una casa en el mercado libre supone una media del 48,7% de la renta bruta anual disponible en los hogares. El esfuerzo, por lo tanto supera con creces el 30% que las instituciones internacionales aconsejan no sobrepasar nunca, puesto que más allá de este porcentaje es muy difícil para las familias afrontar los pagos. Este límite se sobrepasó coincidiendo con el incremento de los tipos en el año 2000 y el nivel actual es el más alto de los registrados por el Banco de España desde que de 1995, cuando el organismo regulador comenzó a publicar estos indicadores.

Los datos que se manejan en los sectores de la construcción y en el inmobiliario no son nada halagüeños, ya que se trabaja con un escenario en el que las caerán a final de este ejercicio un 29,88%. Los inmuebles urbanos hipotecados caerán un 28,41%  con respecto a 2007, y la hipoteca media en euros descenderá hasta los 134.510 euros, un 4,46% inferior a la del pasado ejercicio.

Frente a esta situación, la ampliación de los plazos de las cuentas vivienda no ha sido la única solución que ha barajado Hacienda. Así, se ha manejado la posibilidad de actualizar la base de deducción por compra de vivienda habitual, situada en 9.005 euros desde el ejercicio1997, pero ha sido descartada por el momento por su efecto directo sobre la recaudación estatal y autonómica.

También se ha barajado incrementar la deducción por la adquisición de primera vivienda en el IRPF en un porcentaje relacionado con el incremento del Euribor, que es el tipo más extendido entre los titulares de hipoteca. Esta medida ha sido aprobada por el Gobierno canario de como deducción adicional en el IRPF.

En las patronales del sector se ha propuesto financiar esta subida, de carácter coyuntural, con la eliminación parcial de la deducción de 400 euros por contribuyente, manteniéndola sólo para los niveles más bajos de renta.

Finalmente, se ha analizado la supresión del Impuesto sobre Donaciones de las familias cuando la donación se destina a la compra de vivienda. La eliminación de este gravamen supondría una media de unos 3.000 euros al comprador, según datos del sector constructor. El problema es que este tributo está cedido a las comunidades autónomas, que ya ven como se les escapa la recaudación del Impuesto sobre el Patrimonio.

En la línea contraria, los ayuntamientos para evitar una merma recaudatoria han incrementado mayoritariamente sus tipos del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI). Como ejemplo, en Madrid se incrementará en los presupuestos municipales de 2009 un 18,5% la recaudación. Esto significa que cada propietario pagará el año que viene entre un 12% y 13% más, debido a la actualización de tipos, sino también como consecuencia de la nueva revisión catastral.

Por cierto, que el tipo que se aplica al IBI en la capital es el sexto más bajo entre las siete principales ciudades españolas; el decimocuarto entre los 18 municipios de la región con más de 50.000 habitantes, y el trigésimo si se contabilizan las 52 capitales de provincia, según los datos oficiales. Un auténtico quebranto para las economías familiares.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...