edición: 3049 , Viernes, 18 septiembre 2020
15/09/2010
Los contribuyentes aprueban la oferta de servicios pero censuran la gestión administrativa

Hacienda trabaja en un plan para mejorar la moral tributaria de los españoles

El incumplimiento de las obligaciones tributarias, motivo de deterioro de la conciencia fiscal
Juan José González

Es conocida la dificultad para comprender la actitud fiscal del contribuyente español, pero una reciente encuesta de opinión entre la población española del IEF (Instituto de Estudios Fiscales) sentenciaba al respecto, a modo de justificación, que hay circunstancias –dicen los encuestados- que obligan a defraudar –trampear- para salir adelante. El asunto preocupa particularmente en el departamento de Hacienda, porque en plena crisis y con la amenaza constante de una subida de impuestos, no se sabe si a los españoles más acaudalados –un 3%- o a la población a discreción, pero con una nueva escala progresiva, el riesgo de insumisión, elusión y evasión del sistema tributario se puede disparar peligrosamente.

Independientemente de las causas del fraude, el problema principal con el que se encuentran políticos y legisladores es más profundo de lo que parece, tiene raíz cultural e histórica, lo cual dificulta y rompe cualquier esperanza de que el mal en cuestión se corrija a corto plazo.

El Gobierno no parece que deba caer en nuevos errores en materia fiscal, en particular cuando se trata del contribuyente, de los titulares de derecho de sufragio, así que Hacienda propone y el Gobierno decide que hay que empezar la casa por los cimientos. Para ello, y como se considera que la compleja obra de infraestructura que supondría cambiar la actitud fiscal de los españoles, el departamento ha optado por un plan de mejora de la moral tributaria de los contribuyentes.

Se trata de una serie de acciones publicitarias y propagandísticas que llegarán al público en el último tramo del actual ejercicio fiscal. Se sabe el público objetivo, que no es otro que los españoles en situación de contribuir, declarantes de IRPF, básicamente. Y sabe también que la campaña en cuestión no entrará en las escuelas, pues se quiere que en los centros donde se imparte educación primaria, general básica y bachiller se realice en sucesivas campañas y a través de asignaturas de ciencias sociales.

El plan recoge numerosas inquietudes y resultados de los estudios que desde hace quince años viene realizando el IEF, de los que se desprende que no todo son actitudes negativas y de insatisfacción generalizada hacia cualquier aspecto público. Se muestra claramente que los españoles expresan una matizada y moderada satisfacción hacia la oferta de servicios públicos así como hacia las prestaciones sociales. En líneas generales, no se trata de ‘disparar’ contra la oferta de servicios que presta la Administración a cambio de unos impuestos, sino que el contribuyente censura la gestión que de los servicios realiza la Administración.

Pero el malestar y las causas que llevan a que un 43% de los contribuyentes de la encuesta justifique el fraude fiscal, no tienen como objetivo la Inspección de Hacienda, de cuyo control y gestión se hace un reconocimiento positivo. El malestar de los contribuyentes esta en las diferencias de incumplimiento de las obligaciones fiscales de  algunos colectivos, principal motivo de deterioro de la conciencia fiscal. En este sentido, la mitad de los contribuyentes encuestados señala que la impunidad de los defraudadores y la ineficacia en la lucha contra el fraude, son las principales causas del mismo.

Los planes del departamento ministerial pasan por la articulación de numerosas actividades públicas para dar a conocer al gran público las actitudes fiscales de los españoles, lo que indica que Hacienda no solamente las conoce sino que además las ha estudiado y conoce la medicina y terapia adecuadas para su tratamiento y cura. Porque al hablar del contribuyente, éste no es una masa informe de millones de españoles unidos por un común denominador, sino que se debe tratar de forma separada y para lo cual los técnicos han establecido una tipología heterogénea de algo más de media docena de categorías a las que, obviamente, el departamento enviará un mensaje diferente.

La iniciativa del departamento parece muy adecuada al objetivo, que no es otro que el señalado de subir y mejorar la calidad de la moral tributaria del contribuyente, una labor que no estará completada, y que incluso, puede no servir para mucho, si no es acompañada de otro plan que potencie, mejore y anime la moral tributaria del Estado. Materia hay más que suficiente en este punto, donde la Administración debe mejorar la gestión de los servicios, luchar más y mejor contra el fraude así como hacer una nueva ‘pensada’ sobre el asunto del reparto de las cargas tributarias.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...