edición: 2679 , Martes, 19 marzo 2019
19/02/2019

Honda cerrará su planta en Reino Unido en 2022 y llevará la producción para Europa a Japón

La UE advierte a Washington de que tomará represalias si EEUU impone aranceles a los coches europeos
Carlos Schwartz
El portavoz de la Unión Europea, Margaritis Schina, dijo que si Estados Unidos traduce en actos concretos la investigación que ha llevado adelante sobre la importación de coches europeos para determinar si constituyen una amenaza a la seguridad nacional, la Comisión Europea (CE) actuará de “manera inmediata y adecuada”. El portavoz de la CE dijo que estaban al tanto de que el pasado domingo el departamento de Comercio estadounidense dio por terminada la investigación y entregó al presidente sus conclusiones. El presidente Donald Trump deberá tomar una decisión en el plazo de 90 días. El informe de Comercio no se ha hecho público y el portavoz de la UE se negó a comentarlo, alegando que se ignora su contenido. 
Sin embargo, Steffen Seibert, el portavoz de la canciller alemana Angela Merkel afirmó que por lo que tienen entendido “su conclusión es que la importación de coches europeos constituye un problema para la seguridad nacional”. El portavoz hizo un llamamiento para que las diferencias que se puedan suscitar se sometan a un proceso de negociación afirmando que “ese es, en nuestra opinión, el buen camino”. 

Esta es una referencia a la ronda de negociaciones comerciales entre la UE y el Gobierno estadounidense iniciada en julio pasado. Hasta ahora la CE había confiado en que no se rompería el pacto hecho al firmar Trump y Junker una declaración conjunta y según el cual no habría modificaciones de política comercial mientras se mantuvieran las negociaciones.

El secretario de Comercio estadounidense, Wilbur Ross, entregó el domingo a Trump sus recomendaciones sobre este asunto. El presidente ya se había expresado a favor de imponer aranceles de hasta el 25% sobre la importación de vehículos. Si Trump llegara a actuar sobre la base de esta amenaza, la industria alemana del automóvil podía ser la más afectada por la medida. Un informe elaborado por el instituto Ifo y difundido la semana pasada considera que las exportaciones de coches alemanes a Estados Unidos podrían verse reducidas en un 50% si se imponían derechos compensatorios del 25%. “Estas tarifas reducirían las exportaciones totales de automóviles en un 7,7% lo que equivale a 18.400 millones de euros”, de acuerdo con Gabriel Felbermayr, jefe del servicio de comercio exterior de Ifo añadiendo que la creación de valor del sector caería en 7.000 millones de euros o aproximadamente un 5%. De acuerdo con este cargo de Ifo el 60% del efecto negativo en el sector del automóvil impactaría sobre Alemania.

La canciller Angela Merkel hizo mención a esta crisis en las relaciones con Washington durante la Conferencia de Seguridad en Munich el pasado fin de semana. Merkel recordó al Gobierno de Trump que muchos de los coches alemanes vendidos en el mercado de Estados Unidos eran fabricados por la industria germana en el país señalando que la planta más grande de BMW no está en Bavaria, donde está establecida, sino en Spartanburg, Carolina del Sur. “Si esos coches… se convirtieran de pronto en un problema de seguridad nacional para Estados Unidos me resultaría chocante”, dijo Merkel. 

Esta no es la primera vez que Trump y la administración estadounidense amenazan con aplicar derechos de importación a la industria del automóvil. Pero el último episodio de amenazas se recondujo con la negociación por parte de Jean-Claude Junker en Washington en julio del año pasado con Trump para una reducción de las trabas aduaneras para productos industriales distintos de los automóviles y desarrollar una acción común para reformar la Organización Mundial del Comercio. El pacto era mantener sin innovaciones los derechos compensatorios para los automóviles mientras se desarrollaban las conversaciones sobre el acuerdo comercial, pero las negociaciones se han extendido demasiado, de acuerdo con algunos observadores. La CE tiene preparado un paquete de tarifas en represalia por las que Estados Unidos pueda adoptar sobre 20.000 millones de euros en productos estadounidenses.

Mientras tanto, la japonesa Honda anunció que va a cerrar su planta de Swindon al oeste de Londres en 2022 poniendo en riesgo 3.500 puestos de trabajo. De acuerdo con el parlamentario conservador de esa circunscripción, Justin Tomlinson, que fue quien difundió la noticia, Honda anunciará hoy su decisión. La fuente señaló que la empresa japonesa también tiene previsto cerrar su planta en Turquía. Fuentes del sector de la industria del automóvil señalan que la decisión puede estar en parte motivada por el avance de las negociaciones entre Japón y la UE, para un acuerdo comercial que podría facilitar que Honda exporte sus coches a la UE directamente desde sus plantas en Japón. 

Swindon negó que la decisión estuviera relacionado con el Brexit. Hace muy poco que Nissan anunció que no va a cumplir con su decisión de producir en Reino Unido el modelo X-Trail, tomada poco después del referéndum del Brexit, en parte por la caída en la demanda de vehículos con motores diésel en la UE. Reino Unido ha sido una de las usinas de malas noticias en el sector del automóvil en el último año. Jaguar Land Rover ha anunciado que deberá reducir 4.500 empleos de su plantilla en Reino Unido de forma drástica, también en parte por la caída en las ventas de motores diésel.

El anuncio de Honda es un nuevo revés para la industria británica del automóvil ya que no se cerraba una planta de producción en el país desde que Peugeot echó el cierre a la suya en medio de una fuerte crisis en 2007.
Mientras tanto en Estados Unidos donde se ha registrado un cambio en el consumo de automóviles con una demanda que se ha centrado en los denominados SUV se ha registrado en estos modelos un aumento significativo de las existencias con un incremento en diciembre del 12% sobre los niveles de igual mes un año antes. 

Si Estados Unidos opta por imponer derechos sobre las importaciones de automóviles europeos, va a agudizar la desaceleración económica de la UE. Alemania se ha librado por muy poco de entrar en recesión técnica en el último trimestre del año pasado. A esta amenaza hay que añadir las consecuencias de un Brexit sin acuerdos en una industria cuya cadena de suministros se funda en un desplazamiento sin interrupciones ni obstáculos entre países de la UE.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...