edición: 2637 , Viernes, 18 enero 2019
10/12/2018

Huawei prevé comprar este año a empresas estadounidenses 10.000 millones de dólares en componentes

El ascenso de la compañía china, hoy en vilo, ha sido apuntalado por los gigantes de Silicon Valley
Carlos Schwartz
Huawei compraría en total este año 10.000 millones de dólares en componentes estadounidenses de acuerdo con un ejecutivo de la consultora tecnológica International Business Strategies Inc. (IBS). Las empresas de China son los segundos mayores compradores de los 58.000 millones de dólares anuales en exportaciones de semiconductores de Estados Unidos. De acuerdo con fuentes privadas, el año pasado Huawei adquirió 8.000 millones de dólares en exportaciones estadounidenses. Pero esto es solo una evidencia del papel que han jugado las grandes tecnológicas de Silicon Valley en el impulso que la empresa china ha recibido para escalar al podio de primer suministrador de equipos para redes de telecomunicaciones.
Hay una extensa lista de empresas estadounidenses que se verían seriamente afectadas si Huawei suspende sus compras en Estados Unidos, “sería una situación muy seria” afirma a la prensa Handel Jones, un alto ejecutivo de IBS. La empresa china es de lejos la que mayor gasto en investigación y desarrollo tiene de todas las tecnológicas de aquél país. Las empresas Qualcom e Intel trabajan con Huawei para el desarrollo de las tecnologías 5G, territorio en el cual esta empresa es un puntero destacado, algo que ha despertado recelos en Washington, y Broadcom es otro de sus proveedores. Esto quiere decir que el progreso de los enfrentamientos entre el Gobierno de Estados Unidos y Huawei pone en riesgo ventas equivalentes al producto de las exportaciones de coches estadounidenses al mercado chino. 

Estados Unidos considera que Huawei ha perpetrado un fraude para violar el embargo contra Irán impuesto a raíz de los enfrentamientos por el enriquecimiento de uranio. Washington solicitó a Canadá la detención en su territorio a la directora financiera de la empresa, Sabrina Meng Wanzhou, en tránsito para un cambio de vuelos la semana pasada. De acuerdo con un comunicado de la empresa “Estados Unidos de América, que persiguen la extradición de la señora Meng Wanzhou para que se enfrente a cargos, que no han sido especificados en el Distrito Este de Nueva York, fue detenida cuando se encontraba haciendo un transbordo entre vuelos en Canadá”.

El comunicado añade que: “La compañía ha recibido muy poca información en relación a los cargos y no tiene conocimiento de ninguna infracción por parte de la señora Meng… y confía en que los sistemas legales de Canadá y Estados Unidos finalmente lleguen a una conclusión justa. Huawei cumple con todas las leyes y regulaciones aplicables en los países en los que opera, incluidas las leyes y regulaciones que aplican sobre el control y sanción de las exportaciones de las Naciones Unidas, Estados Unidos y la Unión Europea”. 

El Gobierno de China se entrevistó el sábado con el embajador de Canadá para solicitarle la liberación de la alta ejecutiva e hija del fundador de la empresa. Pero en la víspera dio un paso más y convocó al embajador de Estados Unidos, Terry Brandstad, para transmitirle su protesta por la detención el 1 de diciembre de  Meng Wanzhou. El viceministro de Asuntos Exteriores de China, Le Yucheng, declaró que Estados Unidos ha “violado seriamente los derechos legítimos e intereses de un ciudadano chino de una forma extremadamente vil”. 

De acuerdo con fuentes al tanto de las investigaciones estadounidenses los cargos se fundan en un supuesto engaño a bancos estadounidenses para sortear el embargo contra Irán. Lo que está claro es que el Departamento de Justicia de Estados Unidos ha montado una investigación para seguir los movimiento de la ejecutiva de la empresa y solicitar su extradición cuando pusiera su pie en algún país con el cual Washington tenga acuerdos de extradición rápidos.

Con independencia de la suerte que corra la detención de la alta ejecutiva de la empresa, Huawei corre el riesgo de que Washington decida prohibir a la empresa sus compras en Estados Unidos lo cual puede suponer un serio problema para ambos lados del intercambio comercial. El principal rival comercial de Huawei en China, ZTE, sufrió una multa tras admitir que había evadido el régimen estadounidense de sanciones, pero nuevas infracciones a los acuerdos alcanzados condujo a la decisión de Washington de prohibir las compras de la empresa de telefonía en el territorio estadounidense. La decisión virtualmente colocó a la empresa al borde de la suspensión de pagos. 

El Gobierno impuso una sanción similar al fabricante de chips Fujian Jinhua Integrated Circuit en octubre, aduciendo razones de seguridad nacional y preocupaciones económicas, una argumentación un tanto difusa. Huawei tiene un departamento propio de diseño de chips que es el séptimo más importante del mundo y trabaja en el desarrollo de chips para la inteligencia artificial. Mientras su producción propia está sustituyendo importaciones para sus terminales telefónicos. Sólo un 7% de los semiconductores dentro de su terminal inteligente P20 Pro proceden de proveedores estadounidenses comparado con el 60% en el terminal de alta gama de ZTE, Axon M. 

Pero de acuerdo con el banco de inversión Jefferies, la empresa sigue dependiendo de las importaciones que hace de Broadcom, Xilinx, y Analog Devices para sus equipos de telecomunicaciones y de Seagate para almacenamiento de datos además de chips de Micron Technologies para sus terminales inteligentes. La relación de Huawei con sus proveedores es algo más que comercial. En su último informe anual califica a Intel de “socio estratégico”, un calificativo relacionado con el trabajo en común para el desarrollo de la quinta generación en telefonía móvil. El 5 de diciembre la empresa china anunció que había culminado con éxito las pruebas de una tecnología 5G utilizando procesadores Intel y una estación base Huawei. 

El denso entrelazamiento de intereses en el sector de las altas tecnologías dificulta de forma extrema las represalias comerciales por sus efectos colaterales indeseados.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...