edición: 2850 , Miércoles, 20 noviembre 2019
21/10/2019

Huawei se debate para reemplazar las apps de Google pero los analistas son pesimistas a corto plazo

Los resultados de la empresa en lo que va de 2019 son buenos pero la prueba de fuego son las exportaciones
Carlos Schwartz
Huawei hasta ahora perece haber capeado las consecuencias del veto del Gobierno de Donald Trump, como resultado colateral de la guerra comercial con China, con un incremento en los ingresos en los primeros tres trimestres de este año y un aumento de los contratos del nuevo estándar 5G. Las ventas de la empresa, fabricante de terminales telefónicos y equipos de redes de telefonía, crecieron un 27% en este periodo comparado con igual lapso en 2018. Los ingresos fueron de 86.000 millones de dólares hasta septiembre y su margen de beneficio se mantuvo estable en el 8,7%. La tecnología 5G está acelerando su despliegue y uno de los indicadores es el aumento de los pedidos al mayor fabricante mundial de chips por encargo, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co (TSMC), quien ha decidido incrementar este año sus inversiones para la producción entre 14.000 y 15.000 millones de dólares, lo que representa un 40% más que el año anterior. TSMC fabrica para empresas como Huawei y Apple, y también para otras marcas de procesadores como AMD y Qualcomm que no tiene plantas propias de producción. El aumento de la actividad que tiene previsto este fabricante de chips es un indicador de la demanda esperada de terminales con el protocolo 5G.
El ritmo de las ventas de Huawei, que ya lanzó modelos 5G, comenzó a desacelerarse entre el segundo y el tercer trimestre, y los analistas consideran que la tendencia se mantendrá en el cuarto trimestre. Si la empresa quiere cumplir con sus previsiones de ingresos de 100.000 millones en 2019 deberá incrementar sus ventas en un 15% en el último trimestre. Las ventas de Huawei en su mercado doméstico han crecido superando con holgura una cuota de mercado del 35%, pero su participación en los mercados exteriores ha declinado a partir del segundo trimestre de este año tras las acusaciones hechas por Washington de que Huawei podría espiar a solicitud de Pekín a través de sus equipos para las infraestructuras 5G y de redes calificando al fabricante de peligro para la seguridad nacional. La empresa se ha opuesto a estas acusaciones, pero la intervención activa del Gobierno de Trump para abogar en contra de los contratos con Huawei y su campaña en este sentido parecen haber deteriorado la posición comercial de la empresa.

Hace un mes Huawei presentó su modelo Mate 30 que aun no ha llegado a las tiendas. Pero algunos analistas del sector afirman que las órdenes son débiles comparadas con periodos anteriores. El motivo fundamental es que, como resultado del veto a la empresa para las ventas de componentes y tecnología estadounidense, los terminales van a carecer de las aplicaciones y servicios a esas aplicaciones de Google. Como Google está prohibido en China el efecto de este veto no se ha sentido en ese mercado en el cual hay otras plataformas y la propia, conocida como Huawei Mobile Services (HMS).

Pero en los mercados exteriores la empresa aun no ha desarrollado alternativas. El sistema operativo Android es de código abierto y por lo tanto puede ser utilizado. La empresa anunció que había atraído, para colaborar con su plataforma, a más de un millón de desarrolladores. Pero disponer de aplicaciones propias y la infraestructura que las soporta no es una tarea que se pueda resolver de forma rápida. La presión de la competencia además se hará sentir con fuerza en la medida que Apple está dispuesta a ajustar los precios de sus nuevos terminales para ser más competitivo en el mercado donde ha perdido cuota y ventas de forma significativa, entre otras cosas por su política de precios.

Mientras tanto, sí es cierto que en China las herramientas de software y aplicaciones propias están difundidas, pero la ausencia de Google allí es un elemento para tener en cuenta en esta peculiaridad. Hasta ahora Huawei ha limitado el efecto del bloqueo de las ventas estadounidenses en lo que corresponde a 'hardware', diversificando sin problemas sus fuentes de suministro. Otra cosa distinta son los servicios informáticos que hacen funcionar a las aplicaciones obtenidas de la App Store de Google Play que funciona sobre Android. De acuerdo con desarrolladores que trabajan para los fabricantes de terminales, la posibilidad de poner en el mercado alternativas a las Apps de Google supone el desarrollo de la plataforma de servicios y ese es un objetivo que no se puede alcanzar en el corto plazo. Los propios ejecutivos de Huawei en Estados Unidos han reconocido a los medios de prensa que lograrlo puede llevar más de lo previsto.

Mientras tanto los terminales Huawei que están en el mercado seguirán teniendo acceso a las aplicaciones de Google y las infraestructuras de servicio de esa plataforma por una exención otorgada por Washington, lo cual quiere decir que los propietarios actuales de terminales no tendrán problemas el problema será para los nuevos compradores. El desarrollo de Harmony como sistema operativo es además una iniciativa un poco más sofisticada que el desarrollo de un sistema operativo a secas, porque como tal tiene un núcleo (kernel) reducido, un microkernel, que es compatible con diversos sistemas operativos, entre ellos el Android, al que en realidad nadie tiene porque renunciar porque al ser de código abierto no es software propietario lo cual lo deja al margen de prohibiciones administrativas.

Los desarrolladores señalan en este sentido que el principal problema es que un sistema estable, dotado de una plataforma suficiente para los servicios que correspondan a sus aplicaciones, no estará listo hasta 2022 cuando salga al mercado la versión 3.0 de Harmony. La apuesta es que las ventas de Huawei en este trecho de no menos de tres años se puedan sostener. El problema no está en China, donde esos terminales funcionarán sin problema por las limitaciones de las aplicaciones de Google. Se trata del futuro de las exportaciones de terminales al resto del mundo.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...