edición: 2287 , Miércoles, 23 agosto 2017
03/10/2008

Hugo Chávez se pilla los dedos con Lehman

Pierde su money con ‘Mr. Danger’. Le ha echado un RIP con carcajada a la quiebra Lehman Brothers, pero los caminos del bolivarianismo son insondables. Y en el Palacio de Miradores también huele a azufre. Tanto que en su ‘descanse en paz’ a Lehman, al presidente venezolano se le han quedado 300 millones de dólares en notas estructuradas en las bodegas del banco titanic fenecido. Es el mismísimo Fondo Nacional de Desarrollo el que escribe con los renglones torcidos de Wall Street, nada menos que con millones expropiados y confiscados a la reserva del Banco Central. Las lecciones de la ingeniería financiera de Chávez se han trizado los dedos en Lehman Brothers. Las risas a Caracas le han costado ya una rebaja de 10 puntos en la calificación de la deuda y la medalla del riesgo país más elevado de la región.

Por si acaso, guarda ya sus petrodólares en la cámara acorazada de sus odios: los bancos suizos y lingotes de oro. Nada del Banco del Sur.

Hugo Chávez lame los cristales de Lehman;  hoy sus 300 millones valen poco más o menos cero. Demiurgo de sí mismo, atrapado en su propia telaraña, rehén de la criatura que engendró y trató de exportar a los discípulos, chapotea buscando la puerta trasera para escapar del petroreino de sus anhelos bolivarianos. La necesidad manda, a la vista de que ha terminado por cocinar una receta, la del “capitalismo de Estado”, cada vez más difícil de digerir.

En la cola de los damnificados, Chávez se pilla mucho más que la lengua: el triple cordón umbilical con Washington apaga sus himnos: el de la dependencia del crudo con su principal comprador, el de la exposición financiera y el de los grilletes del dólar paralelo.

La burbuja financiera le estalla en la cara, ahora que las nubes de Wall Street llueven sobre las debilidades de su laberinto, el resguardo menos seguro de toda Latinoamérica según JP Morgan. La burbuja energética, también. El dólar paralelo se dispara a 4,80 bolívares, los bonos se desploman, el crudo cae, la inflación no tiene techo y el motor de Pdvsa se gripa. De seguir esta tendencia, al Gobierno no le quedará otra opción que nuevas medidas impositivas y otra devaluación del tipo de cambio, la última baza para un Chávez que se lo juega todo en las elecciones de noviembre y para un país que ya no puede pagar las importaciones -más de 50.000 millones este año- con el producto de exportación.  Y que ya con un barril promedio a 103 dólares por barril no pudo impedir un déficit fiscal de 2.000 millones de dólares.

Por eso, con Washington Chávez boquea. Poco más que eso. Corta los lazos diplomáticos y sacude las zozobras de su economía en las espaldas de la diplomacia estadounidense. Pero como tantas veces, sus pataletas a Mr. Danger no acabarán con el corte del suministro. No cercena el cordón umbilical que le permite  regalar 300.000 barriles a sus ‘hermanos en Bolívar’ a cambio de los 1,5 millones de barriles diarios que le compra Estados Unidos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...