edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
23/10/2008

Hugo Chávez tiene más ‘caramelitos’ para Zapatero

Ana Zarzuela

Se ha llevado puesto, del astillero gaditano de Navantia, el primero de los buques de vigilancia litoral de los ocho que Caracas encargó hace cuatro años.  A bombo y platillo, con misión diplomática a bordo y televisión en directo. Paz por territorios. Poco más que eso queda de la reconciliación ‘perpetrada’ el 25 de julio en Moncloa, en la que el venezolano quiso utilizar a Repsol como oficiante y a las promesas de 10.000 barriles diarios a 100 dólares como arras. Zapatero traga dos veces con las amenazas al Santander y al BBVA. Moratinos le exige a Maduro algo más tangible que las palmadas al Rey y las camisetas, que poder llevarse a la Cumbre Iberoamericana la semana que viene.

Pero Chávez tiene planes: promete solución a ´a corto plazo´ para las 50 invasiones de tierras de españoles en Venezuela, que llevan cinco años sin resolver. Y organiza ya una misión de visita para empresarios españoles antes de Navidad. Con la que está cayendo, ahora que su ‘catedral económica’ se le vuelve insostenible, con el crudo a menos de 80 dólares, tiende la trampa a los euros españoles. O más inversiones, o nada de alianzas.

Más brindis al sol caraqueño en las copas de Moncloa. Como mucho, en el altar de la amistad diplomática, el presidente bolivariano dejará una copa de tranquilidad para las inversiones españolas. Sólo la oficial. Y sólo mientras pasa el sofocón de las elecciones regionales. Después, Bolívar dirá. Chávez se lo piensa dos veces antes de digerir al Banco de Venezuela y el abismo en los precios hace el resto. Pero el affaire Botín y los planes para FG envenenan por igual la mesa del ministro Rodríguez que las de Botín y FG. Nadie quiere llegar con él pendiente a la resaca de las elecciones de noviembre, menos ahora que otro ojo reposa en las espaldas de FG  y que la autoridad bancaria, Sudebán, le advierte a Chávez la que se le viene encima cuando tenga casi el 50% del tejido financiero en  manos estatales. Para el Santander y el BBVA, de los que depende más del 30% del tejido bancario nacional, la veda chavista nunca se ha cerrado. Y antes o después Chávez les hará la digestión. Aunque sea entre abrazos.

A Repsol sólo la ha salvado la desidia bolivariana. Ahora que el crudo venezolano pasea cuesta abajo, el ‘chollo’ de Caracas enseña con más fuerza sus desconchones: España estaría condenada a pagar un precio de ‘saldo’ más caro que los 93 dólares de media del barril venezolano en 2008. Repsol, apresada entre las necesidades de Zapatero y los intereses de Chávez, se libra -por ahora- de otra ración extra de inversiones en el Orinoco y de la mejora forzosa para extracción de crudos pesados, pero sigue condenada al matrimonio con Pdvsa.

Las demás multinacionales españolas no tienen tanta suerte: Moncloa y el Palacio de Santa Cruz ya han demostrado lo lejos que van a llegar en la defensa de los intereses de las empresas españolas en los predios bolivarianos. Y por esta vez, no es mucho. Y aunque Emilio Botín prefiera ‘mejor no meneallo’ y extender el puente de plata para salir de un entorno que se ha vuelto irrespirable -y del que ya contaba en salir desde hace meses- las grandes empresas españolas, que han invertido más de 1.700 millones de euros desde 1999, saben que su guerra a las multinacionales es un suma y sigue para el presidente venezolano, dispuesto a demostrar que, para espanto de las inversiones y zozobra de sus propios bonos y calificaciones internacionales, lo de Banco Santander puede ser sólo el aperitivo de la voracidad nacionalizadota que no se sació con CANTV, Sidor o las cementeras.

La reforma a la ley de Bancos, la venta obligatoria de las notas estructuradas, la supervisión y restricción de los créditos, la presión de las denuncias del Indecu, la nueva regulación de las tarjetas y la avalancha de leyes habilitantes,  le marcan al BBVA los límites de un jardín en el que sus paseos cada vez le salen más caros. Con una mano Chávez cobra cara la tocata y fuga del capital exterior por la puerta de las minusvalías como trofeo de guerra. Con la otra, no se resiste a estrechar el jardín de los que se quedan. Por mucho que Ali Rodríguez, en el presupuesto que acaba de presentar para 2009, sirva a la mesa los caramelitos de las oportunidades inversoras en Venezuela junto al plan de austeridad del Palacio de Miraflores y los cantos de sirena de Pdvsa.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...