edición: 3096 , Jueves, 26 noviembre 2020
06/03/2020

IATA prevé una fuerte caída en los ingresos de las líneas aéreas y promueve las ayudas estatales

El sector del turismo improvisa medidas anticrisis basadas en la anulación sin cargo de las reservas
Carlos Schwartz
La epidemia de coronavirus puede suponer al sector de las líneas aéreas internacionales una pérdida de ingresos de 113.000 millones de dólares de acuerdo con la Asociación International del Transporte Aéreo (IATA, por sus siglas en inglés). La cifra es cuatro veces mayor que una estimación del mismo organismo de hace dos semanas. La asociación advierte que el sector ha entrado en una zona de crisis a raíz de la rápida extensión de la epidemia en Europa y Estados Unidos en la última semana. La mayor línea aérea de bajo coste de Estados Unidos, Southwest Airlines, que opera aproximadamente 3.900 vuelos diarios, anunció que sus ventas en el primer trimestre de este año caerían entre 200 y 300 millones de dólares. La empresa anunció que sus ingresos por asiento y milla, una medida de eficiencia económica del sector, podían caer respecto del año pasado, contra una previsión anterior de un incremento del 3,5% sobre igual periodo un año antes.
En su página web la compañía anuncia que no carga comisiones por cambios ni cancelaciones. El pasado fue un año de serios quebrantos en el sector low cost en Europa,  con crisis en compañías de transporte aéreo como la de Flybe en Reino Unido o Germania hace ahora un año, sin tener en cuenta la quiebra de Thomas Cook que arrastró a sus operaciones aéreas. Pese a ello el sector en Estados Unidos se ha mostrado con un vigor sorprendente en comparación con los problemas en Europa y otras regiones del mundo, pero ha comenzado a sufrir los efectos del coronavirus. Delta y United Airlines han anunciado recortes a su capacidad internacional y nacional a causa de una caída pronunciada de la demanda en los últimos días paralelamente a la extensión de la epidemia Covid-19. Delta redujo sus viajes a Japón, mientras que United lo ha hecho en un 20% en Europa y Asia y en un 10% en los vuelos interiores.

IATA dijo esta semana que esperaba una caída en los ingresos de las líneas aéreas de entre 65.000 y 113.000 millones de dólares en 2020, un escenario mucho peor que el anunciado hace dos semanas cuando estimó que las pérdidas podían ser de 30.000 millones de dólares por la caída de la afluencia de viajeros a China. La asociación afirma en su comunicado de prensa que desde entonces  la epidemia se ha extendido a 80 países y las reservas han recibido un fuerte impacto de forma global. La evolución en la extensión del Covid-19 va a determinar la situación del sector y los operadores de turismo afirman que no hay garantías de que el efecto sea peor si no se contiene la epidemia.

Flybe que estaba en el limbo de la crisis, sostenida por un sector de sus accionistas y a la espera de las ayudas del Gobierno de Reino Unido, acabó esta semana en un procedimiento de quiebra y Finnair anunció la cancelación de 1.100 vuelos. British Airways inició una campaña de “reserve con confianza”, por la cual entre el 3 de marzo y el 16 de este mes no hay comisiones por cambios en la reserva. Iberia, como si lloviera, sigue impasible. El vicepresidente regional de IATA Rafael Schwartzman afirmó que en una situación sin precedentes era necesario adoptar medidas urgentes en Europa para proteger la conectividad aérea.

“El giro de los acontecimientos a resultas del Covid-19 casi no tiene precedentes. En poco más de dos meses las perspectivas de la industria en buena parte del mundo han tomado un cariz dramático para peor. No está claro cómo va a evolucionar el virus, pero tanto si vemos una contención del proceso a unos pocos mercados con pérdidas de 65.000 millones de dólares, como si hay un impacto más amplio con pérdidas de hasta 113.000 millones de dólares, esta es una crisis”, afirmó Alexandre de Juniac consejero delegado de IATA. Este añadió que: “Muchas líneas aéreas están reduciendo su capacidad y adoptando medidas para reducir costes. Los gobiernos deben tomar nota, las líneas aéreas están dando lo mejor de si para mantenerse a flote mientras desarrollan la vital actividad de unir a las economías del mundo. Mientras los gobiernos miran hacia medidas de estímulo, las aerolíneas necesitarían que se consideren medidas de alivio fiscal, costes y adjudicación de slots. Estos son tiempos extraordinarios”.

IATA admite que hay una fuerte reducción de costes por la caída de los precios del combustible pero señala que la diferencia de precios puede ser un ahorro de 28.000 millones de dólares, además de otros ahorros deducidos de la reducción en operaciones, pero que en ningún caso compensarán las previsiones de caída de ingresos. En materia de número de pasajeros, en Australia y Asia han caído un 23% y en Europa un 24%. Mientras el sector de la hostelería anuncia su estado de alerta y las asociaciones de hoteleros en España afirman que no podrán mantener los niveles de empleo actuales si sigue la caída de reservas y ocupación de plazas. La cadena Meliá anunció rebajas de hasta 45% en sus reservas y admite las cancelaciones sin costes en un intento por combatir el efecto del Covid-19 sobre sus 380 hoteles a nivel mundial. Renfe, impasible, dice a los clientes que cancelan el viaje porque se ha suspendido su congreso médico que los trenes salen puntuales y que se busquen la vida si su billete no admite cambios o cancelaciones. Para algunos las situaciones extraordinarias son de un solo sentido.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...