edición: 2576 , Miércoles, 17 octubre 2018
28/11/2012

Iberia subraya que el Gobierno no puede forzarle a romper la fusión con British Airways

La aerolínea confirma en un encuentro con analistas que la unión con la británica no tiene vuelta atrás. Justifica los 4.500 despidos y las rebajas de sueldo que preparan en que unos costes desfasados y que son un 37% superiores a los de su filial Express.

El duro plan de recortes anunciado por Iberia ha levantado ampollas no solo entre sus sindicatos (lo que era más que previsible), sino también en el Gobierno. Desde el Ministerio de Fomento se reclama que, además de los ajustes, presente un plan de viabilidad a medio y largo plazo. E incluso en los mentideros del sector -y en la prensa- se ha llegado a apuntar que el Ejecutivo estaría estudiando de qué manera forzar la ruptura de la fusión con British Airways (ambas unidas bajo el paraguas del holding IAG) por el supuesto bajo rendimiento que le está suponiendo a la aerolínea española.

La compañía se reunió la pasada semana con analistas bursátiles para matizar y disipar algunas dudas sobre el plan de reestructuración del grupo. En ese encuentro, Iberia subrayó a las claras que la fusión con British se mantendrá y que, en cualquier caso, solo los accionistas de IAG, y no el Gobierno, pueden promover la ruptura de la unión.

"Nos ha quedado claro que la fusión entre Iberia-BA no tiene vuleta atrás. La decisión de romper el acuerdo sería exclusivamente de los accionistas y ningún gobierno podrá disolver esta asociación", recoge la firma de análisis Renta 4 en el informe en que resume su reunión con directivos de Iberia. No obstante, de forma indirecta, el Gobierno tendría actualmente capacidad de influir en la gestión a través de la participación del 12% en IAG que tiene Bankia, hoy controlada por el Frob y, por tanto, por el Estado español.

En el contrato de fusión de 2010 entre Iberia y British Airways se recogían unas salvaguardas por las que ambas compañías podrían echar para atrás la unión en caso de incumplimiento. Las salvaguardas, vigentes hasta 2015, fundamentalmente tratan de garantizar un desarrollo parejo tanto entre Iberia y British, como entre sus grandes hubs de Madrid-Barajas y Londres-Heathrow. El sindicato de pilotos Sepla ha exigido públicamente romper la fusión con BA por el desigual crecimiento de ambas compañías en los últimos años. Solo en 2012, British Airways aumentará su oferta de vuelos un 4%, mientras que Iberia la recortará un 15%. La española, como parte de su plan de ajuste, reducirá drásticamente su capacidad el próximo año con recortes del 20% de su oferta en el segundo y tercer trimestre.

El Gobierno, por su parte, reconoce que Iberia está en su derecho de realizar los recortes de empleo y de actividad de considere necesarios para ser rentable. Pero el número dos de Fomento, Rafael Catalá, ha reclamado explícitamente un plan de viabilidad de la compañía que garantice su supervivencia, pero también que garantice el servicio aéreo en el mercado español. A pesar de que existe cierto malestar en el Ejecutivo por la profundidad de los recortes (4.500 despidos, fuerte reducción de actividad, cierre de rutas...), en ningún momento ha planteado públicamente ninguna duda sobre la continuidad de la fusión Iberia-British.

Ayer, la ministra de Fomento, Ana Pastor, llamó a compañía y sindicatos a alcanzar un acuerdo que evite la convocatoria de nuevas huelgas y que garantice la viabilidad de la empresa. Sin embargo, Pastor ha subrayado que el Gobierno velará para que los planes de reestructuración de cualquier aerolínea no afecten a un sector estratégico para nuestra economía como es el aéreo, así como que no mermen aún más la rentabilidad de los aeropuertos nacionales y la marca España.

Costes disparados, recortes obligatorios

En el encuentro con los analistas, Iberia insistió en las grandes líneas de su argumentario para justificar el plan de ajuste. Según la compañía, la reestructuración es obligatoria porque su estructura de costes está desfasada en relación a la de sus rivales, singularmente con la de las aerolíneas low cost con las que compite en las rutas domésticas y europeas.

Con ese objetivo, el de competir de igual a igual con el bajo coste, la compañía creó su filial Iberia Express. La nueva aerolínea tendría unos costes unitarios un 37% inferiores a los de Iberia y ya sería rentable en los apenas ocho meses que lleva volando. Iberia justifica estos menores costes, entre otros factores, en que los pilotos de Express trabajan un 25% más y cobran la mitad que sus homólogos de Iberia, mientras que los copilotos trabajan ese mismo 25% más pero cobran cuatro veces menos.

IAG ha diseñado un plan de transformación para Iberia que incluye un recorte de plantilla de 4.500 empleados (casi una cuarta parte de un total de 20.000), rebajas salariales para el resto de entre el 25 y el 35%, un recorte de la oferta de vuelos del 15% el próximo año y una disminución de su flota en 25 aviones. La aerolínea se da de plazo hasta el 31 de enero para pactar los ajustes con los sindicatos y amenaza con recortes mayores si no hay acuerdo. En uno u otro caso, con acuerdo o no, las medidas se aplicarán a partir del 1 de abril. Los sindicatos de todos los colectivos de trabajadores (pilotos, tripulantes y personal de tierra) negocian un calendario de huelgas contra los ajustes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...