edición: 2349 , Miércoles, 22 noviembre 2017
23/01/2014
OBSERVATORIO MERCADOS EXTERIORES

India crecerá a medio gas en 2014

CRÉDITO Y CAUCIÓN

Crédito y Caución prevé que el crecimiento de India mejore este año hasta situarse en el 5,7%, pero lejos aún de su verdadero potencial, que la aseguradora sitúa en el 9%.

Los partidos de coalición de la Alianza Progresista Unida (UPA) recibieron un importante impulso en las elecciones generales de mayo de 2009, obteniendo el 48% de los 543 escaños en la Lok Sabha (cámara baja).

Con un avance electoral de 80 escaños, la administración parecía más cohesionada, aunque seguía dependiendo del apoyo de partidos más pequeños ajenos a la UPA. No obstante, varios escándalos de corrupción masiva han sacudido al gobierno, obstaculizando algunos procesos parlamentarios y progresos desde 2010, con una mayor presión sobre el Primer Ministro y bloqueos temporales de los asuntos parlamentarios por parte de  la oposición. El poder y la cohesión de la coalición han sufrido una erosión considerable, debiendo hacerse un esfuerzo mayor para la conformación de alianzas.

A pesar de varios conflictos violentos (tensiones entre hindúes y musulmanes en Cachemira, y con más de 20.000 insurgentes naxalitas maoístas activos en las áreas rurales de varios estados del centro y el este del país), la India en su conjunto sigue considerándose una nación razonablemente estable.

A NIVEL INTERNACIONAL: LAS RELACIONES CON PAKISTÁN SIGUEN SIENDO TENSAS

Los atentados terroristas de Mumbai en noviembre de 2008 supusieron un serio revés para las relaciones entre la India y Pakistán. Nueva Delhi se retiró inmediatamente de las conversaciones de paz abiertas en 2004 con el fin de resolver disputas pendientes como el conflicto de Cachemira. Exigió que Pakistán juzgara a los responsables del atentado y desmantelara las redes terroristas. Se han reanudado las reuniones bilaterales informales entre altos funcionarios, pero las relaciones siguen siendo tensas y podrían incluso deteriorarse.

Las relaciones con China siguen siendo sensibles, a pesar de un acuerdo reciente sobre cooperación en materia de defensa en la frontera en conflicto del Himalaya. Sin embargo, las relaciones económicas están mejorando. Tras décadas de relaciones más bien distantes con Estados Unidos, Washington considera ahora a la India como un socio estratégico y un potencial contrapeso al poder emergente de China en Asia.

LOS ALTOS TIPOS DE INTERÉS SIGUEN FRENANDO EL CRECIMIENTO ECONÓMICO

El crecimiento económico se ha desacelerado notablemente desde 2011 tras registrarse índices de crecimiento elevados por encima del 8% en 2009 y en 2010. En 2012, el PIB aumentó solo un 3,3% en términos interanuales, previéndose un crecimiento del 4,6% en 2013. Habida cuenta de que se estima que el índice  de crecimiento potencial a largo plazo es del 9% anual, estos resultados son decepcionantes, lo que se debe principalmente a los escasos resultado en materia de reformas económicas estructurales: los problemas de  infraestructuras y educación, una burocracia pesada y un sistema jurídico ineficaz son algunos de los factores que contribuyen al inadecuado entorno empresarial en el país.

Además, una inflación persistentemente alta, de más del 9%, y los altos tipos de interés disuaden tanto el consumo como la inversión. El alto índice de inflación ha obligado al Rerserve Bank of India a mantener su política monetaria relativamente estricta. Actualmente, el tipo de interés básico a corto plazo se sitúa en el 7,75%. Los altos precios de consumo siguen suscitando gran preocupación, socavando el poder adquisitivo de los muchos hogares pobres. Según estimaciones del Banco Mundial, más de tres cuartas partes de la población vive todavía con menos de dos dólares al día.

AUMENTO DE LOS PRÉSTAMOS NO COBRADOS

La salud del sector financiero, compuesto principalmente por bancos de titularidad pública, se ha deteriorado en el último año, y ha aumentado el número de préstamos no cobrados como consecuencia de los decepcionantes resultados económicos del país. Además, la brusca depreciación de la rupia entre mayo y agosto de 2013 ha afectado a las empresas que dependen de las exportaciones.

PERSISTEN LOS ELEVADOS DÉFICITS PRESUPUESTARIOS

La insuficiente disciplina presupuestaria del gobierno se refleja en déficits persistentes. El presupuesto del Gobierno central representó el 5,1% del PIB en 2013, pero el déficit total, incluyendo a los estados federales, se sitúa en torno al 10% del PIB. Las principales causas de esta situación son la limitada base tributaria y el elevado gasto en subsidios para combustible, alimentos y fertilizantes. Si bien estos déficits pueden financiarse mediante préstamos internos, la deuda pública llegó a situarse en el 70% del PIB en 2012.

LA REFORMA DE LAS DEFICIENCIAS ESTRUCTURALES HA SIDO DEMASIADO LENTA

Junto al elevado déficit presupuestario, la India presenta numerosas deficiencias estructurales, como el subdesarrollo del sector agrícola, las deficientes infraestructuras, una legislación laboral poco flexible, un exceso de burocracia, rigidez de las leyes del suelo y escasez de mano de obra cualificada debido a las carencias educativas de la mayor parte de la población. Todos estos factores constituyen barreras a la inversión extranjera y a un mayor crecimiento.

Debe abordarse de manera urgente la deficiencia en materia de suministros, carreteras y ferrocarriles y la mala calidad del sistema educativo, mediante un aumento de las alianzas entre el sector público y el sector privado necesarias para los proyectos de infraestructuras. A pesar de que el gobierno ha declarado reiteradamente que aumentará los incentivos a la inversión privada, de momento la participación del sector privado se ha centrado principalmente en el sector de las telecomunicaciones, permaneciendo las inversiones en saneamiento, producción de energía, carreteras y ferrocarriles muy por debajo de lo previsto,  de manera que en las principales ciudades de la India existe un problema permanente de escasez de energía y de agua.

Muchos esperaban que, tras su victoria en las elecciones generales de 2009, el Partido del Congreso abordara por fin las necesarias reformas estructurales vitales que no había sido capaz de aprobar en su primera legislatura al depender del apoyo de los partidos de izquierda. Sin embargo, a pesar de algunos recortes en los subsidios y de la liberalización de la inversión extranjera aprobada a finales de 2013, el ritmo de las reformas estructurales es demasiado lento, debido en parte a que el Partido del Congreso sigue sin contar con la mayoría parlamentaria, en un entorno caracterizado por un panorama político fragmentado y por importantes fuerzas antirreformistas dentro del propio Partido del Congreso.

SITUACIÓN ENERGÉTICA: LA DEPENDENCIA DE LAS IMPORTACIONES DE PETRÓLEO CONSTITUYE UNA IMPORTANTE DEBILIDAD

La India es el primer productor mundial de carbón, que cubre más del 50% de su consumo energético. El 66% del petróleo y el gas se importa. El suministro eléctrico es muy poco fiable y representa uno de los principales obstáculos para la economía. La alta dependencia de las importaciones de petróleo y los elevados subsidios a los combustibles son el talón de Aquiles de la economía de la India.

EL ELEVADO DÉFICIT POR CUENTA CORRIENTE HACE QUE LA ECONOMÍA SEA VULNERABLE

La India sigue siendo una economía relativamente cerrada. Las exportaciones representan solo el 19% del PIB. Los déficits de la balanza comercial se compensan en gran medida gracias a los superávits de la cuenta de servicios y transferencia. La inversión extranjera directa es una fuente de capital cada vez más importante.

El país tiene importantes necesidades de financiación externa, como consecuencia principalmente de su elevado déficit por cuenta corriente. Como ocurre en otros mercados emergentes, esta situación hace que el país sea susceptible a la reacción de los inversores internacionales ante el anuncio de reducción de la Reserva Federal de Estados Unidos. Una reversión de los flujos de capital extranjero ha dado lugar a una brusca depreciación de la rupia india y a un deterioro del precio de las acciones. Para contrarrestar las salidas de capital, el Reserve Bank of India ha adoptado diversas medidas, incluidas restricciones a la importación de oro y una subida de los tipos de interés a corto plazo. Todo ello, junto con la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de aplazar su reducción progresiva, ha permitido que se restaurara en cierta medida la confianza de los mercados, y la rupia se ha recuperado claramente, aunque no del todo.
 
PERSPECTIVAS: MAYOR INCERTIDUMBRE, PERO CON SUFICIENTE CAPACIDAD DE PAGO

Prevemos que las próximas elecciones generales sean una competición muy reñida entre el INC y el BJP y sus respectivas alianzas. Independientemente de los resultados, la campaña de las elecciones de mayo de 2014 tendrá en sí misma un efecto negativo en la consolidación fiscal. El gobierno de la India gasta una cantidad considerable en subsidios y es necesario reducirlos para que las finanzas públicas sean sostenibles. Sin embargo, recortar subsidios a los alimentos, los combustibles y los fertilizantes es un tema muy sensible –e impopular– y no es probable que se lleven a cabo reformas tan polémicas antes de las elecciones.

2014: MAYOR CRECIMIENTO, AUNQUE POR DEBAJO DEL POTENCIAL A LARGO PLAZO

En 2014, se prevé que el crecimiento económico aumente de nuevo, situándose en el 5,7%. Este dato sigue estando muy por debajo del 9% considerado como índice de crecimiento potencial a largo plazo que debería resultar de una buena temporada de monzón, buenas cosechas y una recuperación de la economía global. Se prevé que la inflación se modere algo el año que viene, en torno al 9%, si bien esta cifra sigue siendo demasiado alta.

PERSISTE EL RIESGO DE VOLATILIDAD DE LA MONEDA

A pesar de la reciente recuperación del tipo de cambio de la rupia, si vuelve a plantearse la política de reducción progresiva de la Reserva Federal de Estados Unidos, podría dar lugar a una nueva volatilidad del tipo de cambio. A pesar de que se prevé una reducción hasta el 3,7% del PIB, el déficit por cuenta corriente de la India se mantendrá en niveles elevados en 2014, y las necesidades resultantes de financiación externa hacen que sea vulnerable a una percepción negativa de los mercados financieros.

Sin embargo, incluso si la rupia no se recupera o si vuelve a perder parte de su valor, no prevemos que surja una crisis de deuda o de la balanza de pagos. Las reservas de divisas son adecuadas, al tiempo que la deuda externa es manejable y la ratio deuda/PIB está reduciéndose, apuntalando la capacidad de pago soberana de la India.

HAY TRABAJO POR HACER

Prevemos que las entradas de capital extranjero, en gran medida en forma de inversión extranjera directa (IED), se recuperen a medio plazo. A pesar de sus deficiencias, la India es un gran mercado con un alto potencial de crecimiento. Con una clase media todavía en crecimiento de en torno a 70-100 millones de habitantes que está generando demanda de bienes consumo y oportunidades de inversión nacional y extranjera, la India sigue siendo un mercado que muchas empresas internacionales no se pueden permitir ignorar.

Sin embargo, las recientes turbulencias financieras recuerdan a las autoridades de la India que no deben dar por hecho la confianza de los inversores extranjeros. Todo ello debería animar a la India a acelerar sus reformas económicas, al menos después de las elecciones de mayo de 2014.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...