edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
02/12/2013
OBSERVATORIO DE ECONOMÍA

India: un mercado de oportunidad para las empresas españolas

Antonio Hernández* (KPMG)

En estos momentos de auge de la internacionalización de la economía española,  India ofrece excelentes oportunidades de inversión para las empresas españolas en muchos sectores, entre los que destacan infraestructuras, telecomunicaciones, comercio al por menor y aviación.

Las numerosas medidas anunciadas recientemente, encaminadas a la liberalización de las políticas de inversión extranjera, suponen un significativo incremento del atractivo del país para los inversores extranjeros.

Sin embargo, India es un mercado complejo para la inversión y el clima de negocios suele variar según el estado, por lo que siempre es aconsejable realizar un estudio de viabilidad de la localización antes de tomar cualquier decisión de inversión (disponibilidad de materias primas, mano de obra, acceso a infraestructuras de transporte, etc.).

Como país, India ofrece interesantes oportunidades siempre y cuando las estrategias de entrada sean correctas, lo que incluye un análisis de todos los aspectos relevantes como, por ejemplo, la comprensión del proceso de licencias para poner en marcha el negocio en cuestión. En líneas generales, las políticas están suficientemente detalladas, aunque hay algunas cuestiones de interpretación que en ocasiones producen retrasos y otras dificultades. En efecto, es fundamental tener claros los aspectos fiscales y regulatorios que conlleva la inversión (no únicamente en relación con la entrada, sino también con la continuidad, la salida, etc.).

En lo referente a los socios locales, no siempre es esencial (aunque sí aconsejable) recurrir a uno para entrar en el mercado, salvo en los casos en los que las inversiones directas de extranjeros no están autorizadas al 100%. No obstante, al menos en las fases iniciales del negocio es preferible contar con un socio autóctono, pues pueden aportar la ventaja de su conocimiento local.

En cuanto a los sectores comentados anteriormente, destacan, principalmente, el sector de las infraestructuras y el tecnológico. Existe un evidente déficit de infraestructuras en India y su desarrollo es prioritario para el país. De hecho, el 12º Plan Quinquenal del gobierno indio estima una inversión en infraestructuras de 1 billón de dólares entre 2012 y 2017.

Dentro de las infraestructuras, las oportunidades a medio plazo más relevantes se dan en el ámbito energético y de transporte. Precisamente, en estos sectores, las empresas españolas son referentes debido a su capacidad técnica y experiencia internacional.

Por otro lado, India cuenta con uno de los sectores tecnológicos de más rápido crecimiento del mundo, especialmente en el desarrollo de software, lo que puede suponer una oportunidad para las empresas españolas del sector. También ofrece grandes ventajas en servicios de externalización y habilitación de TIC’s. Además, se está convirtiendo en un lugar atractivo para actividades de investigación y desarrollo debido a la disponibilidad de profesionales cualificados locales y las ventajas en cuanto a costes.

En cuanto a las relaciones bilaterales, podemos afirmar que las relaciones comerciales entre India y España están bien consolidadas. Ambos países han firmado varios protocolos, como el Convenio para evitar la Doble Imposición firmado en 1996 o el Acuerdo de Promoción y Protección Reciproca de Inversiones, en vigor desde 1998, además de otros acuerdos comerciales que han servido para impulsar los lazos bilaterales.

Las empresas españolas llevan estableciendo vínculos económicos con India durante un periodo considerable. A modo de ejemplo, España fue en 2012 el 12º país inversor en India, frente al 22ª puesto que ocupaba en 2008, según datos de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Nueva Delhi. 

En consecuencia, el número de empresas españolas establecidas en el país ha aumentado en los últimos años –en la actualidad existen aproximadamente 200 empresas españolas establecidas en el país, frente a las 60 de 2008-.

Desde el prisma de las exportaciones, que en muchos mercados son la antesala de inversiones, se registra un crecimiento significativo en la última década (en 2012 rondaron los 1.300 millones de euros, cinco veces más que en 2003); y en paralelo, se ha incrementado el número de empresas exportan al mercado indio (2012 supuso un récord con 5.864 empresas, frente a las 2.148 de 2003), según datos de la Secretaría de Estado de Comercio.

De forma mayoritaria, observamos que los sectores más representados son infraestructuras, energía, ingeniería, textil, procesamiento de alimentos y automoción, y en los últimos tiempos está en auge la biotecnología.

En definitiva, India es indudablemente un mercado muy atractivo para la inversión extranjera en general, y para las empresas españolas en particular, sin embargo, no hay que obviar la complejidad que lleva asociada y la importancia de contar con un asesoramiento local de calidad que minimice los riesgos e impulse la sostenibilidad del salto al mercado indio.

* Socio responsable de Sectores Regulados, Inversiones Exteriores e Internacionalización de KPMG en España

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...