edición: 2510 , Lunes, 16 julio 2018
15/06/2012
Pasan inadvertidos

Indicadores económicos para la esperanza

Superávit en comercio exterior, precios mejor que Alemania, productividad al alza, y rotación positiva en la creación de empresas
Juan José González

Buena noticia para todos: la inflación interanual acaba de confirmar el regreso a la senda descendente interrumpida en abril: baja por los carburantes y algunos alimentos. El beneficio de la información pasa inadvertido, oculto entre otros indicadores que la coyuntura convierte en “palabras mayores”. Una inflación del 1,9% supone un registro mejor que el de Alemania, obsesionada por el indicador. Sin embargo, en tiempos de necesidad y agobio, viviendo entre el drama y la tragedia, habría que reconocer algún otro dato positivo, que los hay. Se trata de evitar el proceso de autodestrucción y tremendismo (seguramente justificado) que se desprende de las informaciones del CIS, mercados secundarios y, por supuesto, de un buen puñado de medios de comunicación. José Barea (veterano catedrático, asesor de presidentes y demás) solía repetir en sus clases de la Autónoma que “no tiene sentido analizar la realidad sin echar un vistazo a la historia, esa que dice que habitualmente todo se arregla, incluso las crisis”. Esperemos.

Entre lo que hace el bono, la prima, los “cds”, la Bolsa, el déficit, los auditores independientes, las calificadoras y el Banco de España, se hace pesado como una losa encontrar en la superficie algún milígramo que alimente el optimismo. Y sin embargo, esos indicadores del drama están ocultando, como los árboles, un pequeño (muy pequeño) bosque con brotes… de confianza. En primer lugar, es justo reconocer que las exportaciones han crecido en 2011 (15,4%) según un reciente balance, crecen y siguen creciendo, hasta el punto de que, haciendo caso de las cifras del Banco de España, si se descuenta el epígrafe correspondiente a los pagos energéticos, se puede afirmar que la economía española registró superávit comercial en el primer trimestre de 2012. Seguramente otros Ejecutivos habrían presumido hasta la saciedad con un resultado (coyuntural) de este tipo.

Aquí, en el sur de Europa, se considera a Alemania como un referente en, por ejemplo, productividad. Pues bien, y aquí esta un tercer indicador, inyección de optimismo, que revela cómo la economía española es, en los últimos cuatro años, la de mayor crecimiento en productividad por encima de la media que registran nuestros socios de la Eurozona. Algunos analistas como los sesudos investigadores del BBVA, aseguran que los españoles trabajan (trabajamos) una hora más a la semana y que por ello somos más productivos. No se puede pedir más pero lo cierto es que en este punto, permanece gravado en el subconsciente unas palabras del Nobel de economía Paul Krugman cuando hace unos años afirmaba convencido que “si España no apuesta de manera firme por aumentar su productividad, tardará quince años en superar la situación en que se encuentra”. Pues bien, Sr. Krugman, España ya ha superado la situación.

Otro indicador de lectura positiva: la creación de nuevas sociedades mercantiles. En este caso, la coyuntura ha venido castigando con fuerza una buena parte de las existentes, provocando con ello una limpieza, típica en cualquier situación de crisis prolongada. El saldo positivo en la creación de empresas era muy positivo hasta el pasado marzo, después de encadenar siete meses consecutivos al alza. En todo caso, que en abril se haya producido un descenso del 0,8% respecto al mes de abril de 2011, es una buena señal tras haberse puesto en marcha en España cerca de 7.000 empresas.

Finalmente, y recordando las palabras de Barea, se puede afirmar que al igual que en anteriores períodos de crisis, estos llegaron a su término, incluso, cuando el resto del mundo, los mercados tradicionales de España, no crecían, la economía nacional logró salir despacio, generando demanda y empleo. Como declaraba esta misma semana el máximo responsable de un gran fondo de pensiones estadounidense, “ni EE UU ni Latinoamérica ni China ni India están en crisis, solamente Europa tiene problemas, y serán pasajeros”. Es cierto que el resto del mundo esta creciendo, aunque desde Europa se viva la sensación de que la crisis es mundial. 

El FMI asegura que en 2012 y 2013 la economía mundial crecerá  un 3,5% y un 4% respectivamente. Puede que sea este el dato más significativo y relevante para el optimismo de empresas y ciudadanos puesto que de ello se beneficiarán una buena parte de las empresas españolas, en especial las que están más internacionalizadas. En el apartado del crecimiento económico, Europa no tira la toalla, a pesar de que en 2012 se registrará estancamiento. El FMI y otros organismos locales mantienen sus perspectivas sobre 2013, año en que se espera un crecimiento cercano al 1,5%.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...