edición: 2284 , Viernes, 18 agosto 2017
11/05/2015
Para dar salida a los adjudicados

Santander y BBVA vuelven a inflar la burbuja inmobiliaria

Calientan el sector con nuevas promociones y viviendas que conviven con los números rojos
Juan José González
Hasta el cuello de adjudicados que todavía siguen apuntados en los balances, contaminando cuentas, lastrando resultados bajo la mirada atenta del supervisor bancario, las dos entidades más implicadas y dañadas por el inmobiliario, Santander y BBVA , renuevan sus apuestas por la promoción inmobiliaria. En principio, sus presidentes, Ana Patricia Botín y Francisco González, habían transmitido a sus organizaciones la orden de dejar a un lado en el futuro el negocio del ladrillo, dados los daños causados por la explosión de la burbuja del sector. Y parecían convencidos. Pero las últimas cifras trimestrales de estas entidades muestran una `alentadora´ tendencia a la reducción de los números rojos en las inmobiliarias bancarias que, sin embargo, siguen dando pérdidas. No parecen escarmentados.
Parecía haber consenso generalizado en que el sector bancario debería volver a su negocio típico, la inversión crediticia, los depósitos y la financiación de la economía. Se daba por descontado que los efectos de la crisis, la burbuja inmobiliaria y la desaparición de promotoras y miles de intermediarios del sector, había conseguido devolver al sector bancario su interés por centrarse en el negocio bancario. Pero la realidad dista mucho de esa idea de arrepentimiento inicial del sector con la puesta en marcha de nuevos desarrollos inmobiliarios, viviendas y operaciones de suelo. La razón de esta renovada apuesta se justifica en la mejoría de la situación económica, ésta a su vez animadora de una demanda creciente de viviendas. Buenas perspectivas, optimismo creciente y al parecer generalizado que parece haber inspirado a Santander y BBVA en particular en busca de rentabilidad futura en el ladrillo.

Se regresa al modelo anterior a 2008. La banca más arriesgada, también la más temeraria, desanda alguna declaración de principios que figuran en los discursos de los presidentes ante sus accionistas: la promoción inmobiliaria se decía condenada para muchas entidades. La burbuja iluminó la razón que puso fin a las políticas estratégicas de unos bancos volcados e inmersos como nadie en el negocio promotor. Pero el ladrillo viviente en los balances y las perspectivas de una revalorización incipiente del sector se ha convertido en el mejor catalizador para la vuelta, el regreso de la banca inmobiliaria, la banca promotora.

Cuando todavía siguen pesando como losas el ingente volumen de pisos que la banca se ha tenido que adjudicar en la crisis, Santander y BBVA planean, y anuncian, el lanzamiento de nuevas promociones. Da igual que permanezcan aún miles y miles de pisos en stock de venta porque Francisco González ya anuncia que su unidad inmobiliaria tiene listas 25 promociones con 2.000 viviendas. Y Ana Patricia Botín, tampoco quiere quedarse atrás y hace unos meses comunicaba a sus accionistas que preparaba de forma inminente 300 promociones inmobiliarias.

Las expectativas del negocio promotor parecen estar superando a las pérdidas que todavía siguen registrando Santander y BBVA en sus cuentas. Sin ir más lejos, las unidades inmobiliarias de estas dos entidades, registraron pérdidas en el primer trimestre de 2015: 154 millones de euros para el BBVA y 100 millones en el caso de Santander. La sangría de pérdidas continúa estando presente en las cuentas de dos de los grandes.

La situación, por tanto, se presenta como paradójica, si se tiene en cuenta que la banca mantiene en sus cuentas actualmente cerca de 90.000 millones de euros en activos adjudicados, activos que las redes comerciales, propias y subcontratadas, no consiguen vender. Ni siquiera los fondos especializados en inversiones especulativas consiguen dar salida a tan numeroso volumen de inmuebles, por mucho que los expertos aseguren que el sector vuelve por sus fueros. Por esto y por todo, la banca, Santander y BBVA en concreto, se vuelcan ahora en animar a los fondos nacionales y extranjeros a los que traspasaron sus carteras, para que animen el mercado del ladrillo, y para lo que, según parece, los dos bancos se muestran dispuestos a proporcionar crédito en abundancia... oxígeno y nueva savia para inflar, de nuevo, la burbuja inmobiliaria.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...