edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
08/02/2011
OBSERVATORIO FISCAL

Intereses y rendimientos de capital de sociedades extranjeras

DATADIAR
Antes de analizar la tributación de la percepción de intereses por parte de un no residente, es necesario señalar que primeramente hay que examinar la tributación de este tipo de rentas, de acuerdo con los Convenios de Doble Imposición que España tiene firmados con determinados países tanto de la Unión Europea como de fuera de ella.

Así, los Convenios que firma España siguen las directrices del Modelo de Convenio de la OCDE. De acuerdo con este modelo, existe el principio de tributación compartida, de manera que en el Estado de la fuente (de donde proceden los intereses) pueden ser gravados a un tipo reducido; mientras que en el Estado de residencia del perceptor se incorporan a la base de su impuesto personal, corrigiéndose en este último Estado la doble imposición por el método de exención o de imputación, según proceda.

El art. 13.1 letra f) número 3º del Real Decreto Legislativo 5/2004, de 5 de marzo, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de no Residentes (TRIRNR) considera rentas obtenidas en territorio español, y por lo tanto sujetas a este Impuesto, entre otras:

"Los intereses y otros rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios satisfechos por personas o entidades residentes en territorio español, o por establecimientos permanentes situados en éste, o que retribuyan prestaciones de capital utilizadas en territorio español".

El tipo de gravamen aplicable a estas rentas es del 19% (art. 25.1 letra f) TRIRNR).
 
Por otro lado, en cuanto a la obligación de retener, indicar que una sociedad española pagadora estará obligada a practicar retención e ingreso a cuenta, respecto de los rendimientos que satisfagan por este concepto, de acuerdo con lo dispuesto en los artículos 30 y 31 TRIRNR y en los artículos 13 y siguientes del RIRNR.

Así, el tipo de retención aplicable a los contribuyentes no residentes en territorio español es una cantidad equivalente a la que resulte de aplicar las disposiciones previstas en esta Ley para determinar la deuda tributaria correspondiente al contribuyente por el Impuesto sobre la Renta de los no Residentes (art. 31.2 TRIRNR). Es decir, en el caso concreto, el 19%.

Ahora bien, sin perjuicio de todo lo anterior, la legislación interna española, a través del art. 14.1 letra c) TRIRNF, declara exentos los intereses y demás rendimientos obtenidos por la cesión a terceros de capitales propios a que se refiere el artículo 23.2 del texto refundido de la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, aprobado por el Real Decreto Legislativo 3/2004, de 5 de marzo, así como las ganancias patrimoniales derivadas de bienes muebles, obtenidos sin mediación de establecimiento permanente, por residentes en otro Estado miembro de la Unión Europea o por establecimientos permanentes de dichos residentes situados en otro Estado miembro de la Unión Europea.

En consecuencia a lo anterior, si una sociedad española satisface intereses a un no residente español, pero con residencia en un Estado miembro de la Unión Europea, los mismos estarán exentos de tributación en España.

Por último, en cuanto a la obligación de declarar el pago de estos intereses en algún modelo en especial, cabe señalar que entendemos que será obligatorio incluir el importe de estos intereses en el modelo 216.

A estos efectos, el art. 31.4 letra a) TRIRNR señala que no procederá practicar retención o ingreso a cuenta respecto de las rentas que estén exentas en virtud de lo dispuesto en el artículo 14 o en un convenio para evitar la doble imposición que resulte aplicable, sin perjuicio de la obligación de declarar prevista en el apartado 5 de este artículo.

El modelo 216 se utilizará en los casos en los que, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 31.4 TRIRNR, no proceda practicar retención o ingreso a cuenta. En estos casos, se indicará el número y el importe de las rentas no sometidas a retención o ingreso a cuenta en el período a que se refiera la declaración.

Por lo tanto, entendemos que se deberá presentar este modelo en los plazos y formas reglamentarios.
Atendiendo a todo lo expuesto hasta ahora y a modo de conclusión y sin perjuicio de las especialidades que pudiera contener el Convenio de Doble Imposición específico:

1.- Entidades no residentes sitas en algún estado de la UE:
• La sociedad española pagadora no deberá efectuar retención alguna sobre los intereses satisfechos.
• Los intereses satisfechos por la entidad española pagadora al socio no residente, se encuentran sujetos pero exentos del IRNR.
• Si se debe efectuar declaración de los intereses aún cuando los mismos están exentos (moldeo 216).

2.- Entidades no residentes sitas en algún estado fuera de la UE:
• Los intereses satisfechos por la entidad española pagadora al socio no residente, se encuentran sujetos al IRNR.
• La sociedad española pagadora deberá efectuar una retención igual al 19% (salvo que exista un Convenio que señale otra cosa) sobre los intereses satisfechos.
• La entidad no residente, debe efectuar declaración de los intereses (moldeo 216).

Equipo jurídico de Datadiar.com

Consultas Vinculantes

Cuestiones relativas a la autopromoción de la vivienda ante la posible modificación de la deducción por inversión en vivienda habitual a partir del 1 de enero de 2011. D.G.T. C, (21/09/2010).
El consultante adquiere en 2010 una finca con la intención de construir sobre ella, mediante autopromoción, su futura vivienda habitual, habiendo solicitado la oportuna Licencia. La construcción, salvo imprevistos, se ejecutará entre 2011 y 2012, pero nunca antes del 31 de diciembre de 2010. Ante la anunciada modificación del alcance de la deducción por inversión en vivienda habitual a partir del 1 de enero de 2011, se plantea diversas cuestiones. A.- Si la compra de un terreno, en un proceso de autoconstrucción de la vivienda habitual, es suficiente para considerar iniciado el proceso de su construcción a efectos de aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual, o si debería iniciarse algún otro proceso que justificara su inicio dentro de ese mismo ejercicio 2010. B.- Alcance del término «construcción» contenido en el borrador de proyecto de Ley de Economía Sostenible, en referencia a la deducción por inversión en vivienda habitual.

El inicio de la inversión para finalizar las obras de construcción procede computarlo a partir de la fecha en la que se satisface la primera cantidad por la que se practica la deducción por inversión en vivienda habitual. D.G.T. C, (21/09/2010).
El consultante adquiere en 2010 una parcela con la intención de construir sobre ella, mediante autopromoción, su futura vivienda habitual en un plazo inferior a cuatro años, pudiendo llegar a ser este el único desembolso que realice durante 2010 relacionado con la vivienda. Ante la anunciada modificación del alcance de la deducción por inversión en vivienda habitual a partir del 1 de enero de 2011, se plantea diversas cuestiones. A.- Si la compra de un terreno, en un proceso de autoconstrucción de la vivienda habitual, es suficiente para considerar iniciado el proceso de su construcción a efectos de aplicar la deducción por inversión en vivienda habitual, o si debería iniciarse algún otro proceso que justificara su inicio dentro de ese mismo ejercicio 2010. B.- Alcance del término «construcción» contenido en el borrador de proyecto de Ley de Economía Sostenible, en referencia a la deducción por inversión en vivienda habitual.

Tribunales

Solicitud de devolución de rectificación de la liquidación del Impuesto de Sociedades. Tribunal Supremo. Sentencia 11 de noviembre de 2010.
En el presente caso, resulta preciso señalar que la constitución y ampliación de capital se llevó a cabo en régimen absoluta de exención de actos, contratos y documentos pero en todo caso, y a efectos de incrementos y disminuciones patrimoniales, el Estado estaba exento por la aportación no dineraria; lo que hace que la operación indicada se llevara a cabo al margen y fuera del ámbito de las normas tendentes a evitar la elusión. Por lo tanto, la entidad receptora, no puede pretender hacer valer como valor de adquisición uno superior al fijado en la ampliación y consiguiente aportación no dineraria, que supondría en el momento presente una menor tributación sin la inicial sujeción al Impuesto de Sociedades con todas sus consecuencias.

Rendimientos de letras del Tesoro. Exención en el Impuesto sobre Sociedades. Tribunal Supremo. Sentencia 11 de noviembre de 2010.
Los rendimientos implícitos derivados de Letras del Tesoro no están exentos del Impuesto sobre Sociedades, aunque no estén sujetos a retención, sino que tributan separada e independientemente, sin que se integren en una base imponible única. Los rendimientos sometidos a retención son una modalidad de los rendimientos derivados de los elementos patrimoniales, no afectos a las explotaciones económicas. La única peculiaridad de los rendimientos sometidos a retención es que por ser pagos en dinero, hechos por terceros, de rendimientos netos o cuasi netos, son por ello susceptibles del gravamen anticipado del IRPF y del I.S. No tienen, pues, sustantividad propia, y el hecho de que se anticipe agota su efecto en la propia anticipación como ingresos a cuenta que deben devolverse cuando al final del ejercicio se aprecia que exceden de la cuota líquida del Impuesto.   

Tribunales Económico-Administrativos

El supuesto de retención sobre los dividendos satisfechos por una filial residente en España a su matriz no residente, cuando la participación en el capital es inferior al 5%, queda fuera del ámbito de aplicación de la Directiva matriz- filial. TEAC R, (26-10-2010).
En este caso de participación inferior al 5%, se alega discriminación respecto a las entidades residentes, porque éstas pueden aplicarse la deducción por doble imposición de dividendos y deducirse las retenciones, en tanto que las No Residentes no tienen esa posibilidad, especialmente porque en este caso en el Estado de residencia no puede aplicarse la corrección para eliminar la doble imposición económica, al tener siempre pérdidas estructurales. La reciente Sentencia del TJUE de 3 de junio de 2010 (C-487/08) ha condenado a España por aplicar un trato discriminatorio en el caso en que las sociedades accionistas tienen una participación igual o superior al 5%, porque en esos casos, una sociedad española gozaría de una bonificación del 100%, en tanto que una sociedad No Residente, para gozar de esa deducción tendría que alcanzar los porcentajes previstos en la Directiva 435 (20,15,o 10, según los ejercicios). Partiendo de la redacción de la propia STJUE, se llega a la conclusión de que lo decisivo es la igualdad de trato de las situaciones objetivamente comparables, de modo que cuando el trato en el país de la fuente (en este caso España), no es discriminatorio entre residentes y no residentes, el trato que dé el país de residencia a esas rentas no afecta o concierne al Estado de la fuente. La retención soportada por los accionistas no residentes con participación inferior al 5% es muy próxima a la tributación definitiva que asume una sociedad española, con esa participación, que recibe los dividendos. Se llega a la conclusión de que el trato en el caso de participación inferior al 5% no es discriminatorio y por ello no procede devolver el impuesto que ha pagado la entidad No Residente. El Tribunal Económico Administrativo Central es órgano competente para el planteamiento de cuestiones prejudiciales ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, siendo obligatorio su planteamiento únicamente en el caso de que «la decisión no sea susceptible de ulterior recurso judicial conforme al derecho interno».

Solicitudes de devoluciones a empresarios o profesionales no establecidos en el territorio de aplicación del IVA cuando el no establecido tiene varios establecimientos permanentes en Estados miembros o no miembros de la CE. TEAC R, (16-11-2010).
Tanto el artículo 119 LIVA como el 31 RIVA, cuando regulan el derecho a la devolución, distinguen entre establecidos en cada Estado miembro distinto de España, exigiendo la aportación específica de documentación acreditativa de su condición de sujeto pasivo del IVA en el Estado miembro correspondiente y el cumplimiento de los requisitos del derecho a deducir conforme a la normativa española y del concreto Estado miembro de establecimiento. Si el solicitante es un establecimiento permanente ubicado fuera de la Comunidad, se exige un requisito específico del Estado en que se encuentre establecido el solicitante: el cumplimiento del principio de reciprocidad de trato. Por ello, si una entidad tiene diversos establecimientos permanentes ya sea en diferentes Estados miembros, ya sea en Estados no miembros de la Comunidad Europea, cada uno de ellos tiene, a efectos del Impuesto, la condición de empresario o profesional y deben solicitar separadamente cada uno de ellos la devolución de las cuotas soportadas en facturas en las que se identifique al establecimiento permanente en cuestión.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...