edición: 2578 , Viernes, 19 octubre 2018
24/06/2015
Principio de pacto

Los internautas consideran “impagable” la deuda griega y ponen en duda la eficacia de un hipotético acuerdo

La opinión pública y la prensa analizaron ayer el giro que ha dado la negociación entre Grecia y Eurogrupo
La desconfianza hacia Tsipras y sus promesas se dejó notar en los comentarios de los lectores
Manifestación e Atenas
ICNr
No se habla de otra cosa en el terreno económico: el principio de acuerdo entre Grecia y el Eurogrupo alcanzado el pasado lunes y aún pendiente de mucho más que retoques ha servido como respiro para los ciudadanos de aquel país, para los de su entorno y para los mercados. Un poco de calma en medio de una tormenta de meses, justo en el momento en que la ruptura se había convertido un augurio nada descabellado. Con todo, los internautas no las tienen todas consigo y desconfían. No se entiende que las concesiones del pasado lunes no se llevaran a cabo semanas antes, ni cuál es el beneficio de haber esperado y pospuesto “lo inevitable”.
Los medios se lanzaron ayer a analizar qué es lo que tiene de especial ese documento de 11 páginas que Atenas envió in extremis al Eurogrupo y que, al parecer, cumple “el 90 por ciento de lo que se pedía", según fuentes Europeas citadas por Financial Times? De entada, el texto viene presentado y firmado por Alexis Tsipras, algo que se considera fundamentan porque ya no hablamos de un papel de trabajo ni de una simple propuesta técnica: es la oferta en firme de Grecia para solucionar la papeleta que atraviesa el país. Grecia se compromete así a cumplir con la letra del documento entregado, aunque la opinión pública tenga sus dudas.

En este sentido, Yanis Varoufakis aseguró el pasado jueves en Luxemburgo que los miembros del Grupo de Bruselas no podían negociar, y que eso impedía que Grecia pudiera hacer propuestas firmes, tal y como estaba estipulado en el Acuerdo del 20 de febrero.

En cuanto al objetivo de superávit primario, los números que aparecen en la propuesta de Tsipras anticipan unos recursos adicionales para las arcas públicas de 2.692 millones de euros en 2015 y de 5.207 en 2016. Grecia aceptaría un superávit primario (sin contar los intereses de la deuda) del 1 por ciento este año y del 2 y el 3 por ciento los dos siguientes, tal y como pedía Bruselas, tras haber rebajado el objetivo inicial. En el anterior documento enviado a Bruselas, Atenas peleaba por un 0,6 por ciento, pero Varoufakis ya dijo el jueves que un bloqueo por esas diferencias era impensable.

Otro de los grandes pilares del principio de acuerdo –y uno de los puntos más comentados por parte de la opinión pública- se encuentra en las pensiones. De acuerdo con su propuesta, Atenas no tocaría las pensiones más bajas, pero aceptaría retrasar la edad de jubilación paso a paso hasta los 67 años y limitar drásticamente las prejubilaciones. La Comisión Europea, en nombre de las instituciones, defendió hace dos semanas que nunca ha pedido un recorte de pensiones, y menos de los que tienen ingresos más bajos, sino que reclama la sostenibilidad del sistema.

Como respuesta, el documento heleno tiene una tabla en la que asegura que cortando las jubilaciones anticipadas logrará recaudar 60 millones de euros adicionales este año y 300 el que viene. Y subiendo un punto las contribuciones de salud haría ingresar 135 millones más este año y 250 el que viene. A ello se suma una polémica nueva subida de las contribuciones sociales (cerca del 4 por ciento cada año) que podría aportar algo más de 350 millones de euros este año y 800 millones de euros el que viene.

En porcentaje, sumando todas las partidas, el cambio es importante. Las instituciones pedían en su última reivindicación un ajuste del sistema que supusiera un ahorro del 0,5 por ciento del PIB este año (porque estamos ya en junio) y del 1 por ciento anual a partir de 2016. En la tabla de ayer, el acercamiento a estas exigencias es grande: los ajustes del sistema supondrían algo menos de un 0,4 por ciento este año y ya un 1,05 por ciento en 2016, además de un 1,1 por ciento en 2017.

El coste de las pensiones griegas, respecto al PIB, es de las más altas de Europa, con entre un 16 y un 17 por ciento. Eso sí, los medios recordaron que el PIB griego se ha reducido un 25 por ciento desde el inicio de la crisis de deuda, lo que sin duda influye –y mucho- en esta proporción.

El IVA –se traspasan al las líneas rojas marcadas inicialmente por Grecia- y la creación de nuevos impuestos ponen la guinda a este plan que, por primera vez en semanas, permite vislumbrar algo de luz al final del túnel para todos los actores implicados. Se apuesta, además, por grandes privatizaciones, siempre que se proteja a los trabajadores y que se cumpla el compromiso de que haya beneficios para las economías locales, entre otros.

UN MENSAJE DE TRANQUILIDAD RELATIVA

Con este panorama, las reacciones de los implicados no se hicieron esperar y se colocaron en el punto de mira de la opinión pública durante la jornada de ayer. El mensaje de Dijsselbloem, Hollande, Merkel, y un buen número de ministros es que por primera vez en semanas e incluso meses, la nueva propuesta griega tiene el contenido suficiente para conseguir un acuerdo "en cuestión de días". Por eso convocaron un nuevo Eurogrupo para mañana miércoles y se volverá a hablar de ello si hace falta cerrar flecos el jueves y el viernes en Bruselas, en el seno de la Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno que lleva meses prevista.

Toca darse prisa para que las negociaciones lleguen a buen puerto cuanto antes, pero los internautas no tienen tan claro que se pueda estar tan seguro de que habrá acuerdo, por mucho avance formal que se haya llevado a cabo en los últimos días. “Todos sabemos que nunca van a pagar la deuda ni mucho menos los intereses. Aunque los acreedores les perdonaran la deuda ellos seguirían pidiendo préstamos porque no tienen ni para pagar las pensiones ni a los funcionarios. Es como si usted pidiera que le llenaran el frigorífico todos los días después de conseguir que el banco le perdonara el préstamo hipotecario”, aseguró un lector.

En la misma línea, se comentó que “todo es un paripé” por parte de Grecia y tal vez también del Eurogrupo para evitar males mayores y una ruptura formal del euro. En cualquier caso, los lectores aseguran que no se está optando por la mejor vía: “No se puede pagar esa deuda. ¿De verdad que la única solución es endeudarse más? No me lo creo, pero es la única solución que le dan a Grecia. No una reestructuración de la deuda, no una condonación como ha hecho el FMI con América Latina (eso sí, obligados). Lo único que se permite es endeudarse más para así quitarle cualquier margen de decisión soberana y claudicar para que se gobierne desde una Comisión Europea a la que cada vez se le dan más poderes que no hemos votado”.

Más allá de la justicia o no de lo acordado, los internautas creen que toca andar con pies de plomo y, “si por fin se llega a ese acuerdo, habrá que vigilar muy de cerca que se cumple en todos sus términos, pues no seria la primera vez que nos engañan después de que consiguen lo que quieren”, comentó un internauta. Y es que esas claves del documento del pasado lunes se pueden resumir en una muy sencilla: “Unos gastan lo que no tienen, otros pagan el fiestón les guste o no”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...