edición: 2327 , Viernes, 20 octubre 2017
20/05/2015
Tras declaraciones de Romero-Haupold

Los internautas critican al tejido empresarial español y relacionan negocio de éxito con ‘triquiñuelas’ fiscales

La presentación de AEMAB en la Bolsa de Madrid se convierte en foro para debatir sobre el mercado bursátil y el mundo empresarial
La opinión pública habla de un profundo descrédito hacia toda la clase a la que se relaciona con el movimiento de capital
ICNr
El mercado bursátil cumple muchas funciones, según los empresarios: sirve como alternativa de financiación para las pymes en un país donde el 90 por ciento de la financiación es bancaria; abre las puertas a una segunda oportunidad –ya que la banca no volverá a financiar a quien no prospere con su primer negocio- y democratiza el éxito, ya que en España “si un empresario triunfa es un especulador y si fracasa es un estafador que se ha quedado con el dinero de los trabajadores”. Es el titular que extrajo ayer la prensa a raíz de las declaraciones de Antonio Romero-Haupold, presidente de AEMAB, patronal del MAB, presentada ayer en la Bolsa de Madrid. Sus palabras le valieron un caluroso debate en la red sobre la dignidad del empresario, su mala prensa y sobre cuánto hay de cierto en esas frases hechas que llevan a la opinión pública a partir de la mala fe del emprendedor, sobre todo cuando tiene éxito y se convierte en un gran empresario.
Las declaraciones del presidente de AEMAB se producen en un contexto en el que se mira hacia el mercado bursátil con cierto recelo desde la perspectiva de los internautas. A nadie se le escapa que han sido tiempos convulsos en la bolsa, y prueba de ello son escándalos como el de Gowex o el de Zinkia. Justo ayer la prensa hablaba también de cómo, a día de hoy, la deuda a largo plazo de Bankia se encuentra ya al nivel de bono basura para la agencia de calificación Fitch. En concreto, Fitch rebaja el rating de Bankia desde 'BBB-', en grado de inversión, a 'BB+', el primer escalón de la categoría de especulación. En este último grado ya se encontraban los otros cuatro bancos, pero ahora Fitch rebaja a Banco Popular dos escalones más (desde 'BB+' a 'BB-') y uno a Cajamar (desde 'BB' a 'BB-'), y a BMN y Liberbank (estos dos últimos desde 'BB+' a 'BB').

La conclusión, en lo que a la bolsa respecta, es que se ha demonizado esta plataforma, y de ahí que empresas como la recién presentada AEMAB traten de impulsar el crecimiento de este mercado con la incorporación de nuevas compañías. También han buscado apoyo en el Gobierno y según Romero-Haupold "la respuesta ha sido positiva, aunque de momento sólo en palabras". El fin de esta plataforma no es otro que representar a las empresas, aunque también a sicavs o socimis. La patronal se enfrenta así a la desconfianza generada en torno al MAB, y la primera lanza de Antonio Romero-Haupold a favor de este Mercado se convirtió en un dardo contra la justicia: el presidente de AEMAB aseguró que el problema reside en la justicia española, ya que un "presunto estafador debería estar en cárcel [en referencia a Jenaro García, presidente de Gowex]", algo que sí ocurriría en otros países.

Sea un problema de justicia o de falta de regulación en este mercado para detectar este tipo de irregularidades, lo cierto es que los inversores continúan mirando al MAB escépticos, a lo que el presidente de AEMAB advierte: "El MAB es una inversión de riesgo, hay que informarse bien sobre el modelo de negocio de las empresas y hay que ser un inversor cualificado".

MITOS RELATIVOS

Los internautas se centraron en muchos frentes, uno de ellos la ‘mala prensa’ de los empresarios en España. De ellos se asegura que se han ganado su fama ‘a pulso’, aunque, como en todo, siempre existe una enorme distinción entre los pequeños empresarios y aquellos a los que “les va bien”, como si la falta de éxito fuera siempre culpa de condicionantes ajenos –fiscales, laborales… burocráticos- y el desarrollo de un negocio sólo pudiera ser fruto de triquiñuelas fiscales que sólo se enseñan “en las escuelas de negocios”.

Esa es la percepción que mantienen muchos ciudadanos, lo cual no quiere decir que no exista un sector que defiende todo lo contrario: “En España abundan los fracasados envidiosos resentidos, que son los que nutren los votos de los partidos de izquierda. Para ellos el empresario es siempre el malo de la película, más malo cuanto más éxito tenga”, criticó un lector. Así, “si la empresa te va bien, los envidiosos de la izquierda dicen que ganas dinero porque eres un estafador. Si te va mal es cuando dicen que lo que haces es especular, y encima se alegran que te vaya mal”, resumió un internauta.

Otros lectores fueron más allá en el debate y aseguraron que el problema reside en el atraso generacional e institucional que padecemos; en “la falta de rigor en uno mismo para consigo y la sociedad”. “Los empresarios en todo el mundo deben ser respetados porque, en definitiva, son los que arriesgan el dinero y se encuentran que otros empresarios les bombardean su negocio por la envidia, sin mirar ideologías, aunque eso interiormente contribuye a fomentar y engrandecer unos de los males de la condición humana”, comentó un internauta.

En el mismo sentido, se comentó que ese resentimiento es fruto de otras envidias pasadas. “El dolor se debe transformar en un qué puedo hacer por ti, no en un meter el dedo en el ojo para tener camino libre. No digo que haya que ser hermanitas de la caridad, porque los negocios son competitividad, pero todo deber ser hasta un limite”. Lo mismo se aplica a los trabajadores, para los que se exigió “respeto, ayuda, valoración y participación”. “De lo contrario, será un mueble”, mientras que lo ideal es “cambiar por el formas parte de la empresa, qué puedes hacer por nosotros”, de forma que el trabajador debe responda con compromiso. Para algunos lectores, esa involucración es la única herramienta para que los trabajadores asalariados dejen de ver al empresario como enemigo.

A pesar de quienes defienden este punto de vista prudente, otros siguen moviéndose en los extremos: “En España la mayoría de empresarios son unos estafadores a día de hoy y, en todo caso, envidiosos que se han valido de su envidia y ansia para precarizar y esclavizar”. “No todos han de serlo, pero esa picaresca rehogada con la corrupción política ha sido el caldo de cultivo para estos desmanes. Si es que España lo tiene todo para pensar esto… Y a los que piensen que va a cambiar la cosa, ya ven que los nuevos que llegan están pensando en pactar con los que criticaban para subirse a la mamandurria…”, criticó un internauta.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...