edición: 2619 , Miércoles, 19 diciembre 2018
25/03/2015
Balance del retoque de principios de año

Los internautas denuncian las taras de la reforma de las pensiones pero niegan conocer la solución

La prensa analiza el comportamiento del poder adquisitivo de los pensionistas de cara a los próximos años
ICNr
Las pensiones y toda la problemática que éstas envuelven se han convertido uno de los temas clave para la opinión pública desde hace meses. Más aún desde que el pasado 1 de enero de 2014 entrara en vigor la nueva fórmula de revalorización, una de las medidas que mayor trascendencia tiene en la evolución de los gastos del sistema a largo plazo. Desde ese momento la revalorización de las pensiones dejó de estar vinculada a la inflación, para pasar a relacionarse con un nuevo índice basado en los ingresos y gastos del sistema, al número de pensionistas y a la pensión media. La gran pregunta a la que trataron de responder ayer medios e internautas es cómo afecta esta nueva fórmula al poder adquisitivo de sus beneficiarios.
La prensa analizó ayer cómo desde última reforma las pensiones se encuentran sometidas, además, a unos límites mínimos y máximos, de forma que no puede resultar inferior al 0,25 por ciento ni superior a la variación del IPC en el periodo anual anterior a diciembre del año de referencia, más 0,50 por ciento. En resultado es la modificación de la regla que tenía como finalidad esencial el mantenimiento íntegro de las pensiones, mediante su actualizaciónautomática en base al índice de precios al consumo, estableciéndose un IR automático previsto en cada correspondiente Ley de PresupuestosGenerales del Estado.

De este modo, en esencia, al desvincular la revalorización de las pensiones del crecimiento de los precios, el nuevo marco normativo no permite garantizar en todo momento el mantenimiento del poder de compra de los ingresos tras la jubilación. Así, la dependencia de las pensiones de la evolución de la inflación puede suponer que la cuantía final que perciba el jubilado se vea mermada en términos reales.

A esta medida se le suma la futura introducción del factor de sostenibilidad en 2019, como segunda fórmula creada por el legislador para tratar de contener el incremento del gasto en pensiones y el agravamiento de la situación financiera de la Seguridad Social por la aparición de déficit continuos del sistema contributivo generados estos últimos años. La prensa recordó cómo esta situación de las cuentas dela Seguridad Social ha provocado que se realicen repetidas –y criticadas- disposiciones del Fondo de Reserva, más conocido como la ‘hucha de las pensiones’, para poder garantizar el abono ordinario y extraordinario de las pensiones.

La situación se agrava, así como el tono de los comentarios de los lectores, si se tiene en cuenta queel informe anual del Fondo, entregado el pasado lunes al Congreso, confirmaque sólo quedan 41.634 millones en la hucha, lo que significa que en los últimos tres años se ha gastado nada menos que un 38 por ciento de éste. Además, la actualización de 2014 y 2015 ha operado directamente el mínimo del 0,25 por ciento, ya que el Ministerio se limitó a anunciar que el resultado de la fórmula de actualización era negativo.

La prensa habló también del envejecimiento de la población, problema estructural clave al que hay que atender dado que las estimaciones hechas señalan que el sistema de pensiones seguirá en déficit hasta al menos el año 2020 y, aunque vaya disminuyendo poco a poco, el resultado del índice de revalorización será negativo, lo que llevará a que la actualización anual será en los años siguientes, del 0,25 por ciento.

Además, se analizó la escasa repercusión que ha tenido esta reforma –profunda como pocas- entre los afectados, explicada tal vez porque el comportamiento de los precios en relación con la revalorización de las pensiones ha provocado que el poder adquisitivo de éstos no se vea excesivamente mermado. Así, aunque en el año 2013 los pensionistas perdieron poder adquisitivo en términos reales de un 1,15 por ciento porque la inflación subió un 1,40 por ciento y las pensiones se incrementaron un 0,25 por ciento, en cambio, en 2014, el resultado de un IPC negativo del 0,20 por ciento y la subida nominal de las pensiones del 0,25 por ciento hizo que se revalorizaran en un 0,45 por ciento. De todos modos, la prensa hizo balance y aseguró que tomando estos dos años en conjunto, la pérdida adquisitiva de los pensionistas ha sido del 0,70 por ciento. En cuanto al escenario de los próximos años, se habla de una especie de congelación, atendiendo a la nueva fórmula de cálculo y a la evolución del IPC.

¿Cómo perciben esta situación los internautas? La lectura, como en otras ocasiones, tiene mucho que ver con la falta de medidas eficaces por parte del Gobierno. Se parte de la base de que se trata de un problema de difícil solución: de un lado, el envejecimiento de la población depende de muchísimos factores poco controlables; y de otro, no pueden exigirse cotizaciones mayores en un contexto de crisis como el actual en el que es necesario promover el empleo.

Con todo, parece que deberían existir opciones más eficaces cuando se trata de reformar el sistema, aunque lo cierto es que lo complejo de la materia hace que pocos se lancen a analizar sus bondades y virtudes. Sólo se asegura que desde le Gobierno “se intenta justificar lo injustificable”: que a los mayores se les “maltrata”
después de “estar cotizando años y años, engañándoles como a tontos”. Esta situación se percibe como especialmente injusta teniendo en cuenta que “los políticos, con solo cotizar 8 años, tienen asegurada la máxima y perpetua, pero eso lo callan, además con retiros de lujo y puertas giratorias”.

Mientras, los internautas definen el país de forma desoladora: “Este no es país para jóvenes, ni para trabajadores, ni para autónomos, y ya ni para viejos”, sentenció un lector, criticando la mala planificación económica patrocinada por los dos grandes partidos políticos de España. “Así no sé qué será de nosotros en pocos años; parece que sólo es apto para politicastros y defraudadores fiscales”, criticó un lector. Se habló, además, de un sistema que se ha convertido en una verdadera “estafa piramidal” que “tarde o temprano sale a la luz”.
“El modelo de pensiones español es un sistema piramidal y, por tanto, un timo”, resumió un internauta.

Otros se lanzaron a poner en duda la capacidad gestora del Estado en materia de pensiones e incluso la conveniencia de contar con un sistema de protección para quienes no cotizan. “La pensión contributiva es como un plan de pensiones de un banco: consiste en devolver lo que ya se ha pagado a lo largo de los años y si no se paga se incurre en delito. 
El problema para el Estado es tener que pagar las pensiones no contributivas, el paro a mogollón de parados, el PER, la PAC, el otro PER de los mineros del carbón, el gasto abrumador de las 17 autonomías, los viajes del Imserso, las miles de subvenciones peregrinas, el montón de ONGs inútiles y otras miles de cosas variadas”, criticó un internauta.

Así, entre las soluciones de los internautas –pocas-, se habló de puntos que ya se han contemplado: aumentar la edad de jubilación, la capacitación constante para competir en el manejo de las nuevas tecnologías –si no “los mayores no podrán seguir trabajando, con consecuencias desastrosas”, e ir hacia un sistema privado de pensiones, de forma que “tanto ahorras, tanto cobras al retirarte”.
Otros hablaron incluso de
enseñar políticas de ahorro”. Y es que, a juicio de algunos, “cuando el Gobierno maneja las pensiones, medran los no previsores”.


Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...