edición: 2789 , Lunes, 26 agosto 2019
22/06/2015
Posible salida del euro

Los internautas temen por la situación de España a raíz de la falta de acuerdo entre Grecia y el Eurogrupo

La opinión pública asegura que los analistas dibujan un escenario de no interferencia en España para evitar un efecto contagio
ICNr
Grecia corre, más que nunca, riesgo de resquebrajarse y de afrontar un escenario de impago y de abierto incumplimiento de sus obligaciones, con todo lo que ello puede implicar. Con la mirada puesta en la decisiva cumbre de hoy, lunes, Grecia se prepara para las posibles consecuencias económicas que pueden darse si no hay un acuerdo con los socios y que incluyen la salida del euro, un escenario que la población afronta con preocupación y que desde España se vive con incertidumbre y temor. Los internautas se lanzaron ayer, una vez más, a calibrar las consecuencias de esta posible ruptura, y lo hicieron mostrando una especial preocupación ante la inminencia de un verdadero punto de inflexión.
De hecho, los medios se centraron durante este fin de semana a analizar cómo se vive desde España la espera a un acuerdo que, a estas alturas, parece altamente improbable. Se habló de una alarma moderada, espera ya que incluso si se produjera la ruptura de la zona del euro el impacto en la economía y las finanzas españolas sería limitado.

La prensa analizó la situación recordando cómo, tras varias semanas de negociaciones, ultimátum, amenazas y desplantes, las conversaciones están en punto muerto a la espera de que la reunión de hoy, inmediatamente anterior a la cumbre de líderes de la eurozona, sirva una vez más para tratar de alcanzar un acuerdo in extremis para evitar una quiebra y una eventual salida del euro de ese país.

La consecuencia inmediata de esa salida de Grecia de la zona del euro sería, según los analistas, una crisis financiera y la emisión de una nueva moneda que habría que devaluar significativamente en relación con el euro.

Pero ¿cómo afectaría esta situación a España? Los analistas consideran que para Europa las repercusiones serían graves en cuanto a la credibilidad del proyecto europeo, que nunca hasta ahora había sido puesto en cuestión y se había considerado irreversible. En cuanto a nuestro país, las declaraciones del ministro de Economía, Luis de Guindos, llaman a la tranquilidad: el pasado viernes aseguró que España no necesita planes de contingencia por si hubiera una quiebra griega o una salida del país del euro, reconociendo que lo que está en juego es el futuro de la eurozona.

En este sentido, y centrándose en España, Carlos Fernández, analista de XTB, distingue dos vertientes: por un lado las pérdidas económicas con motivo de una posible quita de deuda, y por otro las políticas, ya que se crea un precedente de abandono de la moneda única y se rompe el principio de que es un proyecto irreversible. Así, las consecuencias económicas vendrían del lado del coste para el Estado, de la subida de sus costes de financiación, la salida de capitales extranjeros y el hundimiento de la bolsa.

De momento, el mercado de deuda soberana es el que más ha acusado la posibilidad de un "grexit"; en el secundario, el interés del bono español a diez años, el de referencia para medir el riesgo país, ha repuntado por encima del 2,3 por ciento, su nivel más alto desde agosto de 2014, desde el mínimo histórico de marzo, por debajo del 1,2 por ciento. Esto ha elevado la prima de riesgo de España desde los apenas 90 puntos de mediados de marzo a los algo más de 150 que ha marcado esta semana.

Además, frente a la salida masiva de capitales de Grecia y la retirada de fondos y depósitos de los bancos griegos por parte de los particulares -casi 35.000 millones de euros desde noviembre, 3.000 millones sólo la semana pasada-, en España la situación es muy distinta: los depósitos de familias y particulares que custodian las entidades financieras españolas han subido -un 0,6 por ciento en abril, último mes del que el Banco de España ofrece datos-.

Por otro lado, la exposición de España a Grecia es relativamente baja y muy inferior a la de otros países de nuestro entorno; en concreto, la ayuda que España aportó para los rescates es de unos 28.000 millones de euros, a los habría que sumar la exposición de las entidades financieras españolas a la deuda griega, unos 500 millones de euros.

INQUIETUD ENTRE LOS INTERNAUTAS

El hecho de que la exposición de España a problemas derivados de un impago por parte de Grecia no sea elevada no significa que la preocupación se reduzca. Es cierto que la intranquilidad que muestran los lectores no es alarmante, pero sí resulta más elevada de lo que la gravedad de la situación permite, a simple vista, augurar La incertidumbre siempre lleva a la opinión pública a situarse en el escenario peor, más aún cuando no existe ensayo previo alguno para una hipotética situación de ruptura en la UE. Nunca antes ha ocurrido y, por tanto, no hay peligro descartable ni escenario seguro alguno.

Así, no pocos lectores aseguran que, por mucho que los analistas lo nieguen, el riesgo de que el impago griego arrastre a España a una agravación de la crisis es real y mayor de lo que se dice. Tal vez, comentan algunos, los comentarios que invitan a bajar la guardia sólo traten de evitar un ‘efecto contagio’ y de mantener la calma entre los ciudadanos. Es más, hay quien asegura que “España lo que debe esperar es caer en el mismo abismo que Grecia, ya que hemos cometido los mismos errores y seguimos sin solucionarlo porque ni siquiera lo miramos como el verdadero problema: una elefantiástica y tumorada Administración Pública que es un pozo sin fondo y que nos va a asfixiar a todos”.

Los temores de los internautas se dejaron ver en los comentarios de los lectores: “Si creen que lo que está pasando en Grecia está tan lejos de España, vayan a cualquier banco de España e intenten cerrar una cuenta, mandar dinero al extranjero, etc., por no hablar del tono humillante con el que lo tratan a uno. Si la economía estuviera mejorando de verdad, la gente no iría con miedo a los bancos. Si podéis, mantened vuestro dinero lo más alejado posible de los bancos españoles”, sentenció un lector.

“Yo ya tengo vendido todo lo inmobiliario, y convertido en dólares… A mí no me va a coger desprevenido la depreciación de la neopeseta. El euro esta herido de muerte porque las naciones nunca se pusieron de acuerdo; aquí en Europa antes del euro siempre estuvimos haciéndonos la puñeta y ahora no va a ser diferente”, comentó otro internauta.

En palabras de los lectores, esa inquietud en España tiene mucho que ver con que se sabe que dentro de 20 años “estaremos igual o peor que Grecia”. “Ningún partido político se atreve a bajar las pensiones, para no molestar a los votantes viejos, que son mayoría, por lo que emitimos deuda para poder pagar pensiones... O las bajas, o el país quiebra; tan simple como eso... Hay jubilados cobrando 1.900 euros, con piso y coche pagados, mientras los jóvenes cobran 700 y no tienen nada… Normal que no tengan hijos, normal que España esté muriendo demográficamente… Es el mundo del revés”, sentenció otro lector.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...