edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
05/10/2015
España está ”en precio”

La inversión extranjera coge a la Bolsa con el paso cambiado

La liquidez que evita los emergentes y se fija en España y la convierte en un foco de oportunidades con activos a buen precio
Juan José González
El pulso de la Bolsa española parece caminar en sentido opuesto a la recuperación económica. El escenario da cuenta de esta contradicción, pues transcurridos diez meses del año, el mercado de valores pierde un 7% -en el mismo nivel de 2012- cuando la economía avanza viento en popa por encima del 3%. Es evidente que está descontando riesgos que no son los que se están generando en el mercado interior, sino que proceden del exterior. Paradójicamente es del exterior de donde proviene el mayor flujo de compras que se registra, así como las numerosas ofertas de inversión que se pueden materializar en los próximos meses.
Parece que el mercado español está "en precio" en numerosos sectores y en multitud de activos que resultan atractivos para el dinero foráneo, sensación que contrasta con cierto desinterés del inversor nacional, más pendiente del próximo evento electoral que de las oportunidades que sí identifican los extranjeros.

El mercado bursátil, como un termómetro más, indicador de confianza y del sentimiento del inversor, parece estar recogiendo en los últimos meses las dudas sobre la economía china, la desaceleración económica europea, el frenazo de los emergentes y, sobre todo, la incertidumbre de la decisión más esperada sobre los cambios en los tipos de interés en EE UU. Tampoco hay que olvidar los efectos de los precios de la energía, a la baja, ni la depreciación de algunas monedas. A la sombra de esa coyuntura, la economía española sigue con buen pulso y tensión arterial, con mayor consumo privado y demanda de los hogares y empresas que se convierte en mayor empleo y ventas, como sombra también es la evolución positiva de estas variables se lleve a cabo con la persistencia de recortes en los precios. Sin embargo, no se tiene la certeza de que este escenario vaya a mantenerse en el tiempo que resta hasta la celebración de las elecciones generales.

Una semana después de las elecciones catalanas, de las que se decía ser el centro de la mayor incertidumbre y, por tanto, el factor más desequilibrante para la Bolsa española, la prima de riesgo y la compra de deuda pública, los inversores siguen a la espera de esas señales que les despejen las dudas que están frenando sus decisiones. Los expertos aseguran que los resultados de la pasada semana ya estaban descontados y que en adelante, a partir del 27S, todo empezaría a cambiar, se entiende que en sentido positivo. Pero los mercados de renta variable siguen recortando valor, acumulando pérdidas hasta igualar los niveles de 2012.

Parece una situación curiosa la que define la realidad de la coyuntura española pero con un diferencial con Alemania cada vez más estrecho, más cerca de los cien puntos porcentuales, los mercados viven en negativo, bajo una atmósfera de continuas pérdidas, y que seguramente son tomadas por muchos agentes como un presagio del mal cierre del año que se espera si el escenario económico -y sobre todo político- continúa enredándose en estos dos meses y medio hasta la cita electoral de diciembre.

La realidad económica sigue estando dominada por el mensaje oficial optimista que identifica el cambio de tendencia con una recuperación económica confirmada por las cifras del crecimiento del PIB. Curiosamente, es un mensaje que cala con mayor intensidad en el exterior que en el mercado español. La prueba de que la economía española tiene más `crédito´ fuera que dentro se encuentra en la llegada de algunos inversores asiáticos, caso de los chinos, que identifican el mercado español una buena oportunidad de inversión a los precios actuales. Crédito en forma de confianza es sin duda el que procede de inversores norteamericanos, a quienes parecen interesarle, empresas de todo tipo, edificios, bancos, factorías y marcas.

Se trata de inversores que buscan expansión y colocación de excedentes de gran liquidez a los que el riesgo controlado de una economía en recuperación parece inspirarles hoy día mayor confianza que la que se desprende de las numerosas dudas de las economías emergentes de América central y del sur. Es probable que las próximas cifras que se conozcan sobre inversión extranjera muestre el despegue de las transacciones en España, y que si las numerosas ofertas de compras que parecen tener sobre la mesa muchas empresas españolas, llegan a buen puerto sea el principio de una etapa de fuertes movimientos corporativos. Lo que no está claro todavía -al menos, antes del 20D electoral- es que la Bolsa vaya a ser capaz de reflejar la nueva ola de inversión extranjera en el mercado español.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...