edición: 28267 , Jueves, 17 octubre 2019
19/12/2016
banca 

Jugar con los bancos

Alfonso Pajuelo
Que los bancos no pasan por su mejor momento es una obviedad pero también un eufemismo que oculta a duras penas que el negocio bancario está en horas bajas por distintos factores, unos coyunturales y otros estructurales. La situación requiere medidas urgentes, especialmente en el terreno de la gestión para adaptarla a los nuevos tiempos, sobre todo por la transformación tecnológica, pero también porque la crisis trajo una desconfianza generalizada por parte de empresas y particulares hacia la financiación ajena, solo atenuada por los banjos tipos de interés que abarataron esta de forma significativa. Pero ni eso parece que haya sido suficiente para que el negocio se recuperara y las entidades han tenido que echar mano de las comisiones por servicio para compensar, lo que a su vez ha retraído la demanda. La rentabilidad por operación de activo está en mínimos y por lo tanto hay que multiplicar exponencialmente estas para lograr beneficios suficientes. Estamos pues ante una industria de producción masiva y eso requiere entidades de tamaño mayúsculo. El tamaño vuelve a importar.

Todo esto ocurre tras superar las entidades un crisis profunda de la que han salido con más o menos fortuna pero no indemnes. Las heridas son visibles y sin tiempo para recuperarse y en un entorno económico todavía muy difícil, tienen que enfrentarse a su transformación. No es tarea fácil y el asunto compete, indudablemente, a las propias entidades, pero también a las autoridades nacionales y comunitarias.

Hay que hacer la salvedad de que la banca española es la que está menos mal de toda la de la Unión y eso debe ser tenido muy en cuenta por las autoridades españolas. Sin embargo, entramos en el terreno político y eso, como sabemos por experiencia, representa más un peligro que parte de la solución.

Una de las características de los mandatos de Rajoy ha sido que no han podido, o no han sabido, influir en la designación de los grandes ejecutivos de las empresas, acendrada costumbre en España que ha tenido resultados dispares. El “error” ha sido positivo en general pero ahora nos enfrentamos, en el caso concreto de la banca, a una oportunidad pintiparada para que el Gobierno influya. Más aun, tiene la posibilidad de influir en el inevitable proceso de concentración y eso es preocupante.

La experiencia en ese terreno es aterradora. Solo recordar casos como las cajas gallegas, la madrileña y las valencianas, etc. La influencia, vistos los resultados, fue aterradora. Ahora nos encontramos en la tesitura de que la intervención de las autoridades parece irremediable pero esta debería ser para solventar un problema y no para incrementar su poder. Hay que recordarles que, por ejemplo, juntar dos problemas suele crear uno mayor. Tómese como aviso a navegantes.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...