edición: 2579 , Lunes, 22 octubre 2018
20/06/2017
banca 

Klarna, el niño mimado de las fintech, obtiene una licencia bancaria pedida con el objetivo de globalizarse

La entidad especializada en los pagos se suma a la lista de otras tecnológicas que han obtenido autorización
Carlos Schwartz
Klarna es una fintech sueca especializada en la intermediación de pagos. Inició su actividad en 2005 soportando el riesgo de los compradores antes de su pago frente a los comerciantes minoristas en una plataforma online y tuvo un éxito significativo que le permitió construir una base de 60 millones de clientes en toda Europa y ser el vehículo de pagos por importe de 13.000 millones de euros al año con 70.000 comercios adheridos. La empresa domina en el mercado de pagos on line en los países nórdicos y Alemania y está presente en 18 naciones, y aspira a extenderse al resto del continente. La Autoridad Sueca de Supervisión Financiera anunció esta semana que le había concedido una licencia solicitada hace 20 meses por este niño mimado del sector de las tecnológicas financieras. De acuerdo con el principal ejecutivo de Klarna, Sebastian Siemiatkowski, la compañía pasará a llamarse Klarna Bank y no va a modificar su estrategia. Seguirá centrada en la intermediación de pagos, aunque con la nueva licencia ofrecerá la posibilidad de cuentas corrientes para la domiciliación de nóminas y emitirá tarjetas de crédito.
Sin embargo, el banco no piensa entrar en la competencia por el crédito hipotecario y otras actividades tradicionales de la banca. Pero su máximo ejecutivo considera que los bancos no dan a los clientes el trato que se merecen y señala que en el sector tecnológico la competencia quita del mercado con mucha rapidez a los que no son capaces de dar satisfacción a los clientes. Admite sin embargo que por sus peculiaridades el sector bancario tiene una fuerte inercia que le permite mantenerse a pesar de todos los matices adversos que quitarían del mercado a otros competidores en sectores no financieros.

El regulador de la City británica concedió dos licencias recientemente a competidores de Klarna: Zopa y Funding Circle. Sin embargo la entidad sueca es la más grande del sector. El año pasado obtuvo beneficios de 410 millones de dólares y en una operación de financiación en 2015 la empresa fue valorada en 2.500 millones de dólares.

Siemiatkowski considera que el sector de banca se está acercando a lo que el denomina un “momento iPhone”, es decir el punto en cual puede registrarse una modificación cualitativa del mercado en favor de uno de sus actores. El ejecutivo califica a la situación del mercado como necesitada de “alguna RyanAir”, es decir de un jugador global que imponga sus condiciones de precios al mercado.

En general, todo el sector de las fintech ve en los costes que los clientes deben pagar a la banca el verdadero talón de Aquiles de las grandes entidades de crédito y aspiran a ofrecer servicios a un coste muy por debajo de los aplicados por los bancos. No todos los analistas del sector de banca consideran que los recién llegados van a destronar a las entidades tradicionales que dominan el mercado bancario. “Hay una economía de escala, hay costes de oportunidad... es difícil quitar su negocio a un banco que está establecido con sus propios medios y su red mundial de sucursales propias y bancos corresponsales”, señala un consultor del sector bancario en España.

La aspiración de los socios de Klarna es convertir al ahora banco en un jugador global y esperan entrar en breve en el mercado de Estados Unidos a expensas de su licencia bancaria. “En la medida que el conjunto de la cadena de valor de la banca está sometida a retos, el sector de pagos ha sufrido una muy profunda transformación.

Klarna ha jugado su papel en esta disrupción de los servicios de pagos para su mejoría, y ahora como banco intensivo en tecnología, orientado hacia el consumidor e impulsado por nuestros productos tenemos las herramientas para encabezar el cambio en la banca al por menor”, de acuerdo con el ejecutivo. La entidad se jacta de tener la mejor plataforma tecnológica para canalizar pagos, carecer de una herencia administrativa adversa y tener una amplia experiencia en el trato con clientes minoristas.

A comienzos de este mes el fondo Brightfolk A/S de Suecia, una entidad del financiero Anders Holch Povlsen adquirió una participación “estratégica” en Klarna. El empresario es el propietario de una cadena de tiendas de moda a través de su grupo Bestseller y está vinculado al capital de las tiendas de moda online Zalando y Asos, entre otras plataformas. Esta participación está vinculada a la obtención de la licencia bancaria porque tras su concreción el empresario adquirirá la mayoría de las acciones de otros socios estratégicos de Klarna: General Atlantic, DST Global y Nicklas Adalberth que seguirán como minoritarios.

De esta forma Anders Holch Povlsen y su entidad Brightfolk pasarán a ser los propietarios del banco. Klarna ha mostrado un crecimiento significativo el año pasado con la incorporación de 16.000 nuevos comercios a su red de tiendas adheridas que de acuerdo con la entidad son actualmente más de 70.000. El equipo de Klarna afirma que debido a trabas regulatorias los bancos con tecnología desactualizada y poca satisfacción por parte de la clientela han logrado sobrevivir, algo impensable en la competencia entre empresas que basan su actividad sobre el desarrollo tecnológico. Apuntan al hecho que la clave del desarrollo de empresas en el contexto actual, incluso tras la crisis financiera internacional, ha sido la globalización que ha permitido que modelos como H&M y Zara crezcan y consoliden su cuota de mercado. “Sin escala global no hay posibilidad de poner límites a los competidores menos sofisticados y poco flexibles como la banca tradicional”, señala un analista del sector quien puntualiza que las fintech que logren licencias bancarias y sean capaces de instalarse como un operador global en poco tiempo serán quienes acaben desintermediando a la banca tradicional.

En el último mes dos de las tres plataformas tecnológicas más importantes de crédito de Reino Unido obtuvieron una licencia plena por parte de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés), el regulador del sector en la City. Son las tecnológicas que captan recursos de clientes para adjudicarlos en crédito a prestatarios particulares y pequeñas y medianas empresas. La licencia trae aparejado un negocio suplementario por las franquicias a las cuentas de ahorro con un límite de 20.000 libras que sólo pueden ofrecer los bancos con licencia y que están exentas en el impuesto sobre la renta de las personas físicas. Las tres tecnológicas más grandes de Reino Unido en este tramo del mercado de crédito son Zopa, Funding Circle y RateSetter.

Este modelo de banca digital compite de forma directa con la actividad bancaria por definición: la concesión de crédito, algo a lo que Klarna de momento ha renunciado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...