edición: 2390 , Martes, 23 enero 2018
05/02/2013
La empresa de Slim sufre pérdidas significativas en sus inversiones europeas por la caída del precio de las acciones

KPN estudia un incremento de capital que se puede anunciar hoy si llega a un acuerdo con América Móvil

Carlos Schwartz

KPN necesita un urgente refuerzo en su capital tras una inversión desproporcionada en espectro de frecuencias para recuperar la iniciativa en Holanda. La empresa gastó en la subasta de frecuencias 1.380 millones de euros con la esperanza de reactivar su presencia en el mercado de móviles. El operador, antiguo monopolio de telefonía fija en el país, ha ido perdiendo terreno a la competencia, significativamente ante Vodafone, Deutsche Telekom (T-Mobile) y Tele2, quienes compitieron con fuerza por el nuevo espectro. La puja hizo que el estado holandés tuviera un récord de recaudación por la venta de frecuencia de 3.800 millones de euros, de los cuales más de un tercio fue pagado por KPN que se esforzó en lograr una adjudicación de espectro radioeléctrico que le permita hacer frente a la competencia creciente en el sector de la transmisión de datos, voz e internet a través de los terminales denominados smartfones.

El ex monopolio estatal en el que América Móvil (AM), del millonario mexicano Carlos Slim, tiene una participación del 27,5% anuncio en el tercer trimestre del año pasado una caída del beneficio neto del 32%. Esta reducción del beneficio se debe esencialmente a la pérdida de terreno del operador en el sector de móviles inteligentes, tendencia del mercado que KPN literalmente ha despreciado. Por su parte la entrada de América Móvil en la operadora se hizo al precio de 7,7 euros por acción, y la cotización ahora de los valores de KPN está en torno a los 4,5 euros por acción lo que implica pérdidas del orden de los 1.000 millones de euros. De acuerdo con fuentes de medios financieros la ampliación de capital de KPN sería del orden de los 4.000 millones de euros, pero América Móvil se resiste a la decisión del consejo. Esto puede determinar que de haber un acuerdo se quede debajo de esa cifra.

Analistas del mercado de telecomunicaciones consideran que KPN requiere una inyección de al menos 5.000 millones de euros, pero consideran imposible que pueda lograr un objetivo de esa dimensión. AM entretanto no quiere ver diluida su participación y está negociando con el objetivo de que la operación para obtener capital se haga al menos en parte con instrumentos híbridos que no supongan una dilución efectiva a la hora de la emisión, sino en una eventual conversión. Fuentes de medios financieros sugieren que el punto de encuentro entre el consejo y AA está en una ampliación de capital de no más de 2.000 millones de euros, en parte hecha con instrumentos híbridos. Esta cifra es considerada insuficiente para sostener los planes de inversión de la empresa. El motivo para el incremento de capital es que el precio de las frecuencias adquiridas el año pasado se disparó de forma imprevista por la fuerte competencia. Si finalmente no hay acuerdo sobre el incremento de capital AM puede mantenerse al margen con la consiguiente dilución de su participación. Las inversiones europeas le están jugando una mala pasada a la empresa de Slim, y a sus inversiones personales como el 3,2% del capital de PRISA que adquirió en 2011.

KPN debe anunciar hoy sus resultados para el cuarto trimestre de 2012 y se espera que junto con ellos haga público el incremento de capital. La noticia de la inversión en frecuencias el año pasado tuvo su contrapartida en el anuncio por parte de la empresa de la cancelación del resto de su dividendo para 2012, y la reducción del dividendo para 2013 de 0,35 euros por acción a 0,03 euros por acción. La decisión provocó una caída del 15% de la cotización de las acciones en la Bolsa de Amsterdam hasta los 3,94 euros La empresa ha perdido cuota de mercado y está actualmente por debajo del 45%, y espera recuperar posiciones a expensas de su inversión en frecuencias.

Pero el mercado se ha hecho más competitivo con la entrada de la sueca Tele2. El objetivo central de KPN es intentar frenar a Vodafone en su mercado doméstico, objetivo que está por ver si logrará tras haber perdido el tren de los smartfones y la transmisión de datos en telefonía móvil que es la tendencia fundamental en los mercados europeos. Vodafone se ha afirmado en los últimos dos años precisamente a expensas de KPN. La operadora se ha retirado de los mercados que no considera estratégicos, pero tiene vocación de permanecer en los que le suponen ingresos y buen posicionamiento como es el caso de Bélgica y Alemania.

A mediados de diciembre KPN vendió su operador virtual en España Simyo que operaba bajo el paraguas de Orange, quien a su turno adquirió la empresa. En 2011 KPN vendió sus operaciones en Francia. KPN quiere entrar ahora con fuerza en el mercado de transmisión de voz, datos e Internet móvil en el espectro de 4G pero debe recuperar músculo financiero para tener éxito en ese objetivo.

Si la empresa no logra resolver sus problemas de capital, de forma de reducir la proporción de deuda/recursos propios, corre el riesgo de que sus bonos sean degradados por las agencias de calificación de riesgos al nivel de bono basura lo cual sería un revés significativo para lograr financiarse en el mercado.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...