edición: 2788 , Viernes, 23 agosto 2019
16/03/2012
Sólo la juez ha fallado contra la exdirectora de la caja

La Abogacía del Estado sigue sin intervenir en la CAM

Los inspectores de la Agencia Tributaria no han ido a casa de Amorós
María Dolores Amorós perdió su demanda y puede terminar en el banquillo de los acusados
Juan José González

Los buenos profesores siempre dejan huella, así que a propósito del fallo de la juez que hace unas horas ha dejado sin indemnización ni pensión vitalicia a la exdirectora de la CAM, María Dolores Amorós, habría que recordar que “cuando la convivencia y el futuro de todos están en peligro, no se debe andar con miramientos”. Incluso, si se interpretan bien aquellas palabras del Gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez (30-09-11) “la CAM es lo peor de lo peor”, es posible que ahora se pueda entender, gracias al “caso Amorós”, que al Gobernador le asistía toda la razón del Reino. Pero con independencia de la responsabilidad de la inspección del Banco de España y de la Comunidad Autónoma a la que pertenecía la caja de ahorros (con representantes en su consejo), llaman la atención dos asuntos que el paso del tiempo esta logrando dejar cada vez más difuminados, a costa de mantenerlos en la sombra.

Por un lado, la ausencia de persecución jurídica por parte de un buen Abogado del Estado, institución y poder que están ahí para ser empleados con el propósito y misión de asegurar el bien de todos los ciudadanos amparados por la Constitución. Una ausencia que se echa en falta una vez conocida la decisión de la juez de declarar que no corresponden a derecho las reclamaciones de Amorós. La Abogacía del Estado debería perseguir, al mismo tiempo que la justicia ordinaria investiga y juzga, el ámbito alrededor de la exdirectora de la CAM, sus familiares y amistades más próximas, así como sus compañeros cercanos en la gestión de la entidad financiera donde ha cometido presuntamente irregularidades. ¿Han ido los inspectores de la Agencia Tributaria al domicilio de Amorós y sus secuaces? No. En fin.

No se trata, únicamente, como hace la justicia ordinaria, de perseguir el delito en su vertiente económica y monetaria, sino también, de investigar el destrozo de la imagen y de la legitimidad del sistema económico del que se han servido para causar un daño a la reputación internacional de la banca y de los banqueros españoles. Es posible que los cientos de millones de euros dilapidados en la gestión de Amorós y los suyos, sean al final, el chocolate del loro, sin embargo, el destrozo de la legitimidad es difícilmente evaluable, salvo que Fernández Ordóñez ya lo hubiera estimado e incluido en ese concepto de “lo peor de lo peor”.

Por otro lado, y segundo de los asuntos, llama la atención la reacción de los consejeros (ya exconsejeros) de la CAM. Los últimos directores generales de la caja, la propia Mª Dolores Amorós y Roberto López mantuvieron en silencio las pérdidas y no informaron a los exconsejeros. Estos no tenían ni idea de que las cifras fueran el camino que se descubrió al final, incluso uno de ellos estaba convencido de que se trataba de una errata de la prensa y no se lo podía creer mientras desayunaba en un hotel de Sevilla.

Recuerdan que el exconsejero Enrique Garrigós aseguraba que las informaciones sobre pérdidas tan cuantiosas -1.136 millones- no habían pasado por el consejo. Otros exconsejeros estaban seguros de la gestión llevada a cabo por la dirección general y confiaban en que la inyección de dinero del Banco de España viniera acompañada de una inyección moral.

Entretanto, otros consejeros tranquilizaban a la plantilla, a los cuadros medios, “tranquilos, que no pasa nada” decían. En privado otro consejero reía: “a mí ya no me sorprende nada”, Armando Sala, ex vicepresidente declaró a un medio “no entiendo nada de nada”, y llamaba a la paciencia hasta tener alguna comunicación más precisa. Al parecer, los datos del primer semestre, no habían llegado a todos los consejeros, incluso un de ellos aseguraba convencido que él tenía conocimiento de una pequeña cifra de morosidad pero nada más. “Lo peor de lo peor” que decía uno “no se puede andar con miramientos” que decía mi profesor.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...