edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
18/06/2014

La AIE advierte sobre las consecuencias de la crisis iraquí para la producción de crudo de la OPEP

La fuerte demanda de China para acumular petróleo en sus reservas añade presión a los precios
Carlos Schwartz

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) advirtió en su informe con proyecciones a cinco años que la irrupción de las acciones militares en Irak atentan por la base contra las expectativas de producción de la OPEP. En los análisis de la AIE, así como en las previsiones del cartel de exportadores, el incremento en la oferta de crudo del bloque se basaba en los aumentos sistemáticos de producción de Irak. Las expectativas se centraban en el hecho de que estabilizado el país se recuperarían los niveles de producción históricos que por otra parte revisten un interés de estado para Bagdad ya que su balanza de pagos depende de ello. Los recursos para la reconstrucción del país deberían precisamente salir de las exportaciones de crudo. De acuerdo con las estimaciones de la AIE el 60% del incremento de la producción de crudo de la OPEP debería ser aportado por Irak.

Las previsiones de este lobby se han hecho hasta 2019 como escenario en el cual el petróleo virtualmente se elimina como combustible en el sector de la energía y en el sector residencial. Sin embargo crece de forma explosiva la demanda en la petroquímica y se mantiene como combustible en el transporte que insume 5,5 barriles de cada 10, de los cuales 4 son para el transporte por carretera.

De acuerdo con el estudio el aporte de la OPEP debería crecer en 2,1 millones de barriles por día (mb/d) hasta los 37,1 mb/d en 2019. Pero esta proyección se basa en que Irak aporte el 60% de ese incremento. Algo que la crisis actual pone en duda. Además el estudio puntualiza que no se trata sólo de Irak, sino de la falta de estabilidad en el norte de África y Medio Oriente, con una mención especial a la crisis en Libia.

Mientras, la oferta de los productores que no son miembros de la OPEP crece de forma significativa. De acuerdo con esas previsiones la oferta total al mercado para 2019 aumentaría en 9 mb/d hasta los 105 mb/d, lo cual supone que los no OPEP aportarían entre 6 y 7 millones de barriles por día. La AIE señala que Estados Unidos se ha convertido en uno de los principales productores de petróleo no convencional a nivel mundial por una combinación excepcional de factores del subsuelo y la superficie, como la tecnología. Pero advierte que la experiencia va a marcar una tendencia en la cual otros países van a intentar poner en marcha una réplica de ese éxito. Este factor puede suponer un aumento a nivel global de crudo no convencional. De acuerdo con el informe la producción mundial de crudo no convencional fuera de Estados Unidos crecerá para 2019 en 650.000 barriles diarios.

"Seguimos considerando que el crecimiento sin precedentes de la producción de crudo en el norte de América, en especial Estados Unidos, proseguirá. Para finales de la década Norteamérica tendrá la capacidad de convertirse en un exportador neto de líquidos del petróleo”, afirmó la Directora Ejecutiva de la AIE Maria van der Hoeven, quien añadió que:
“Al mismo tiempo la OPEP se mantiene como un vital proveedor del mercado, aunque sufre adversas condiciones para aumentar su producción”.

El envejecimiento de los campos de petróleo es un mal que afecta a todos los productores de la OPEP, pero los problemas en la superficie están aumentando: las preocupaciones por la seguridad constituyen un problema creciente para varios productores y los riesgos para la inversión han alejado a algunas compañías internacionales. “Nuestro informe señala que tres quintos del incremento esperado de la producción de la OPEP para 2019 debería provenir de Irak.   El incremento estimado de 1,28 mb/d en la producción iraquí para 2019, una estimación conservadora hecha antes de que se iniciara la semana pasada la campaña militar de los insurgentes que han capturado varias ciudades clave en el norte y centro de Irak, queda sujeto a considerables riesgos para esos objetivos”, señaló la directora ejecutiva.

Mientras, China mantiene un ritmo de adquisición de crudo que ha supuesto desde comienzos de 2014 unos 600.000 barriles diarios destinados a las reservas estratégicas que se han comenzado a acumular en el año 2000 como parte del décimo plan quinquenal. De acuerdo con los datos difundidos por China National Petroleum Corporation (CNPC) el país tenía acumulados al finalizar 2013 141 millones de barriles de petróleo en su reserva estratégica. La AIE obliga a sus miembros, entre los cuales no está China, a mantener reservas necesarias para 90 días de consumo de petróleo en ausencia total de importaciones. Estados Unidos inició la acumulación de una reserva estratégica a raíz de la crisis del petróleo de 1973. China esta construyendo esas reservas a pasos acelerados. Pero lo cierto es que la escalada en la compra de crudo desde comienzos de este año parece haber sido acertada si se tienen en cuenta los serios problemas de seguridad de abastecimiento que comienzan a prefigurarse con las crisis militares en el norte de África y Oriente Próximo.

Mientras las compras de Pekín suponen un factor de estabilización de precios para el país en caso de una escalada de las cotizaciones con la posibilidad de intervenir en el mercado interior, pero del otro lado han añadido una demanda diaria de no menos de 500.000 barriles sobre las necesidades reales del país. Esta demanda añadida se ha hecho sentir en el nivel de precios del mercado de acuerdo con los analistas del sector.

La compra de esos volúmenes de crudo con los precios altos costará a China una ingente cantidad de dinero. Si adquiere 600.000 barriles diarios a 110 dólares el barril, estamos hablando de 66 millones de dólares diarios. Sin embargo, como señala el analista Dan Steinbock, “Para la segunda economía del mundo ese es un precio pequeño. China ve a la inestabilidad geopolítica como un peligro mayor para su economía que los altos precios”. Otros analistas menos benevolentes consideran que esa forma de adquirir reservas por parte de un país es uno de los mecanismos por los cuales se transmiten las tensiones geopolíticas a los precios del crudo, y critican por ello a lo que califican de “compras en estado de pánico”.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...