edición: 2346 , Viernes, 17 noviembre 2017
22/05/2012
Nadie espera un diagnóstico positivo de los expertos

La auditoría a la banca, primera fase de una intervención controlada

Las sugerencias de Hollande abren las puertas a la utilización del fondo de rescate celosamente "reservado" por Merkel y Sarkozy
Rajoy dice que habló con Obama de muchas cosas menos del sector financiero
Juan José González

Los dos expertos independientes cuya misión principal será la revisión general de las carteras de crédito bancarias, ya han firmado sus contratos y cuentan con buena parte del material del trabajo base, información tan confidencial como privilegiada, la ropa interior que esconde virtudes y/o vergüenzas, un trabajo para el que cuentan con 27 días laborales para presentar el primer informe. Con independencia de la forma, el fondo es inequívocamente una señal de arranque, el previo, al rescate de la banca española, movimiento que sólo parece incomodar al Gobierno, pero que se da por hecho desde hace algunas fechas en varias entidades financieras. Se pueden presentar los hechos con mayor o menor grado de dramatismo, pero lo cierto es que una economía que vive tras constantes cortinas de humo, a golpe de unas décimas de déficit más cada semana, no inspira confianza en ninguna parte. Por todo ello, la “auditoría” a la banca no deja de ser un término del “neolenguaje” empleado en esta fase de la crisis para esconder, a modo de símil, la primera fase de una intervención controlada.

Fin de semana de reuniones entre socios europeos. Las palabras de un neófito presidente de la república francesa, François Hollande, provocan estupor entre la delegación española con su presidente del Gobierno al frente. Si se tiene en cuenta el grado de deterioro de las cuentas de la economía (principalmente desempleo y déficit público), no se entiende tan airada reacción de las autoridades españolas al estímulo de Hollande.

De Guindos, el abanderado de Economía, tuvo que pensar que quizás el presidente vecino podría estar describiendo la realidad que no se atreve a reconocer el Gobierno español. como también tuvo que sospechar que podría tratarse de un movimiento de prevención del francés, ponerse la venda antes que la herida, concentrar aún más la atención de Bruselas sobre España y evitar alusiones a la banca francesa, seguramente en apuros, como la española.

Y ahora resulta que el horizonte de la economía española se sitúa en el corto plazo que marca el informe de esos auditores independientes. Algo que no debe extrañar a nadie habida cuenta del escenario, donde a nada que se fije la vista pueden distinguirse seis millones de parados y la dificultad de conseguir el objetivo del déficit. Por tanto, ¿cabe esperar de los auditores bancarios un diagnóstico positivo, que rebaje la gravedad del deterioro? Seguramente, que el resultado será lo suficientemente duro como para justificar el auxilio de la intervención europea en las entidades de ahorro, principalmente, en buena parte de las cajas de ahorro reconvertidas, donde Bankia es el fiel reflejo y muestra de los problemas de ese sector. 

Si las necesidades de recapitalización superan los 100.000 millones de euros, la activación del fondo de rescate puede ser cuestión de días, pero por debajo de esa cifra que parece estar señalada por los analistas como una línea roja, todo es posible, incluso podría ser abordada por el Estado con la colaboración de una parte del resto del sector privado

Es por ello que, inmersos en la desconfianza que transmiten las cuentas españolas, los mercados no cesen en su actividad típica de obtener ganancias, como tampoco debe resultar extraño que franceses y alemanes tengan tantas prisas por eliminar las cortinas de humo españolas y descubrir el fondo de armario de unos bancos que continúan a todas luces con los balances sobrevalorados. En cualquier caso, Hollande, y otras opiniones en la misma línea escuchadas estos días, parecen anticipar un escenario que le puede venir bien a las entidades financieras españolas más necesitadas, por cuanto servirían para convencer a los más reacios a emplear los fondos de rescate para salvar a la banca española, sobre todo, cuando la francesa y la alemana, además de acreedores de la española, tienen problemas similares.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...