edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
02/06/2009
RSC

La ausencia del Buen Gobierno: un culpable más de la crisis económica

El Foro de Buen Gobierno y Accionariado plantea una reforma regulatoria en esta materia
Beatriz Lorenzo

¿Qué papel ha jugado el Buen Gobierno de las empresas en la crisis financiera? ¿Se ha comportado el mercado con los criterios de sostenibilidad proclamados, no sólo por el sentido común, sino también por sus memorias de RSC?.La renuncia a los principios éticos, la falta de responsabilidad basada en un excesivo cortoplacismo, las políticas de incentivos para los directivos ajustadas al cash flow y establecidas en base a los volúmenes de operación son errores evidentes y graves que han saltado a la palestra ante la exigencia de respuestas por parte de los stakeholders. La necesidad de una amplia reforma en materia de Buen Gobierno ha sido la principal conclusión del debate organizado por el Foro del Buen Gobierno y Accionariado, que bajo el título “Lecciones de la crisis sobre el Buen Gobierno: qué sirve y qué hay que cambiar” tuvo lugar ayer en la sede de IESE en Madrid.

La mesa redonda ha contado con la presencia de Gianfranco Gianfrate, director del fondo de inversión Hermes Equity Ownership, María José Gómez Yubero, directora de inversiones de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), José Mª Garrido, consejero del bufete Cuatrecasas y Aldo Olcese, miembro de la Real Academia de Economía.

Núria Vilanova, Copresidenta del Foro, inició el debate afirmando que “nos estamos acercando al momento de estudiar una nueva regulación, porque en plena crisis no es momento de tomar decisiones, pero sí podemos empezar a analizar lo que ha ocurrido para tenerlo en cuenta y cómo evitarlo en el futuro, a raíz de una crisis que básicamente se ha producido por temas de Buen Gobierno. Es momento de ver cuáles son las necesidades y abrir un debate en profundidad”.

Esta necesidad de buscar respuestas responde al clima de absoluta desconfianza que reina en la actualidad entre todos los grupos de interés. Un pasado cuajado de medidas de infravaloración del riesgo y persecución a toda costa del beneficio les pasa ahora factura a las empresas, que ven oscilar sobre sus respectivas marcas el gran interrogante que la sociedad se plantea acerca de las vías que las compañías van a seguir para subsanar sus errores y afianzar nuevo clima empresarial más transparente, más dialogante, realmente sostenible en el tiempo.

MÁS REGULACIÓN, MÁS TRANSPARENCIA

Durante la mesa redonda, todos los ponentes han expresado la necesidad de que se lleve a cabo algún tipo de reforma de la regulación, pero, siempre de un modo cauteloso: Gianfrate, director de Hermes Equity Ownership, ha explicado que es necesario que los accionistas tomen un papel activo en la toma de decisiones y aumenten su implicación en las votaciones de las juntas generales, añadiendo que la estructura de los consejos no ayuda a una correcta práctica de Buen Gobierno. Por ello, ha afirmado que se debe realizar una separación clara de las competencias del Consejero Delegado y Presidente.

Según María José Gómez Yubero, directora de inversiones de la CNMV, la crisis ha puesto de manifiesto los fallos de supervisión financiera y los niveles de transparencia. A este respecto opina que se producirán mejoras y reformas en Europa, junto con un aumento de los niveles de transparencia.

Por otro lado, Aldo Olcese, de la Real Academia de Economía, ha argumentado que se debe dar paso a una reflexión profunda, en especial en aquellos aspectos relacionados con la gestión de las empresas y la participación en los órganos de gestión. “El nivel de complejidad de los fondos, exige consejeros preparados y con experiencia”, ha explicado Olcese.

A su vez, José María Garrido, de Cuatrecasas, ha declarado ser “creyente del Buen Gobierno”, aunque cree que la crisis no se ha desencadenado exclusivamente por los fallos del buen gobierno, sino que tan sólo es un elemento más de la misma. “El buen gobierno no salvará a nadie de la crisis”, ha explicado, “pero debe ayudar a que se tome en serio la regulación”.

EL CERROJAZO A LA CRISIS

El buen gobierno corporativo se basa en principios lógicos como la equidad, la honestidad y la justicia, tanto para con los grupos de interés como para la sociedad en general, según establecen los estándares de Basilea II y los principios que podemos encontrar en la regulación internacional:

-Presencia de los grupos de interés social en el gobierno de las sociedades
-Derechos de los accionistas
-Responsabilidad del consejo
-Tratamiento equitativo de los accionistas
-Comunicación y transparencia informativa.

El diálogo y la transparencia son dos instrumentos básicos del gobierno corporativo pluralista, en el que las distintas partes implicadas son consideradas de manera equilibrada y donde los intereses de unos pocos no prevalecen sobre los intereses de los demás.

Si bien puede ser que el bueno gobierno, por sí sólo, sin más apoyos, no salve de la crisis a las compañías, no se debe obviar que las prácticas que lo conforman son un elemento harto importante de aquellos que, unidos, pueden ser realmente el candado necesario para dejar atrás la situación de incertidumbre y falta de confianza. Y es que las prácticas de buen gobierno son nada más y nada menos que uno de los ingredientes de la empresa responsable, junto con el respeto por el medio ambiente, el compromiso social, la sostenibilidad económica y financiera y la existencia de balances sólidos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...