edición: 2803 , Viernes, 13 septiembre 2019
09/09/2011
Se trataría específicamente de Grecia, Irlanda y Portugal

La Autoridad Bancaria Europea vigila el capital de los bancos con exposición a la deuda de países en riesgo

Una de las fuentes financieras consultadas dijo desconocer si el radio se había ampliado para incorporar a España e Italia
Carlos Schwartz

Lunes y martes de esta semana funcionarios de la Autoridad Bancaria Europea (EBA por sus siglas en inglés) se reunieron con representantes de la Comisión Económica y Financiera de la Unión Europea en una de las reuniones conjuntas de carácter confidencial programadas con el objetivo de transmitir la evolución de la supervisión de las entidades de crédito, de acuerdo con una fuente próxima a la EBA. Con independencia de que el contenido de estas reuniones no es público, y por lo tanto se ignoran los detalles del debate, la cuestión central que preocupa a la EBA es la necesidad de recapitalización del grupo de bancos de la UE que habiendo reflejado un capital core tier 1 por encima pero muy próximo al 5% de los activos ponderados por el riesgo tienen no obstante una exposición significativa a la deuda soberana de países en riesgo o bajo especial tensión.

En julio pasado cuando la EBA dio a conocer el resultado de las pruebas de resistencia de la banca europea fijó un calendario, tanto para los bancos que no alcanzaron al 5%, como aquellos que estando cerca de ese nivel tengan especial exposición a la deuda soberana de países con problemas de pago. Se trataría específicamente de los bancos con especial exposición a Grecia, Irlanda y Portugal. Una de las fuentes financieras consultadas dijo desconocer si el radio se había ampliado para incorporar a España e Italia. Una fuente próxima a uno de los bancos supervisores europeos dijo que “sólo se trata de la exposición a países que han recibido ayuda”. De acuerdo con el calendario de la EBA el 15 de octubre los reguladores nacionales deberán entregar a la Autoridad Bancaria Europea el plan para poner remedio a esta situación. La recomendación de la autoridad europea especifica que ese plan debe detallar los pasos para reforzar el capital por parte de esos bancos. Las medidas pueden comprender cuando sea necesario la omisión de dividendos, la reducción de balances, “desapalancamiento” o reducción de operaciones de activo, la incorporación de nuevo capital o la conversión de instrumentos de capital de menor calidad en instrumentos de capital de alta calidad. Los planes deberán estar totalmente implementados para el 15 de abril de 2012.

Es interesante señalar que para el caso de los bancos que no alcanzan a ese 5% de capital ponderado por los activos en riesgo, que afecta por ejemplo a cuatro cajas de ahorro españolas, la EBA establece un calendario en el que los supervisores nacionales deben asegurarse de que el problema está resuelto para diciembre de este año. El Banco de España se gobierna por su propio calendario y por sus propios objetivos, fijados por el gobierno en el decreto ley 2/2011de reforzamiento del sistema financiero, que establece el 8% y el 10% de capital ponderado por los activos en riesgo. Sin embargo en el caso español la definición de recursos propios, core capital tier 1, ha sido sustituida por el concepto de Capital Principal, en el que por ejemplo se ha permitido computar los créditos fiscales de acuerdo con una fuente activa en el proceso de saneamiento bancario. En todo caso la EBA establece que la flexibilidad respecto de estas fechas solo puede ser resultado de las condiciones del mercado o de las características de la implementación de la solución. Esta claro que el Banco de España se acogerá a esta flexibilidad en el caso de un grupo de cajas de ahorros.

La preocupación de fondo de la Autoridad Bancaria Europea no es sólo la recapitalización de los bancos con déficit de recursos propios, sino también la dificultad creciente que encuentran los bancos de la zona del euro para colocar activos de largo plazo. El volumen de vencimientos de bonos y obligaciones a cinco o más años no consigue refinanciación en los mismos plazos y los bancos manifiestan de forma creciente una asimetría de los balances refinanciando las operaciones de largo plazo de sus carteras de activo con pasivos de corto plazo. Fuentes de medios financieros calculan que los vencimientos de instrumentos de largo plazo en la banca europea en el próximo año son del orden de los 20 billones de euros. En España los vencimientos de deuda senior, cédulas y otros bonos con aval en 2012 es del orden de los 126.000 millones de euros. Los gobiernos europeos han solventado desde 2008 en parte las dificultades de emisión a más largo plazo utilizando precisamente esos avales del estado. La línea de avales aprobada en España fue de 146.000 millones de euros en 2008.

Sin embargo el tramo más significativo de las emisiones avaladas era a tres años, plazo que se contemplaba en el decreto que reguló el fondo de avales. Lo cual quiere decir que una parte de esas emisiones avaladas vencen este año. Ahora el problema que se ha planteado es la desconfianza de los inversores a los avales de los estados.

La crisis de la deuda en Europa ha hecho que el aval de ciertos estados a las emisiones de la banca ya no sea suficiente para garantizar las colocaciones. Una forma de sortear esta nueva limitación es incorporar la fórmula del aval a las atribuciones del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF). Este es precisamente el mecanismo que tiene en estudio de la EBA y que según fuentes financieras europeas ha formado parte de las conversaciones los pasados días 5 y 6 de septiembre en Bruselas. Que el mayor problema en estos momentos es este desequilibrio potencial de los balances de los bancos lo ha puesto de relieve de forma indirecta ayer Jean Claude Trichet, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), al señalar durante su rueda de prensa mensual que “por definición en Europa no existe un problema de liquidez para la banca”. Trichet argumentó que el volumen total de activos que se pueden utilizar para descontar ante las ventanillas del BCE y obtener dinero a cambio por parte de la banca europea es de 300 billones de euros. Por comparación, dijo, la liquidez máxima que se viene dando a la banca es del orden de los 500.000 millones de euros. El presidente del BCE señaló que esta escala de magnitudes hace que no se pueda hablar de problemas de liquidez como una formulación genérica en el caso europeo.

Mientras, la creciente incertidumbre de los mercados en Europa, y en general a nivel global, han hecho de la posibilidad de ampliar capital y en general emitir instrumentos de capital de alta calidad una dificultad real para la banca. El desmoronamiento de las bolsas y de los valores de las entidades financieras hacen impensable en estos momentos las salidas a bolsa como forma de captar recursos fijos. Las consideraciones que involucran formas más sofisticadas de aval para alcanzar este fin no parecen descabelladas, pero van a chocar sin dudas con las reticencias de los países firmantes del acuerdo de ampliación de los recursos y de la función del FEEF.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...