edición: 2844 , Martes, 12 noviembre 2019
05/01/2017

La Autoridad de la Seguridad Nuclear de Francia decide profundizar la investigación sobre Areva

El escándalo de la ingeniería nuclear gala puede afectar al proyecto Hinkley Point en Reino Unido
Carlos Schwartz
El subdirector de la Autoridad de la Seguridad Nuclear (ASN) de Francia, Julien Collet, afirmó que piensa ir hasta el fondo en la investigación sobre la falta de calidad y las certificaciones falsas de piezas destinadas a las centrales nucleares en manos del grupo estatal Electricite de France (EDF). Pronto hará un año que la ASN hizo público un informe sobre la calidad deficiente de la placa de acero que forma la base del reactor nuclear de la central en construcción en Flamanville. Las deficiencias fueron detectadas inicialmente en 2014. El proyecto en construcción desde 2005 a un coste inicial de 3.300 millones de euros no estará operativo hasta 2018 y los costes se han disparado por encima de los 10.000 millones de euros. El reactor es el modelo denominado Reactor Europeo Presurizado que es fruto del trabajo conjunto de la francesa Areva y la alemana Siemens. De acuerdo con la ASN el acero de la base del reactor tiene un exceso de carbono que puede determinar roturas por mayor fragilidad.
En mayo pasado Areva, a la sazón ya parte de EDF tras una costosa operación de rescate, dijo haber encontrado documentación dudosa sobre los controles de calidad de las piezas fabricadas en su fundición de Le Creusot. Tras la comunicación de la empresa la ASN inició una investigación separada de la que afecta a Flamanville sobre las piezas fundidas en Le Creusot y provistas a las centrales nucleares francesas desde los años de 1960. Entretanto el informe sobre Flamanville que se debería haber finalizado en el verano pasado aun no ha salido de la sede de la ASN.

El Gobierno de Reino Unido bajo David Cameron adjudicó el año pasado el proyecto de generación eléctrica nuclear denominado Hinkley Point C a EDF para la construcción de reactores nucleares del modelo REP. Las circunstancias que rodean a Flamanville y a Areva pueden tener una honda repercusión sobre el futuro de Hinkley Point. El proyecto que será explotado por EDF en régimen de concesión llevó a una crisis dentro de la eléctrica estatal francesa el año pasado cuando sus altos directivos y técnicos afirmaron que el proyecto podía llevar a la eléctrica gala a la quiebra.

Areva inició sus investigaciones en Le Creusot tras el primer informe negativo de la ASN en 2014 y descubrió la existencia de falsedades en los documentos que acreditan el control de calidad de piezas destinadas a las centrales nucleares francesas construidas por Areva. De acuerdo con la ASN Areva identificó 87 irregularidades en reactores operados por EDF, 20 de ellas son respecto del reactor de Flamanville, una relacionada con el generador de vapor de 900 MW en la central de Gravelines 5 y el resto en diversos reactores. Gravelines 5 está parada desde abril y su puesta en marcha se hará recién en junio de 2017. La empresa se limitó a decir por boca de un ejecutivo llamado a declarar al parlamento que “algo raro ocurre en Gravelines”. La oficina de la fiscalía en París abrió una investigación propia sobre las supuestas falsificaciones de documentos en la fundición de Le Creusot.

Los cargos preliminares del expediente son falsificación, uso de documentos falsos, poner en riesgo vidas y estafa agravada. Areva afirma que fue el regulador del sector, ASN, quien instó la intervención de la justicia en octubre pasado tras detectarse que las piezas que pueden ser defectuosas suman en total 6.000.

Durante el proceso de investigación la ASN decretó la paralización de 18 reactores de EDF para verificar el estado de sus componentes. De acuerdo con la Autoridad de Seguridad Nuclear también se encontró alto contenido de carbono en algunos de los componentes que fueron fundidos por Japan Casting and Forging Corporation subcontratada por Areva. Sin embargo la ASN autorizó la reanudación de la actividad de los generadores paralizados con una excepción afirmando que no existe peligro en su operación. Pese a ello la investigación no solo continuó sino que se ha profundizado con el claro objetivo de que no se pasen por alto riesgos que puedan implicar responsabilidad del estado en su supervisión. “Para que la ASN extienda una certificación de ausencia de riesgos operativos para las centrales nucleares de EDF tiene que estar segura de que no va a incurrir en ninguna responsabilidad por omisión”, afirmó una fuente del sector de la ingeniería civil consultada.

“Queremos tener la plena seguridad de que este problema del alto contenido de carbono en el acero quede aclarado en todo tipo de equipos, no solo en los generadores de vapor”, afirmó Collet quien añadió que:
“Hay otros componentes que podrían verse afectados por el mismo problema...queremos profundizar en la investigación”. La ASN ha solicitado a Areva que rastree todos los documentos con indicios de manipulación y que determine donde han ido a parar las piezas certificadas por ellos. Que el asunto ha provocado una ola de inquietud, y posibles represalias lo ha puesto de relieve el interés de la Comisión Reguladora Nuclear de Estados Unidos porque la fundición de Le Creusot ha sido proveedor de componentes para algunos reactores y centrales estadounidenses.

Hasta ahora las investigaciones no han determinado que la manipulación de los documentos impliquen problemas de seguridad. De acuerdo con fuentes de Areva las certificaciones de calidad en materia de componentes químicos se redondeaban para que se ajustarán a las exigencias de los protocolos. El redondeo en los dígitos podía afectar a centésimas y en algunos casos a milésimas. “Es una práctica inaceptable aunque de ella no se hayan derivado problemas de seguridad”, afirmó una fuente de Areva. La fuente consultada señaló que la investigación de 12.000 páginas de documentos para verificar la producción puede demandar todo el año 2017. Hasta ahora lo documentos manipulados encontrados van desde 1972 hasta 2013.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...