edición: 2788 , Viernes, 23 agosto 2019
07/06/2016
banca 
Menos competencia, más comisiones

La baja rentabilidad dispara el oligopolio bancario

La banca acumulaba en 2008 el 55% de los activos totales, supera en la actualidad el 71%; y la concentración continúa
Juan José González
La concentración bancaria acelera su marcha hacia un nuevo escenario. La falta de rentabilidad y la previsión de que esta se prolongue hasta mediados de 2017, parece estar acelerando la concentración de las entidades financieras, en busca de mayor volumen de negocio y, por tanto, de mayor poder de oferta de productos y servicios, lo que significa en la práctica contar con mayor poder para fijar los precios. La situación, camino hacia el oligopolio, puede complicarse en la medida en que las autoridades de Bruselas estimen que la concentración de activos en el mercado español no deba sobrepasar el 80%, lo cual ya supondría un elevado grado de poder y dominio bancario. Un escenario que está a la vuelta de la esquina.
Conocida como la situación en la que un reducido número de vendedores domina la oferta, el oligopolio en el sector bancario español será un hecho en poco meses si se confirman dos o tres operaciones de concentración, algunas de ellas ya en marcha. El proceso de reestructuración bancaria ha significado que el mismo volumen de activos y, por tanto, de negocio, se haya concentrado en un menor número de entidades. A finales de 2014 sólo la gran banca, esto es, Caixabank, Santander, BBVA y Bankia sumaban el 67% del total de activos del sector. Un porcentaje que superaba en más de 14 puntos al registrado seis años antes, incluso contando con los activos de la banca extranjera.

Y las cifras confirman que la concentración de activos continúa su camino irremediable hacia esa situación de mercado que la define como oligopolio. En este camino, la adquisición de Catalunya Banc y Unnim por el BBVA, así como la operación de compra de Banca Cívica y Banco de Valencia por Caixabank y la integración de seis cajas -incluida Bancaja- en el grupo de Bankia, han disparado las alarmas y confirmado los peores temores que indicaban que se superaría en 2015 el 65% de los activos en poder de los cuatro grandes bancos.

Si la posición de dominio es sorprendente por el elevado volumen de activos en poder de tan pocos ofertantes, no menos espectacular es la posición de dominio en el área de los derivados financieros con un 96,5%, en los contratos de seguros de pensiones con el 92% y en el segmento del crédito a las Administraciones Públicas con un 78%. Los expertos no ocultan que la situación de oligopolio en un sector tan exigido en los últimos años de la crisis, es positivo porque significa que el negocio se concentra también en entidades muy solventes.

En los planes de futuro sobre el nuevo edificio del sector bancario español, habrá que tener en cuenta el nivel de concentración que resulte de la previsible próxima `ronda´ de fusiones de las apenas 12 entidades financieras que integran el sector. Porque el peligro de un excesivo grado de concentración puede propiciar una merma en la competencia de servicios bancarios, tan habitual como connatural a cualquier situación de oligopolio, un escenario de mercado al que tiende el sector bancario, y con mayor fuerza, si cabe, en los últimos años de crisis financiera. 

Quizá convenga recordar el reciente episodio protagonizado por el sector bancario a propósito del movimiento contra la entidad ING y su política de cero comisiones, que provocó un aumento generalizado de las comisiones bancarias por extracción de efectivo primero, y la actualización de otras comisiones después, y que se `resolvió´ finalmente, con una llamada al orden por parte del Banco de España: el supervisor entendió que se trataba de una clara estrategia para subir comisiones. El episodio sirvió como botón de muestra de una situación en la que pocos ofertantes pueden aprovechar una situación de mercado para imponer decisiones claramente onerosas para la clientela bancaria.

Se supone que Economía, Banco de España y el Banco Central Europeo están vigilantes ante una situación -oligopolio- que, si bien se percibe como no necesariamente positiva para la formación de los precios, tampoco parece la más adecuada para los intereses del público en general. Aunque quizá un nuevo Gobierno pueda venir con otras ideas hay que contar con que el proceso de concentración bancaria seguirá su marcha en el futuro; más oligopolio si cabe.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...