edición: 2974 , Martes, 26 mayo 2020
27/02/2010

La bajada de los tipos amenaza con colapsar los juzgados por falta de información en la venta de activos sobre hipotecas

Xavier Gil Pecharromán
El Euribor ha cerrado febrero con una media de 1,23%, repitiendo el dato más bajo de su historia por lo que la mayoría de los españoles hipotecados disfruta actualmente de las cuotas hipotecarias más bajas que se han pagado jamás. Como reacción a esta situación idílica para los consumidores, quienes han firmado contratos con las entidades bancarias que les impiden aprovecharse de estos beneficios, se ha generado un descontento que  ha llevado a las asociaciones de consumidores a presentar denuncias.

Existe la sensación cada vez más palpable, de que los bancos han abusado de la confianza que infunden sus empleados sobre buena parte de la clientela, que carece de conocimientos financieros para entender lo que se le pone a la firma, y se han empleado productos bancarios más o menos sofisticados sin advertir de los riesgos que se asumía.

En los últimos meses, se han creado plataformas de afectados por lo que se ha dado en llamar hipotecas con suelo y techo para reclamar la anulación de las cláusulas limitativas, al considerar que se les vendió un producto sobre el que no se les avisó de los riesgos que conllevaba. Según estas plataformas, la situación afecta a más de 1,7 millones de clientes, para los que piden compensaciones con efecto retroactivo desde 2007, El colapso judicial es fácil de augurar para los próximos años.

Además, algunas de ellas, ya han solicitado al Gobierno y a los grupos parlamentarios que legislen con la mayor celeridad contra lo que consideran  cláusulas abusivas que establecen las entidades contra los suelos hipotecarios y l Tribunal Supremo considera en una reciente sentencia, que las explicaciones de palabra que los empleados de una sucursal bancaria dan a sus clientes no constituyen una prueba suficiente para demostrar que se informó debidamente al cliente sobre las dificultades que comportaba el producto financiero vendido.

Los demandantes se han sentido espoleados tras la publicación de la sentencia de 22 de diciembre de 2009, que condena a Ruralcaja a devolver el dinero a sus clientes, por haber vendido un ‘cap’, un activo atípico basado en las oscilaciones bursátiles de unas determinadas acciones, a clientes muy conservadores, que tenían depósitos a plazo fijo, y de bajo nivel de conocimientos financieros.

Fundamenta la condena el magistrado Xiol Ríos, que en la mayoría de los casos no se explicó a los clientes la particularidad de este producto, en cuanto no era una imposición a plazo típica, pues se podía perder parte o todo el capital.

No menos influencia ha tenido también, la sentencia del Tribunal Supremo que ha anulado un total de 13 cláusulas abusivas incluidas en los contratos, que afectaban desde a la renuncia de actuaciones judiciales por parte del cliente a la dispensa de responsabilidad de las entidades en el caso de robo con coacción de las tarjetas, pasando por las cláusulas incomprensibles para cualquier cliente.

La decisión del máximo tribunal del Estado se argumenta en lo abusivas, confusas y, en muchas ocasiones, desproporcionadas que resultan para los consumidores. Por ello, las organizaciones animan a los consumidores a reclamar contra estas cláusulas bancarias en tarjetas e hipotecas, una vez que el Tribunal Supremo las ha anulado.

Junto a la batalla judicial por las cláusulas de suelo, el litigio que más amenaza con extenderse es el de la venta de swaps como seguros, que en muchas ocasiones se suscribieron no sólo bajo la influencia de la confianza depositada en los directores de las sucursales bancarias, sino a través del teléfono, sin aportación de explicaciones ni remisión de las cláusulas del acuerdo ratificado.
Estas operaciones, se incrementaron desde el año 2006, durante una época en la que el Euribor no paraba de subir, aunque ya se vislumbraba el cambio de tendencia de los tipos de interés. Así, se vendieron clips, swaps y seguros hipotecarios que aseguraban que el tipo de interés quedaba fijado en un determinado nivel (incluso el 4 ó 5% ó más dependiendo de la firma) y que la hipoteca no subiría aunque el Euribor se disparase.
 
Ahora, lo que alegan los reclamantes es no se les contó de forma clara es que si el Euribor bajaba de esos niveles, ellos seguirían pagando cuotas con ese tipo de interés y que la cancelación de los productos llevaba asociado el pago de enormes sumas de dinero. Las denuncias se fundamentan en que no fueron bien informados.

Las sentencias hasta el momento han guardado un equilibrio entre las que han dado la razón a los consumidores y las que se han decantado por otorgársela a la banca. Sin embargo, las Audiencias Provinciales, en los últimos tiempos parecen inclinarse más por los primeros que por las entidades, situación que puede consolidarse después de las últimas sentencias del Tribunal Supremo.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...