edición: 2762 , Miércoles, 17 julio 2019
26/05/2014

La balanza comercial de España amenaza la supuesta recuperación económica y abre un curso insostenible

La debilidad del comercio mundial afecta a las exportaciones mientras se desatan las importaciones
Carlos Schwartz

Los datos de comercio exterior de marzo han permitido completar el panorama del primer trimestre del año. Las exportaciones, que han mostrado debilidad en el último semestre del año pasado, en el primer trimestre de este año han seguido en línea con el trimestre anterior. Pero en la medida que los precios se han corregido a la baja las exportaciones han crecido en volumen un 2% comparadas con el último trimestre de 2013. Es decir, mientras que los precios han bajado el volumen ha subido lo que es una ruptura de la tendencia. Sin embargo, en términos monetarios no hay un incremento de los ingresos. Lo cual puede estar indicando un estancamiento en el desarrollo de los mercados.

Sin contar con que uno de los componentes fundamentales del incremento de la exportación es la industria de bienes de equipo y del automóvil, en un momento en el que el consejero delegado de Ford, Alan Mulally, advierte a la industria europea que debe reducir su exceso de capacidad. Mulally ha puntualizado que el cierre de varias líneas de producción en Europa en el sector del automóvil el año pasado no ha sido suficiente para reducir la producción a niveles sostenibles. Lo cual puede indicar que a corto plazo el despegue de las exportaciones en este sector puede derrumbarse.

Las tasas de crecimiento de las exportaciones españolas desde junio del pasado año no son significativas y se han visto afectadas por la caída de las importaciones de las economías emergentes. Mientras que esa caída ha sido compensada por las exportaciones a Europa su ritmo de crecimiento es débil. Pero más allá de esa debilidad el problema central ahora es el incremento de las importaciones alimentado por un gasto poco sostenible como la adquisición de vehículos por la demanda interna y el gasto en equipamiento de las industrias.

En buena lógica esto deja al país en una contradicción. Para hacer frente a un incremento de la demanda interna y para obtener una mayor participación en el comercio mundial España debe invertir en bienes de equipo, pero ese gasto en bienes de capital sumado al tirón de la demanda interna, ha disparado las importaciones lo que ha llevado a que el déficit comercial, que en los últimos dos años se había reducido de forma sostenida, cambia de tendencia y comienza a aumentar.

El crecimiento trimestral en valor de las importaciones en el primer trimestre del año ha sido del 5,4%, pero como los precios han caído un 3,7% el incremento en el volumen de las exportaciones se ha disparado hasta un 9,1%. El problema es que la tendencia que esto delata en términos de volumen interanual es muy alta y ronda el 13% en el primer trimestre del año. En los capítulos específicos en los que la demanda se ha desatado la tasa es de hasta el 30%. Respecto del primer trimestre de 2013, el déficit comercial se ha disparado desde los 4.000 millones de euros a los 6.500 millones de euros el pasado trimestrte, lo que equivale a un 60%. Estos datos cuestionan seriamente la senda de recuperación económica diseñada por el Gobierno, algo que se ha comenzado a dibujar de forma creciente desde mediados del año pasado. Si se suma esta realidad objetiva, que delatan las cifras de un comercio exterior que según la teoría oficial constituye el eje de la recuperación económica del país, a los ejercicios estadísticos oficiales que vienen anunciando un crecimiento del producto interior bruto donde lo que realmente hay es un estancamiento, la campaña de imagen del Partido Popular ha tocado a su fin.

Algo de eso parecen haber interiorizado los ciudadanos del país que han acudido a las urnas para las elecciones al Parlamento Europeo. La falta de resultados tangibles en la política económica en términos de ingresos familiares, la ausencia de mejoría en el paro a todos los niveles, y la desesperanza se han expresado en una profunda desconfianza hacia las dos principales formaciones políticas del país que se encuentran en un callejón sin salida porque carecen de alternativas de política económica. Mientras que la balanza de servicios y transferencias de momento aun permiten que la balanza por cuenta corriente mantenga un superávit todo parece indicar que el ciclo de reducción de deuda que se ha hecho sobre la base de los excedentes exteriores puede estar tocando a su fin. El Banco de España venía devolviendo de forma acelerada al Banco Central Europeo los recursos adelantados por este para que España hiciera frente a su colosal déficit por cuenta corriente entre 2008 y 2012, flujos que formaron parte de la financiación de la unión monetaria a España. Si los términos comerciales se vuelven a trastornar el proceso de reducción de deuda se cortará, pero también se resentirá el desendeudamiento privado.

Mientras, la discrepancia de datos entre las propias dependencias de la Administración central sigue llamando la atención. En principio sobre la balanza comercial, entre las cuentas nacionales y los datos del ministerio de Economía, hay serias discrepancias que en el primer caso tienden a exagerar las exportaciones y disminuir el peso de las importaciones. El origen de estas discrepancias, una vez más, es el uso de distintos deflactores. Pero el problema de fondo es que la contribución del comercio exterior al PIB comienza a ser negativa mientras España queda colocada en el lugar indeseado de un fuerte importador de bienes duraderos, entre los cuales se destacan los vehículos automotores.

Pensar que el batacazo electoral del partido en el Gobierno sea ajeno a estos espejismos contables que no alcanzan a convencer a la ciudadanía es tomar aire de una dimensión demasiado alejada de las calles españolas. La repetición de un discurso que no tiene correlato con la realidad social puede convencer a las propias filas militantes, pero no a los que deberían mantenerlos en el poder.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...