edición: 2495 , Lunes, 25 junio 2018
14/06/2016
banca 
Reforzar los `colchones´ de seguridad

La banca, en puertas de nuevas ampliaciones de capital

Según la autoridad bancaria europea, las entidades españolas necesitarán menos de 29.000 millones de euros
Juan José González
Es un dato objetivo que la regulación del sector financiero de los últimos años es una respuesta a los fiascos bancarios causantes de la crisis financiera. Como también es objetivo que la mayoría de las tendencias -las mayores exigencias de capital a los grandes bancos- proceden de EE UU, en base a sus voluminosos fiascos financieros del reciente pasado, replicados con otros tantos, y menos numerosos, fiascos en Europa. La experiencia parece haber servido, al menos, para poner en guardia a inversores y, por supuesto, a las autoridades, a las que corresponde la salvaguardia y protección de los intereses particulares. Continuando con la tendencia, las autoridades europeas ya tienen las cifras de la próxima oleada de recapitalización bancaria que, para las españolas, será ligeramente inferior a los 29.000 millones de la anterior. Ahora sólo falta conocer el calendario.
En esta línea, los bancos centrales de EE UU y de la UE han ido tejiendo una malla de seguridad o estructura de prevención llamada a evitar males mayores y eliminar el riesgo de repetición de `rescates´ a cuenta de los contribuyentes. Las autoridades parecen haber aprendido la lección: los riesgos y las malas decisiones se deben pagar por cuenta propia, con cargo al capital de cada uno de los bancos, en función de sus riesgos o aventuras, y también según su tamaño. Lass reglas, las nuevas, parecen ser entendidas de esta forma, y aunque no compartidas en su totalidad, en esta ocasión parecen estar claras.

Pero, cuando ya está en marcha una nueva ola de mayores requerimientos de capital para los grandes bancos, principalmente, para la treintena de entidades europeas consideradas `sistémicas´, surgen las dudas sobre la utilidad del trabajo empleado para explicar la necesidad de la nueva regulación bancaria. Dudas porque al parecer una pequeña parte de los inversores y de los representantes políticos, no está convencida de la necesidad de continuar con la recapitalización bancaria.

En España, sin ir más lejos, buena parte de la clase política, hoy al frente de muchos Gobiernos autonómicos y también en la oposición al Gobierno central, mantiene posiciones críticas respecto a la solicitud efectuada, hace ya cuatro años, por el Gobierno al fondo de rescate europeo de una línea de financiación de 100.000 millones de euros, destinada a recapitalizar un grupo de entidades financieras en serios apuros. 

La línea de crédito -para los más críticos un `rescate a la banca´- alcanzó, únicamente, a las cajas de ahorros, las más afectadas por la falta de solvencia e inundadas de riesgos por operaciones `de interés local´ y que a la postre mostraron su nula rentabilidad económica. Para tener una idea clara del destino de la línea de financiación del fondo europeo, basta con echar un vistazo a las ampliaciones de capital de los bancos privados. 

Desde 2008 hasta el pasado mes de mayo, las entidades bancarias se han hecho con cerca de 29.000 millones de euros procedentes de las diez principales ampliaciones de capital. Las dos de Santander (noviembre de 2008 y enero de 2015) por valor total de 14.700 millones de euros, son junto a la de BBVA por valor de 5.060 millones de euros, y a las de Popular (octubre 2012 y mayo de 2016) de 5.005 millones de euros las más voluminosas llevadas a cabo por la banca privada.

Por tanto, no se puede decir que los bancos se hayan recapitalizado con aportaciones dinerarias procedentes del fondo de rescate europeo, es decir, con dinero público, sino con dinero privado, a través de las diez ampliaciones de capital realizadas en estos últimos ocho años. 

En los próximos ejercicios, los críticos escépticos, o políticos desconfiados, van a tener la oportunidad de comprobar desde la primera fila, que la vía de recapitalización bancaria continúa siendo privada, mediante ampliaciones de capital y no con dinero público, para el que, seguramente, ya tendrán planificados otros destinos. Ampliaciones de capital dinerarias que la autoridad bancaria europea ya tiene calculadas para cada una de las 30 entidades europeas consideradas `sistémicas´ y que en España afectará, principalmente, al Banco Santander. Lo cual no significa que el resto de entidades, léase, Caixabank, BBVA, Bankia, Sabadell, Popular y Bankinter vayan a librarse de nuevas aportaciones o desembolsos de capital procedentes de sus accionistas.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...