edición: 2828 , Viernes, 18 octubre 2019
12/11/2010
BOLSERIAS

La banca abandona el patíbulo

El Ibex 35 sube 0,77% y cierra la semana en 10.226,8
Juan José González

Esquizofrénica volatilidad. Jornada movida para dar término a una semana rematada por los líderes del mundo desde Seúl. El miedo es libre, pero la reunión deja al continente europeo sumido en mil temores, soberanos y monetarios. Las bolsas europeas sintieron el golpe de la caída del 5% en los mercados asiáticos. Espejismo y sobreactuación que respondían a motivos diferentes a los cotizados en Occidente. Los inversores practicaron hoy un poco de todo: emociones, temores, sustos… Hacia el mediodía los operadores comprendieron que era el momento de desconectar con el G20. No había forma de avanzar desconectados de la realidad, pensaron los inversores, que se dedicaron al cierre de cortos, preámbulo de un rebote. Los mercados cotizaron la macro y la micro, los índices abandonaron el vértigo y los cambios salieron adelante. Wall Street comenzó a su hora y con recortes, pendiente del indicador de confianza del consumidor de la Universidad de Michigan, un mejor de lo previsto que fue decisivo para reducir pérdidas, pero no suficiente para cambiar la dirección de los cambios, que siguieron orientados hacia las pérdidas. En España la próxima parada será la subasta de letras y obligaciones del Tesoro español el próximo martes y jueves.
· COTIZACIONES
· Consejo de Ministros

La atención de los inversores esta puesta en las últimas horas en los diferenciales de las deudas, los riesgos soberanos, criterio o referencia que justifica la mayor parte de las decisiones que se toman en la bolsa. Y los países llamados periféricos, ahora en cuarentena, siguen con la tensión disparada. El diferencial de Grecia con el bund alemán marcó hoy los 905 puntos básicos; Irlanda en 595 y Portugal 442. Se moderan ligeramente, como sucede con el español que tras marcar los 231 se relajó al final de la jornada hasta los 206,5 pb, con una rentabilidad del bono a diez años en 4,71 %.

El principal selectivo español comenzó con recortes, premonitorio de la inestabilidad precedente. El dinero abandonó el mercado porque la memoria de Grecia estaba reciente. Se esperaba hoy lo peor del tigre irlandés. Pero se quedó en amago, no sin advertir la Unión Europea que no hay problemas, que habrá dinero, el que haga falta. Al grito de todo por la soberanía, los inversores constataron que el camino estaba despejado y que el sector bancario debería dejar de inmediato el patíbulo. Fuerte recuperación de Popular y Bankinter (nunca antes como ahora habían igualado tanto su cotización, invita a desconfiar) también de BBVA (recibe buena recomendación de UBS y Fitch) Banesto, Sabadell y Santander, que finalizan con fuertes avances de entre 2% y 6%.

El resto de los pesos pesados del Ibex; Repsol, Iberdrola y Telefónica, finalizaron con retrocesos, al margen de los problemas de la jornada y víctimas de un cambio de estrategias inversoras, pues los cambios en el sector bancario invitaban a cambiar posiciones. Fuerte volumen de negocio que se corresponde con una muy fuerte volatilidad, hoy en estado puro.

El farolillo de la jornada le correspondió a Indra. La presentación de resultados muestra su peor cara, una caída del 5% evidencia que la crisis ha entrado de lleno en la tecnológica. Los inversores se temen lo peor, un profit warning, aunque la compañía insiste en mantener el objetivo de ventas. Malos resultados que tienen su origen en el parón de pedidos del sector público, dedicado en los últimos meses a arreglar el déficit.

Los mercados del resto de Europa, finalizaron con dudas, recogiendo de esta forma las pérdidas de la bolsa de Nueva York, que se resistía a cambiar de orientación tras el buen dato de confianza para noviembre de Michigan. EADS y Arcelor sentenciaron a la bolsa de Paris. La alemana cerró con mayor optimismo, impulsada por el sector del automóvil. En Londres, el presunto causante de la caída de EADS, Rolls Royce, sumaba fuertes ganancias a un índice que finalizaba como el resto, con pérdidas.

El mercado de divisas estuvo atento al desenlace de la reunión de Seúl. El euro comenzó la jornada marcando un 1,3611 frente al dólar que presagiaba lo peor. La sangre no llegó al río y finalmente se cruzaba en su cambio con la moneda americana en las 1,3712 unidades. El barril de petróleo Brent recortaba al cierre un punto porcentual hasta los 87,61 $, y la onza de oro recortaba 1,84 % hasta 1.387 $. El euribor se mantuvo por cuarta jornada en el mismo nivel, 1,546 %.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...