edición: 3028 , Viernes, 14 agosto 2020
17/07/2012
Reducir tamaño un 20%, objetivo para 2012

La banca acelera el recorte de capacidad

65.000 empleados dedicados a funciones corporativas, asignatura pendiente
Juan José González

Fusiones, concentraciones, cambios jurídicos y necesidades de cuadrar las cuentas de 2011, propiciaron una reducción de tamaño del sector bancario español en ese ejercicio del 6% en empleados y del 7,5% en oficinas del total de la capacidad del sector. A tenor de los resultados que se marcan como objetivo las entidades financieras para el presente ejercicio, el recorte del pasado, con ser notable, sigue siendo insuficiente de cara a unas necesidades menores de servicios y de cumplir con unos objetivos más exigentes de ratios de gestión, en particular del ROE (rentabilidad de los recursos propios). Recortes de capacidad que parecen haberse frenado ligeramente en el primer trimestre del año y que ahora, de cara a la segunda parte del ejercicio y con algunas de las primeras estimaciones de cierre para 2012, las entidades parecen dispuestas a retomar.

Las cifras deben mejorar y la única vía posible para conseguir el objetivo es seguir adaptando la maquinaria a la demanda. Esas nuevas cifras, las que ya aparecen en los “cuadros de mando” de la alta dirección, piden que se acelere en el recorte en la capacidad de la industria financiera, un ajuste a un tamaño que ya había sido estimado a finales de 2010. Entonces, la idea era un sector financiero integrado por una veintena de entidades, 38.000 oficinas y 200.000 empleados. Y todo ello en un horizonte que no debería sobrepasar el verano de 2013.

La coyuntura y el destino han querido adelantar el horizonte de ese objetivo genérico no escrito porque la demanda de crédito, entre otras cosas, parece destinada a continuar en estado de hibernación. Los ajustes en el sector continúan su marcha adaptando balances a las exigencias normativas del sector, al tiempo que se ponen todos los instrumentos y medios necesarios para resolver el endeudamiento del sector inmobiliario.

Un trabajo que ha consumido recursos de todo tipo; personales, financieros y tiempo. Aseguran en el sector que en la primera parte del ejercicio, con unas previsiones para el cierre que en parte no empeoraban “el dibujo previsto para un año en el infierno” (2012) las entidades han bajado la intensidad en el ajuste de tamaño, es decir, en cerrar puntos de venta y con ellos, reducir el número de empleados.

Ahora los objetivos apuntan a un sector donde ya no serán veinte las entidades supervivientes (aunque el censo del Banco de España siga reconociendo más de 300 sociedades de servicios financieros) sino apenas una docena, como tampoco deberán superarse las 38.000 oficinas (en España) ni los 200.000 puestos de trabajo. La distancia que separa la realidad actual de este triple objetivo, indica que el reajuste pendiente, el recorte en la capacidad del sector, es de entre el 20% y el 22%, un umbral en el que todavía se mantendría una ratio de 1,04 oficinas por habitante, superior a la media de los 17 miembros del euro.

Pero ahora, en esta fase de “reaceleración” del reajuste, surge un problema diferente que se dejó a un lado en la primera fase: los recortes de empleos deberían ser proporcionales en el conjunto de la organización, lo que apunta a que no todo el peso del ajuste debe recaer en oficinas de red, como tampoco en empleados de la red. El sector bancario esta interesado en los últimos días en airear algunas cifras recogidas en informes de consultoras especializadas en un intento de demostrar que sigue “sobrando” tamaño, pero que a la hora de reducir habría que empezar a tener en cuenta algo más que los números totales de oficinas y trabajadores (que son los que mejoran de golpe la ratio del ROE y otras más).

La “reaceleración” del reajuste tiene entre sus planes recortar el tamaño de los servicios centrales de las entidades, donde se concentra el mayor número de empleados, técnicos cualificados con mayor experiencia y formación. Algunos de esos estudios indican que la tecnología y la reducción del número de puntos de venta han convertido a los servicios centrales en un lugar de “resistencia” a la crisis, a los recortes de la organización, que no han seguido la misma pauta de adelgazamiento que la red. El excedente que estiman los estudios hace referencia a que de los 65.000 profesionales que trabajan en funciones corporativas, habría que prescindir de la mitad para llegar al 15% (umbral de rentabilidad ocupacional) de empleados en servicios centrales.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...