edición: 2451 , Viernes, 20 abril 2018
18/03/2016
banca 
El crédito no colabora

La banca apura sus opciones para salvar las cuentas del primer trimestre

Agotado el efecto de las comisiones cero, sólo queda dotar menos o recuperar provisiones, aunque todo tiene un límite
Juan José González
El relato que se está construyendo en torno al negocio bancario, apunta hacia un difícil callejón de salida. Avanzado, y casi concluido, el primer trimestre del año, la alta dirección de la banca ya puede hacerse una idea de por dónde van los tiros en el ejercicio y, probablemente, estén pensando en las alternativas para salvar las cuentas. El crédito hipotecario no repunta con la fuerza suficiente como para colaborar al margen general, precisamente porque los márgenes son nulos y en muchos casos negativos. El crédito empresarial, dirigido a las pymes, llega a las empresas pero no se invierte en ampliar el negocio, en más actividad, sino, para que la tesorería pueda seguir funcionando. Y el crédito del consumo se recupera pero con extrema lentitud. Tres meses de ejercicio y el horizonte se dibuja nublado y confuso. Habrá que poner el foco en otros epígrafes o áreas de negocio.
Lo más sorprendente del relato se encuentra en su destinatario, que no son otro sino los consumidores, las familias. La razón se encuentra en que fue el epígrafe que mostró más dinámico en el último cuatrimestre del pasado año, cuando el consumo familiar alcanzó niveles anteriores a la crisis. El relato continúa con el reconocimiento de que la economía va bien, crece y crea empleo, lo que se traduce en una mayor capacidad de compra y de renta disponible. Si esta ecuación se suma la caída de los precios de los carburantes y, en general, de la inflación a lo largo de todo el ejercicio, el resultado no puede ser más optimista para concluir que el consumo es la clave, el futuro y la salvación del margen bancario. Aunque para que se cumpla, sea preciso que los consumidores pidan créditos.

Pero la demanda de crédito para consumo se frena en el momento en que aparecen las dudas que atenazan las expectativas. La economía se enfría en Europa y en los mercados de destino tradicionales de las mercancías españolas. La realidad económica no parece casar con el espíritu triunfal de las autoridades políticas, convencidas de que la expansión económica española se mantendrá a buen ritmo. No son las cuentas que se hacen los consumidores, que tras las últimas experiencias, se muestran más propensos a ser prudentes y cautos con los riesgos. Las entidades bancarias, conocedores de las dinámicas de comportamiento de los consumidores, trabajan sin descanso las distintas formas de crédito al consumo y en sus más variadas versiones.

Se han multiplicado por dos las ofertas del sector financiero para hacerse con el mayor volumen de crédito posible. La causa de este mayor interés se encuentra en que los niveles de consumo privado familiar de los últimos ocho meses estaba disparado, y es probable que se mantenga en en cifras elevadas a tenor de la fuerte actividad viajera que indican las reservas para la próxima semana festiva. En contra de la sensación expansiva que identifica la banca y a favor de las dudas de los consumidores, aparece la incertidumbre política por la falta de nuevo Gobierno, una situación que además de retrasar numerosas decisiones de inversión está alimentando una creciente sensación de pesimismo en los consumidores.

En este contexto, las últimas iniciativas del Banco Central Europeo para animar la actividad crediticia no parece que vayan a surtir efectos hasta que empresas y consumidores -bancos y Gobiernos- comprueben que la actividad económica no se reduce y enfría, al contrario que un número creciente de opiniones de analistas. En cualquier caso, las entidades bancarias no terminan de ver con claridad los caladeros a los que acudir para salvar la cuenta de resultados, para obtener beneficios.

El margen de actuación de las entidades se ha reducido a medida que han ido profundizando en los ajustes. Reducción de red y plantillas, de gastos generales, hasta ahora muy útiles para presentar unas cuentas positivas pero que no parecen ser suficientes en adelante. La reducción de comisiones generalizada en el sector con el objetivo de atraer nuevos clientes y conservar a los existentes es un recurso que ya se da por agotado en el primer trimestre del año. El callejón, por tanto, no ofrece salida alguna al sector bancario, obligado a presentar beneficios a sus accionistas. Tan sólo un proceso de fusiones obraría el milagro de reducir costes procedentes de las sinergias. Sin embargo, el sector no está por la labor. Sólo espera que las menores dotaciones y la recuperación de las provisiones le saquen del callejón.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...