edición: 2682 , Viernes, 22 marzo 2019
30/01/2013
Mantener el pasivo de clientes

La banca busca alternativa a los superdepósitos

CNMV y BdE cuidarán, esta vez, que los depósitos migren a productos con garantía
Juan José González

Se desconoce si el Banco de España ha llegado a confirmar por algún medio oral o escrito el fin de los superdepósitos, aunque si se hace caso a los expertos la práctica muestra que el método elegido para la ocasión responde al de los hechos consumados. Así que, tras la decisión del supervisor, sólo queda lugar para hacerse algunas preguntas y sacar conclusiones. Por un lado, se trata de una medida claramente de intervención en una economía de libre mercado, y que afecta al precio de un servicio. Con independencia de su justificación (hay que sospechar que la hay) los ahorradores interpretan que el precio de sus ahorros, al igual que la luz, el agua, el gas o el transporte, están recibiendo el mismo tratamiento, y por tanto, el libre mercado quedaría cuestionado a partir de la decisión arbitraria del BdE. De nuevo, el sentimiento sería un perjuicio más a añadir a la larga lista de agravios del Estado hacia los ahorradores. Por otro lado, la ausencia (hasta hoy) de una alternativa clara a los superdepósitos, no deja de ser un aliciente en la búsqueda de alternativas en el exterior.

Allá por el mes de mayo, la mayoría de los bancos se alinearon con la necesidad común de captar pasivo acudiendo tanto a su base de clientes como de la competencia, única vía rápida, no exenta de coste, para financiarse. Desde entonces, las entidades financieras se volcaron en las altas remuneraciones ofreciendo extratipos, lo que incrementó la remuneración de los depósitos a plazo en una media del 21%. La guerra consistía en acercarse al 5% sin superarlo, evitar la fuga de depósitos y mantener (y aumentar) los clientes. Y con ese atractivo reclamo del 5% se desarrolló la actividad bancaria hasta el presente mes de enero.

Pero la duda persiste: el panorama al que se enfrente la banca, no hace sino confirmar los malos augurios de fin de año y sospechar que no tendrán otro remedio más que seguir `tirando´ de la base de clientes para financiarse. En otras palabras, como indica la calificadora Fitch, “el perfil operativo de la banca será bajo en el presente ejercicio”, augurando mayor deterioro de activos, presión sobre los morosos y dificultades para financiarse en los mercados. La misma lectura es la que cabe hacer de las palabras del consejero delegado de Banco Santander, Alfredo Sáenz, respecto a que cualquier línea de crédito que facilite la financiación del Estado (Tesoro) ayudará también a la financiación de la banca, lo que da una idea de que las necesidades de dinero se mantendrán en los próximos meses. Por tanto, la guerra por los depósitos seguirá viva y activa, aunque se desconoce la vía que será utilizada por las entidades.

Ahora, y tras la decisión del BdE de frenar en seco los extratipos, puede ser el momento para hacer un balance sobre el resultado de los superdepósitos para las cuentas bancarias. Distintas interpretaciones aseguran que desde el mes de mayo pasado, las entidades que con mayor fuerza participaron en la guerra del pasivo obtuvieron en conjunto 1.700 millones de euros en margen, resultado de mantener los depósitos de clientes y de `ganárselos´ también a la competencia. Si el beneficio de los extratipos parece haber beneficiado al sector en general, y en la proporción de los recursos empleados en la batalla, se supone que el sector considere la permisividad pasada (nueve meses) del Banco de España y proceda ahora a una rebaja racional y ordenada de la remuneración del pasivo, lo que ya está sucediendo. Un comportamiento que se asemeja a una especie de vía de salida negociada entre la banca y el BdE.

Desde el lado de los clientes, habrá que pensar en que la banca ofrecerá una alternativa a los superdepósitos que favorezca a ambas partes, es decir, que sin perder la cuenta del cliente (los depósitos) éste consiga, al menos, compensar la inflación, aunque es posible que no sea suficiente y deba ser completado por otra vía que le resulte más atractiva. En este punto es donde pueden jugar un papel decisivo, como diferenciador de la competencia, los servicios. Algo que en todo caso, obligará al banco a un mayor esfuerzo, pues los productos de menor riesgo, los más conservadores, lo eran en base a una liquidez bien remunerada en los depósitos y que ahora desaparecerán.

Por todo es por lo que habrá que confiar en que las recientes medidas de la CNMV, de endurecer el control de algunos instrumentos financieros, van en la dirección de evitar males conocidos en el pasado reciente (preferentes) y que el BdE no se quedará (de nuevo) rezagado en su labor de supervisión y vigilancia, pues es previsible la salida del ahorro de los superdepósitos hacia productos más seguros y que en esta ocasión reúnan todas las garantías.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...