edición: 2611 , Viernes, 7 diciembre 2018
04/04/2013
El río revuelto de los depósitos

La banca busca mayor margen y los ahorradores más seguridad

Que los ahorradores descarten un `corralito´ a corto plazo, no elimina las sospechas de que se produzca en el largo plazo
Juan José González

El dinero es miedoso y se muda de refugio. Seguros, cuentas nómina, fondos garantizados, divisas y otros activos financieros son las armas utilizadas por el sector bancario para defenderse de la gradual y lenta retirada de los depósitos tras comprobar los efectos que puede llegar a producir un `corralito´ al estilo chipriota. Son productos `viejos conocidos´ entre banca y cliente que ahora reviven al calor de los temores y dudas por la seguridad del dinero. Las oficinas de la red están siendo orientadas, como primera medida, a conservar los depósitos y, como segunda alternativa, a canalizarlos hacia otros productos de activo que aporten mayor margen de beneficio a la entidad, donde destacan seguros, fondos de inversión y plazos fijos de mayor plazo. La banca, en busca de margen, reorienta los depósitos hacia productos más estables, rentables y garantizados.

Parece que el cauce del río, revuelto como nunca, baja con una combinación de miedo y sospechas de difícil control para los ahorradores. De ahí la inquietud por la búsqueda de un tramo del río más seguro. Los acontecimientos recientes –crisis de Chipre- han venido para acelerar un proceso, ya iniciado a finales de año, alimentado también por el Banco de España con la recomendación de limitar la remuneración de los depósitos bancarios. Y la situación interesa a bancos y clientes: unos que buscan mantener la clientela y los depósitos, y otros la rentabilidad y la seguridad de su dinero.

A tenor de las ofertas bancarias, la rentabilidad de los depósitos bancarios ya ha comenzado a remitir en febrero, se ha mantenido en marzo y todo indica que seguirán en una tendencia de ligera corrección a la baja. Sin embargo, esta tendencia en los recortes, que se observan en las remuneraciones en términos generales, no parece que vaya a poner en peligro la existencia de los extratipos, los cuales se mantendrán sujetos a negociación –como siempre- según plazos y volumen. Porque no hay que olvidar que el mensaje del Banco de España no es más que una “recomendación”. 

Por parte del sector bancario, la situación de plantea en términos de oportunidad, es decir, una vez cubiertas las grandes necesidades de financiación para los próximos ejercicios (2014 y 2015) las redes quedan en disposición para acometer otros planes comerciales más urgentes, como es la venta de productos financieros alternativos a los depósitos. La hemorragia de depósitos observada en los primeros meses del año, sólo ha podido ser contenida en parte, puesto que las primeras salidas se han producido en busca de mayores rentabilidades, justo cuando las redes bancarias no contaban aún con una oferta renovada en fondos de inversión, principal activo y nuevo refugio al que la banca, en general, está reorientando el dinero que abandona las cuentas de depósito. Prueba de ello son las entradas netas de dinero registradas en los fondos de inversión en estos últimos meses, algo que no sucedía desde hace seis años.

Y no solamente son los depósitos los protagonistas de esta migración hacia los fondos, puesto que el dinero procedente de otros plazos -vencidos- y productos de renta fija como pagarés, letras y obligaciones, también se están orientando hacia fondos conservadores, garantizados de reparto, seguros y cuentas nómina. En este sentido, y con la reedición de “viejas soluciones para viejos problemas”, varias entidades bancarias ya han comenzado a llenar sus escaparates con atractivas ofertas de regalos –televisores, smartphones, tablets y demás- para conservar al cliente.

Según los datos de la asociación de instituciones de inversión colectiva (Inverco) los más activos en canalizar depósitos hacia fondos de inversión han sido precisamente las gestoras de inversión de las entidades financieras, hasta el punto de que algunas de ellas estarían cerca de recuperar el patrimonio perdido hace un año como consecuencia del nivel de reembolsos de los partícipes. En un primer análisis de las razones que habrían motivado ese movimiento desde los depósitos hacia otro tipo de productos de activo, parece imponerse la idea de que, además del recorte de las rentabilidades de los depósitos, los ahorradores no descartan una situación similar a un `corralito´ en el largo plazo. Desconfianza que es compartida y alimentada al mismo tiempo por un numeroso grupo de expertos que vaticinan, como el economista Marc Faber, que el efecto contagio del rescate chipriota se producirá tarde o temprano. Así que más vale prevenir y diversificar.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...