edición: 2612 , Lunes, 10 diciembre 2018
18/11/2008

La banca canadiense, al asalto de EEUU

Germán M. Crespo

Ya hemos comentado en más de una ocasión la satisfactoria situación del sistema financiero español, reconocido ya por todos, lo que ha permitido a algunas entidades financieras españolas -básicamente Banco Santander- aprovechar la situación para lanzarse a la compra de entidades financieras, principalmente británicas, además de aparecer como candidatos a nuevas compras. Pero nuestro sistema financiero no ha sido el único que se ha salvado de la quema y que ha aprovechado para lanzarse a las compras y otros sistemas financieros preparan adquisiciones, como son los bancos canadienses, qué buscan en el mercado americano oportunidades de compra.

La entidad presidida por Emilio Botín aprovechó en el mes de julio su buena posición financiera para lanzar un segundo órdago en el Reino Unido, tras la compra hace unos años del Abbey National Bank, y hacerse con la totalidad de las acciones del Alliance and Leicester (A&L), para posteriormente integrarlo con su filial británica. Adelantaba así en tres años los planes de expansión de Abbey. La operación contó, además, con el visto bueno del primer ministro británico, Gordon Brown.

Meses después, Botín volvía a salvar otro banco de la quiebra y anunciaba la adquisición de la totalidad del capital que no controlaba del norteamericano Sovereing, desembolsando 1.400 millones de euros, operación que cumplía los cánones exigidos por la dirección del Santander. La estrategia del Santander no ha sido exclusiva de la entidad española, como muestra la compra de Merrill Lynch por Bank of America, la compra del Halifax Bank of Scotland (HBOS) por Lloyds TSB o la compra por parte de Barclays Barclays de parte de negocio financiero de Lehman Brothers.

Estos movimientos en el sector financiero van a tener próximamente nuevos ‘imitadores’ procedentes principalmente del negocio bancario canadiense, cuyos bancos no se ha visto salpicados por la crisis derivada de las ‘subprime’ de sus vecinos del sur y no han tenido las derivadas que se han producido en el sector financiero europeo, donde diferentes gobiernos han tenido que inyectar liquidez a bancos privados para evitar su quiebra .

El sistema financiero de Canadá es relativamente fuerte, en gran parte debido a un enfoque más prudente a los préstamos y menos exposición a los mercados de derivados, una política similar a la seguida por los bancos españoles. Así, ya empieza a rumorearse el salto cualitativo que podría dar la banca canadiense, aprovechando las posibles ‘gangas’ que surjan en el mercado bancario de Estados Unidos y cómo los bancos canadienses habrián fijado ya sus objetivos en este mercado como nueva estraegia de expansión y, de paso, consolidarse en este fructífero mercado.

Los cuatro principales bancos canadienses -Royal Bank of Canada (RBC), Bank of Montreal (BMO), Scotiabank, Banco y TD- siguen en buena situación financiera porque sus estrategias de crecimiento fueron más conservadoras que las entidades norteamericanas y, por ello, este mercado puede convertirse en el objetivo claro de la banca canadiense.

El ambiente es propicio para que las instituciones financieras canadienses fortalezcan sus negocios en los Estados Unidos, no solo bancarios, ya que el negocio del seguro es otro polo en el que la experiencia de la banca canadiense, además de su solvencia, les permitan avanzar en posibles adquisiciones.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...