edición: 2597 , Viernes, 16 noviembre 2018
09/09/2013
Un cuarto de billón de euros en juego

La banca cerrará el año con una nueva batalla del pasivo

El Banco de España, vigilante como nunca, estudiará a fondo las nuevas ofertas del sector
Juan José González

Los ahorradores esperan ofertas de sus bancos en la última parte del año, momento en el que vence una parte sustancial del ahorro de los particulares. La cifra; un cuarto de billón de euros, es el objetivo de las entidades bancarias, una suma importante que se diría para sus cuentas de resultados, si se tiene en cuenta que en las fechas en las que suelen coincidir los vencimientos de plazos de depósitos, cuentas y otros productos, el sector financiero se puede estar jugando el margen del año.

La sequía del crédito, así como el escaso interés por algunos productos financieros, sitúa en posición de alto riesgo los depósitos de particulares, ante el peligro del cambio de banco, circunstancia que se puede producir si las ofertas de los competidores son suficiente atractivas. Los departamentos comerciales apuran precios e imaginación para ganar pasivo a la competencia porque el mercado se prevé movido y competitivo y, por supuesto, para mantener el pasivo de los clientes.

Parece que se trata de un semestre habitual, con fuerte volumen de vencimientos en depósitos. Cerca del cuarto de billón de euros significa casi tres cuartas partes del total de los vencimientos que se producen en esta última parte del año. Así que no es cuestión ni momento para jugarse el balance. De ahí que gane particular atención la política comercial de las entidades, encargadas de lanzar ofertas competitivas al público para mantener, y mejorar, el pasivo bancario. Los depósitos vienen siendo en los últimos ejercicios un producto estrella y su captación y mantenimiento vienen ocupando una buena parte de los costes de las entidades. Se puede decir que en el escenario de los productos financieros, los depósitos constituían el referente para muchas entidades, puesto que era la principal fuente, y también la más económica, de obtener pasivo con mayor rapidez.

Pero las remuneraciones ofrecidas por las entidades no parecían ser las más adecuadas ni a la situación del mercado ni a la de algunas entidades del sector, muchas de ellas en fase de reestructuración –intervenidas-. La situación fue considerada por el Banco de España como una “irregularidad que a medio plazo originará otros problemas mayores”, de ahí que meses atrás tomara la decisión de recomendar al sector financiero mayor prudencia en la retribución del pasivo. La primera `llamada al orden´ del supervisor no tuvo mucho éxito: las entidades mantenían retribuciones anuales por encima del 4,5%, e incluso, según clientes, más del 5%.

La segunda `llamada al orden´ se realizó por otra vía: la recomendación expresa de la autoridad bancaria. Y surtió efecto. Cayeron en picado las remuneraciones y la rentabilidad de los depósitos bancarios para particulares tocaron fondo. Ahora no es fácil, por no decir, imposible, conseguir rentabilidades por encima del 2,8%, sí bien, algunas entidades como ING Direct, Espirito Santo, Pichincha o el chino ICBC siguen saltándose la recomendación del supervisor.

La batalla por el pasivo que se espera alcance su punto álgido en los próximos meses, contará con nuevas referencias, otras rentabilidades, como manda –recomienda- el Banco de España, pero también bajo otro `envoltorio´. Los comerciales deben fabricar una nueva versión del depósito de antes pero con otros ingredientes. Deben ser productos seguros, rentables, líquidos y que sean entendidos por el gran público. El abanico de posibilidades en esta ocasión es escaso y la gama de productos no va a permitir grandes novedades, es decir, las alternativas a los depósitos son muy limitadas.

Los fondos de inversión parecen estar en el centro de atención del público, no en vano son los productos con mayor captación neta en el último mes, en particular los que invierten su patrimonio en renta fija a corto y a largo plazo. Sin embargo, los ahorradores siguen siendo fieles a los depósitos, a pesar de que la rentabilidad se haya reducido: renuevan al vencimiento y firman plazos mayores aunque los tipos sean más bajos.

En esta lucha por mantener el pasivo (o por ganar a la competencia) las entidades bancarias conocen la especial vigilancia que realizará el supervisor, atento a las campañas relámpago o sorpresa. Saben del particular seguimiento que el Banco de España llevará a cabo de las nuevas ofertas, los nuevos productos de la banca. Una labor en la que la CNMV tendrá voz y voto.

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...