edición: 2365 , Viernes, 15 diciembre 2017
13/07/2012
El Estado quiere evitar otro caso Bankia

La banca comienza a pensar en una quita de la deuda privada

La deuda senior, al igual que preferentes y subordinadas, no se escapará de las pérdidas
Juan José González

El proceso por el que la situación financiera griega comenzó a despejarse, tuvo su momento clave en el instante en que deudores y acreedores llegaron a coincidir en que la única vía posible de solución era hablar abiertamente de la quita de la deuda. La similitud con la crisis española, al menos, desde ese lado, tanto de la deuda pública como de la privada, no deja lugar a dudas. Hasta ahora, es decir, hasta el miércoles pasado, tras conocer el alcance, profundidad de las medidas, recortes y subidas de impuestos, hablar de la quita en cualquier despacho oficial era un tabú, estaba clasificado el asunto con un veto que impedía cualquier reflexión ni propuesta. Sin embargo, tras el anuncio del ajuste, el camino queda abierto para empezar a plantear la necesidad (y justicia) de un acuerdo entre deudores y acreedores (quita). No hay que perder de vista que si una Bankia ha dado jaque al sistema, no habría que esperar mucho  a que otras “Bankias” (Banco de Valencia, Catalunyacaixa y Novagalicia) certifiquen el mate definitivo. Difícilmente se podrá seguir justificando un sistema donde los ciudadanos cubren con su dinero los agujeros bancarios.

En principio, las entidades bancarias españolas parecer estar resolviendo a su manera, con acuerdos privados, las deudas pendientes con las emisiones de preferentes y convertibles. Pero en otros casos, como en la CAM, los acreedores se quedarán sin capital, y tan sólo contarán con una última vía de reclamación en la judicial. La deuda senior es la que parece encontrarse en el centro de la discusión. Apuntan los expertos que es posible que tras los recortes presupuestarios, ya en marcha en el ejercicio presente de 2012, y una vez anunciadas las medidas de ajuste el pasado miércoles, el ministro de Economía se dedique de lleno a dar alguna solución a la deuda bancaria privada, algo que seguramente le llevará a abordar el siguiente problema urgente: decidir si se deben mantener abiertas las entidades en proceso de subasta (ahora en suspenso) intervenidas y utilizando recursos públicos, quizás más necesarios para cortar otras vías de agua, o bien, decretar su liquidación.

Bruselas acaba de fijar formalmente los cuatro tipos de entidades financieras que piensa recoger el proyecto (ya en marcha) de unión bancaria. Aunque se trata de una primera división, no deja de ser un acercamiento al objetivo final de un nuevo sector bancario, pero que por el momento supone la obligación de ir encajando, o clasificando, nuestras entidades en esos cuatro grupos (ver edición ICNR de ayer) y obrar en consecuencia. En consecuencia es para Bruselas que algunas de estas entidades no podrán repartir dividendos si están escasas de capital. Pero también deja la puerta abierta a que cada Ejecutivo de la Eurozona ponga orden en su propia casa señalando qué entidades son viables y fijando criterios para liquidar las inviables.

El tratamiento de unas y otras, viables e inviables, parece que será el mismo, es decir, que en todo caso, ninguno de los dos grupos se escapará de negociar o de imponer, según el caso, una quita de las deudas. En el grupo de las viables, seguramente serán los particulares con sus preferentes y subordinadas quienes reciban el golpe de la quita y se apunten las pérdidas que correspondan, y en el de las inviables será la deuda senior la que deba cargar con todas las pérdidas.

El motivo por el que deba ser este tipo de deuda es, entre otras razones, y según apunta un experto, porque se trata de la forma más ortodoxa de reducir la deuda, de llevar a cabo una restructuración del pasivo, previa a la liquidación y con el razonamiento final de que si no se pueden pagar todas o parte de las deudas, el deudor deberá encontrar la forma de llegar a un acuerdo con los acreedores. Se evitaría de esta forma (como pretende la reforma del sistema bancario europeo) la asfixia de los recursos públicos, aunque estos se utilicen a modo de préstamo aplicando los intereses más elevados, un caso en el que estaría el Frob.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...