edición: 2560 , Lunes, 24 septiembre 2018
18/09/2012
Las demoras serán penalizadas con más demoras

La banca deberá recortar más si España quiere continuar con el rescate

Las inyecciones de capital acordadas para el sector, condicionadas a la marcha de la reforma
Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad
Juan José González

Luís de Guindos regresa de Nicosia con una amenaza más que velada: si el sector no se reajusta de inmediato, los dos próximos plazos -inyecciones de capital- del rescate bancario tardarán más en llegar. La situación actual del ministro no puede ser peor en el también peor de los escenarios. En concreto, en el apartado que interesa al sector bancario, el final del ejercicio ya comienza a ser previsible en forma de hipótesis y simulaciones de cierre. El resultado no puede ser peor: tercer año consecutivo de caída del beneficio en el entorno del 27% al 32%. Malas noticias porque el horizonte para la banca española, negro, negro, se presenta en forma de recesión, inversión a la baja y morosidad en alza. De Guindos apura el arranque del "banco malo", aunque el deterioro de las cuentas apunta a que -además del saneamiento extraordinario de otros 14.000 millones de euros, ya reconocido por el sector- la reestructuración del sector financiero permanece aparcada. Bruselas quiere ver este otoño las primeras señales efectivas de la reforma.

De Guindos llega a Madrid procedente de Nicosia (Chipre) bajo los efectos de un tirón de orejas. Los colegas del Ecofin le han insistido, más en privado que en público, que no debe perder más el tiempo en la reestructuración de su sector financiero, que hace muy bien en aprobar en Consejo de Ministros tres reformas para el sector, pero que el dinero procedente de la Unión Europea para el sector, sobre el que se ha solicitado (y aprobado) el rescate, el bancario, va a llegar con algún problema (sobre todo la segunda y tercera entrega) si los planes de reestructuración interna siguen parados. En pocas palabras: Bruselas contestará a las demoras con más demoras.

Por reestructuración parada entienden en Bruselas -y así se lo han transmitido en Chipre- más cierres de oficinas, más despidos, más ventas de activos financieros y, aunque el Gobierno español no lo confiese,el cierre de alguna entidad. En suma, el reajuste, el recorte del sector financiero, que hasta mediados del presente año ya se había reducido en un 10%, es considerado por el Ecofin como insuficiente. Bruselas le sigue apretando las tuercas al Gobierno español, pero en esta ocasión, al parecer, con la "amenaza" advertencia de que quizás los dos próximos plazos, o entregas del rescate bancario, se demoren en función de la velocidad del reajuste sectorial.

Así las cosas, el ministro económico español tiene como reto inmediato conseguir que la banca acelere su reajuste. El sector se ha adaptado a la nueva situación de mercado reduciendo un 7% los empleos desde enero de 2011 hasta julio pasado; el número de sucursales en un 8%. Y según Bruselas al sector le quedaría otro 7% más de recorte en tamaño básico para estar dentro del standar que sugiere la Unión Europea, al parecer, un secreto de Estado, pues ni Bruselas ni Economía ni la EBA han confirmado las medidas ideales de la banca española.

Pero a la Unión Europea le preocupan, además, otras variables de la reforma financiera. Le inquieta, en particular, el grado de cumplimiento de la banca rescatada en capítulos como el de los riesgos de sus nuevas carteras de préstamos que, al parecer, y según el último informe del Banco de Pagos Internacional incumplen por sistema las instituciones rescatadas, las que recibieron recursos públicos. Y ha sido este papel del BPI el que ha manejado el Ecofin para presionar, aún más, al ministro de Economía español para que apriete, de verdad, el acelerador de la reforma financiera.

Y es que, según el BPI, los bancos rescatados habrían asumido, incluso, más riesgos que los no rescatados, sobre todo en el apartado de créditos sindicados, aumentando el vencimiento medio, así como los diferenciales del Libor. Es decir, las entidades rescatadas de Francia, Alemania, Holanda y Reino Unido, siguieron manteniendo los riesgos que les llevaron a ser intervenidos.

Las exigencias de mayor rapidez en la reformas al Ejecutivo español, confirman que la Unión esta en la dirección de reforzar la seguridad en el cumplimiento de los compromisos de un rescate, algo en lo que no parecen confiar los socios europeos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...