edición: 2557 , Miércoles, 19 septiembre 2018
09/02/2017
banca 
Los nuevos requisitos de capital, a la nevera

La banca descuenta un parón regulador de la solvencia en Europa

Las reformas financieras pueden coger vacaciones sine die, las que están en marcha deberán esperar, o cambiar, o desaparecer si EE UU rompe con Basilea
Juan José González
Voces de alivio, en parte, ventana de oportunidad para algunas entidades financieras europeas, entre ellas, tres o cuatro españolas, que traducen estos días, a su manera, la probable modificación de la regulación financiera global en términos de relajación normativa. Es una iniciativa que, como se sabe, arranca de las primeras decisiones del presidente norteamericano Donald Trump. La ruptura declarada del nuevo mandatario con el Banco Internacional de Pagos de Basilea, recomendando a la responsable de la FED, Yanet Yellen, que no acuda a la próxima reunión del BIS, traerá consecuencias sobre la regulación financiera en Europa, seguramente negativas, para la mayoría de las entidades bancarias. Probablemente los más exigidos por la regulación financiera en aspectos de cumplimiento de solvencia y niveles de capital, estén interpretando el movimiento como una tregua en ciernes de los reguladores. Quizá las entidades con mayor morosidad en sus balances se verán más exigidas, y controladas, a partir de los próximos meses. En todo caso, si la intención de Trump pasa por restar presión regulatoria al sector financiero global, en Europa, las entidades intuyen la proximidad de un período de descanso, sosiego y quizá relajación de la presión ejercida por el controlar y regulador BCE.
De paso, parece que ha llegado la hora de hacer balance sobre la actuación del BIS en la crisis financiera, es decir, desde 2008 en adelante. Y a juzgar por el ímpetu mostrado por el nuevo inquilino de la Casa Blanca, volcado en montar y desmontar muros, el construido por la anterior Administración para poner orden en el sistema financiero, está a punto de ser derribado. La mayor regulación de la etapa Obama, la que tuvo que hacer frente a la caída de Lehman Brothers y sus consecuencias, pretende ser enmendada en la nueva etapa. Se diría que el sector financiero mundial quiere entrar ahora en una nueva fase, en un nuevo orden global, lo que facilitará el trabajo realizado por el BIS, el balance, en la crisis de 2008.

Como sucede en la mayoría de los sectores políticos, sociales y económicos, la regulación representa la llave y el poder del control. Control sobre la banca, vigilancia de sus puntos más vulnerables, supervisores de la competencia y de las prácticas financieras, del funcionamiento general de los mercados, etc. Regulación en forma de directrices que emiten numerosos organismos internacionales financieros y que ahora reciben como amenaza las nuevas ideas del presidente norteamericano en materia de regulación bancaria.

La opinión más generalizada entre los expertos del sector apunta a que es posible que Basilea se haya dormido en los laureles, haya actuado con lentitud y sin decisión en los momentos clave de la crisis. Y por tanto, se puede decir que ha perdido mucho tiempo en negociar acuerdos para cerrar los sucesivos capítulos de Basilea. La pérdida de tiempo ha minado su credibilidad y el tiempo, como ahora Trump, se le ha echado encima.

Es probable, señala un técnico del supervisor bancario europeo que a partir de ahora cualquier avance tenga mayor dificulta y todo sea más difícil. Incluso, algunos aspectos de los controles sobre el sector bancario, simplemente, no lleguen a buen puerto. El técnico considera que "la sacudida" de Trump frenará algunos trabajos del comité de Basilea, en concreto varias normas de limitación de operaciones financieras centradas en poner orden (y limitar) las actividades de la denominada `banca en la sombra´, un `sector´ que campa peligrosamente a sus anchas por los mercados financieros internacionales, y que ya no es una amenaza, sino un riesgo creciente para la banca tradicional.

En este escenario revuelto y confuso, las entidades bancarias europeas, varias españolas, se pueden beneficiadas del `parón´ que van a sufrir numerosas iniciativas, entre ellas las que afectan a los requisitos de capital en fase de elaboración en el BCE. Un respiro sin duda para los bancos más exigidos por uno de los grupos de normas -solvencia- que ha logrado remover los cimientos del sector. Todo parece indicar que las decisiones sobre regulación financiera que se adopten en la fase inicial de Trump, se trasladen a la Unión Europea en los próximos meses, con lo que el freno a las reformas financieras en Europa se da por hecho. De la misma forma que se paralizan algunas operaciones financieras, se pueden acelerar otras.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...