edición: 2845 , Miércoles, 13 noviembre 2019
12/01/2012
La condición impuesta por las autoridades de la UE es el fin de la crisis de la deuda
Quizá Banco Santander se haya adelantado pero nunca está de más un exceso de solvencia

La banca española descuenta una rebaja en el capital mínimo del 9% exigido ahora

El respiro permitiría a las entidades españolas otros saneamientos y apuntarse ganancias
Juan José González

Ahora que Santander y pocos más habían anunciado a bombo y platillo, haber alcanzado la cifra objetivo de capital de primera calidad en el 9%, la propia autoridad bancaria europea (EBA) consigue rebajar el optimismo de aquellos que había hecho los deberes y se posiciona en actitud correctora pensando que igual el citado 9% era demasiado elevado y esa cifra de capital mínimo exigido puede ser inferior, pero poniendo como condición que la crisis de la deuda soberana en Europa se solucione antes de que termine el presente ejercicio. Lo cierto es que en la tarde de ayer, en varias sedes bancarias españolas se intentaba aclarar el alcance de las declaraciones del presidente de la EBA, Andrea Enria, quien esa misma tarde habría afirmado, sin mucha concisión, la posibilidad de revisar la exigencia a las grandes entidades europeas sobre el capital mínimo.

En fuentes bancarias españolas se analizaba con escepticismo, no exento de cierta complacencia, la posibilidad de que la EBA entre en razón y decida flexibilizar la cifra del 9% de capital de primera calidad mínimo que exigen la UE para que las entidades financieras puedan superar los próximos meses la crisis de la deuda del continente. En realidad, más que superar se debe hablar de resistir a lo largo de los próximos doce o dieciseis meses, plazo que las autoridades europeas se dan para haber despejado para entonces los fuertes desequilibrios que registran la mayoría de las economías europeas.

Sin embargo, ni todos los países ni todos los bancos se encuentran en la misma posición de cara a los inversores. España es el país de la Unión Europea que mayores necesidades de recapitalización concentran. Según la autoridad bancaria, de los poco más de 114.700 millones de euros que deben cubrir los grandes bancos para saldar el requisito de capital mínimo, al sector bancario español le corresponden 26.200 euros, por tanto, se posiciona la banca española inmediatamente después de la de Grecia con poco más de 3.800 millones por encima de las necesidades españolas.

Curiosamente, otros sistemas bancarios  con mejores posición que el español, son los italianos, cuyas entidades necesitan algo más de 15.300 de euros para recapitalizar sus cuentas. En teoría, y según dijo el Gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez hace apenas tres años, la banca española ni estaba tocada ni tenía qué envidiar a los bancos franceses y, por supuesto, italianos. Poco después se supo que nada, o casi nada de lo que afirmó era cierto, es decir, ni tanto ni tan calvo, o lo que es lo mismo, las previsiones del Gobernador tampoco se cumplieron.

Lo cierto es que las entidades financieras españolas parecen estar pasando una etapa dulce a tenor de la falta de respuesta concreta que les despeje si van a tener que seguir  haciendo acopio de capital para llegar al 9% dichoso o siguen a lo suyo, intentando cubrir el expediente mientras se sanean los balances españoles.

En cualquier caso, el sólo anuncio por parte del responsable de la EBA respecto a la posibilidad de proceder al examen de mantenimiento de ese tope y del tamaño, ya dio pie a que los bancos con mayores apuros y problemas de circulante, comenzasen a albergar otro tipo de soluciones. Porque la premisa introducida por la EBA señalaba como condición para rebajar el tope de capital, que la crisis de bonos soberanos termine por despejarse en los próximos meses. En este sentido, incluso algún analista técnico se atrevió a última hora de la noche a confirmar que a finales de año, del presente 2012, la crisis de la deuda puede haber pasado a la historia.

El amago de revisión de la ratio mínima de capital por parte de la EBA, es en último término una especie de pescadilla que (sólo) se muerde la cola, puesto que será extremadamente difícil que se despejen las tensiones sobre los mercados de deuda mientras que las nuevas políticas que vienen de Europa para contrarrestar la crisis de la deuda soberana no produzcan algún efecto en los precios de los activos soberanos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2019 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...