edición: 2366 , Lunes, 18 diciembre 2017
27/04/2009
Amenazan los resultados en el segundo trimestre

La Banca espera ‘profits warnings’ en sus participadas

Roberto Higuera, vicepresidente y consejero delegado de Banco Popular
Juan José González

Semana crítica de resultados del sector financiero con presentación de los trimestrales de Banco Popular (hoy), de BBVA mañana, y de Santander pasado mañana. No se esperan sorpresas desagradables, ni negativas, tampoco espectaculares ni sobrecogedoras. Tan sólo los primeros resultados que constatarán que las medidas elegidas por los equipos de gestión de las entidades para capear el temporal son o no las adecuadas.
No se espera, tampoco, que sirvan de guía para extrapolar o avanzar la tendencia para el resto del año, ya que según opinión muy compartida en el sector, de un ejercicio tan atípico como el actual, se puede esperar de todo. Hasta el momento, se han presentado los dos alumnos aventajados –José García Cantera (Banesto) y Jaime Echegoyen (Bankinter)- que como dos empollones con la lección bien aprendida han demostrado en el examen haber hecho (bien) los deberes. Y así, los dos medianos han servido de referencia al resto de entidades, con situaciones comunes pero con problemas diferenciales.
Pero el segundo trimestre se presenta más complicado que el primero, si cabe, con un horizonte plagado de referencias para todos los gustos y donde no se niega la existencia de varias sombras.

Se mantiene la principal, las necesidades de capital que, aunque en su mayoría se sitúan por encima de los requerimientos, un potencial y probable empeoramiento de la actividad destructora de la crisis podría complicar más aún la situación del crédito. Y si la preocupación continúa siendo la misma, no estará de más que la Banca se preocupe –como seguro que lo hace- por mantener la estructura del capital adoptando medidas de todos conocidas, como por ejemplo, la retención –mediante una de las numerosas fórmulas- de los dividendos. BBVA, Popular y Pastor ya optaron por esta vía para asegurar capital y solvencia, pero ahora es previsible que otros medianos se vean obligados a emular a los señalados y ya suenan Sabadell, Guipuzcoano y Valencia.

Las sombras que acecharán al sector bancario en los próximos se presentan alargadas en exceso. El ejemplo más reciente han sido los ‘profit warnings’ de Iberia, decisión considerada en el sector financiero y por diversos expertos como comedida y prudente, pero que ha supuesto a una entidad financiera, Caja Madrid, apuntarse unas pérdidas latentes de 420 millones de euros. En la misma situación que la caja madrileña ya se ven otras entidades financieras que ahora tienen puestas sus barbas a remojo. Otras cuatro cotizadas de nuestro mercado han optado por la misma decisión que la aerolínea aunque por causas diferentes. La cadena hotelera NH anunció en marzo que someterá a la junta de accionistas la supresión del dividendo porque la actividad –“muy ligada al ciclo económico”, reconoce la compañía- no da para más y prevé meses complicados en el capítulo de ingresos. La papelera Ence destinará su beneficio (4,7 millones) a reservas, al igual que Clínica Baviera y la asfixiada Prisa. Ninguna repartirá dividendo en 2009 y sus bancos accionistas se apuntarán, como Caja Madrid, pérdidas latentes.

La alargada sombra de los ‘profits warnings’ llega a España pero se presenta particularmente cruel con algunas grandes compañías del resto de Europa y en sectores con tanto peso como es el de las telecomunicaciones. El martes pasado, Deutsche Telecom anunciaba una caída de su margen bruto de explotación (ebitda) cercano al 4%. La sombra corrió como la pólvora hacia el sur y los rumores sobre un anuncio similar al de la teleco germana en France Telecom hicieron mella en su cotización bursátil. Afortunadamente, los vientos de las telecomunicaciones europeas no alcanzarán a la española en sus resultados aunque no pueda eludir una bajada en la temperatura bursátil de la que no se escapará ningún integrante del sector.

La segunda gran sombra que espera el sector bancario español, tiene su origen en la Banca norteamericana y, concretamente, en los efectos que resulten del ‘Stress test’, que se conocerán con detalle el próximo 4 de mayo. El popular ‘test’ no contará con ningún cliente bancario europeo pero servirá de guía para contrastar magnitudes y sobre todo situaciones, especialmente para los denominados ‘bancos globales’, división en la que contamos con dos buenos integrantes porque, entre otros motivos, cuentan con algo más que sucursales en EE UU como son bancos cuyas cuentas consolidan en el grupo. Efectos que en una primera fase se dejarán sentir en el mercado de renta variable y que posteriormente pueden alcanzar a otros aspectos, no sólo con repercusión en la cuenta de resultados, como podría suponer el mayor coste de asegura la deuda, sino por un nuevo repunte de la aversión al riesgo, en línea con el sufrido en los mercados el pasado septiembre.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2017 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...