edición: 2472 , Miércoles, 23 mayo 2018
14/09/2010
Dudas sobre la capacidad del sector para hacer frente a los vencimientos de 2010 o si sobrevivirá a los de 2011 y 2012

La Banca esquilma los caladeros del pasivo

Santander y Popular, dos estrategias muy diferentes para ‘atacar’ el mercado
En la batalla del pasivo unos se juegan el rating, otros el balance y algunos el prestigio
Juan José González

67.000 millones de euros en vencimientos tienen la culpa de los últimos movimientos de bancos grandes, medianos y cajas de todo tipo y tamaño para hacer acopio del dinero necesario para atender esos compromisos de devolución. El problema, entre otros muchos, es que el caladero para pescar esos miles de millones, y si fuera el caso, muchos más, esta siendo poco a poco vaciado, habiendo aparecido ya los primeros síntomas de que el fondo esta esquilmado. Primeras señales de agotamiento recibidas en agosto, cuando las ofertas de los superdepósitos y extradepósitos al 4% flaquearon y no lograban a medio mes cubrir ni los pronósticos menos optimistas. El caladero al que acuden las entidades financieras en España tiene un tamaño importante, unos 1,1 billones de euros, aunque no todo está disponible.

La batalla por hacerse con pasivo, cada vez a mayor precio y sacrificio, tras la última oferta del Banco Popular, Caja Madrid y Banco Sabadell, situando la remuneración en uno de sus productos en el 4,5% anual, lleva camino de convertirse en una guerra total. El problema financiero de los bancos es, ahora mismo, financiarse en los mercados mayoristas, cerrados, semicerrados o con dificultades, depende de quién sea el demandante. La pugna tiene todos los visos de recrudecerse en los próximos meses, siendo posible que se supere no sólo el 4,5% de Popular y Sabadell, sino incluso, hasta el 5% de Caixa Penedés.

Pero en esta batalla por financiarse, aunque aparentemente todas las entidades acuden al mercado en busca del mismo dinero, no todos utilizan las mismas formas, hay diferencias notables. No es lo mismo sacar al mercado toda la artillería de la red, por ejemplo, un tercio de las oficinas del mercado español, que puede tener en sus cuarteles una entidad como Santander, que si el que ataca es el Popular, o el Sabadell. El primero lo hace siempre, como buen –y cruel- estratega, sin previo aviso, de la noche a la mañana dispara y se lleva por delante 30.000 millones de euros de depósitos en una campaña de tres meses utilizando dos ejércitos: la casa matriz y las redes de su filial online, Openbank. En publicidad se gastó lo justo, prácticamente nada, si acaso un poco de telemarketing y otro poco de boca en boca. Eso fue todo.

Se trata de ofertas en las que curiosamente es más lo que se pide que lo que se da, o dicho de otra de otra forma, entre comisiones, requisitos de plazo y otros y, por supuesto, las dichosas vinculaciones de productos –hipotecas, nóminas, créditos, tarjetas y otras domiciliaciones- acaba por reducir la remuneración estrella a una ridícula cantidad que no siempre se puede llamar ganancia. En esa forma diferente que tienen las entidades de ‘atacar’ el mercado –de guante blanco o a palo limpio- es donde las culturas de uno y otro se demuestran distintas. El Popular acudió al campo de batalla con un ejército menor, como corresponde a su tamaño, pero limitando el tiempo de su ofensiva –quince días para conseguir 2.000 millones y se retira la oferta- límite que inicialmente no fue fijado por Santander, si bien, posteriormente dejó caer que también contaba con un plazo objetivo.

Siguiendo con el asunto de la batalla del pasivo, y también respecto a Santander, los ejércitos de Popular y Sabadell, entre otros, resultan menos agresivos que los del primer banco. Para empezar, las últimas ofertas de pasivo del Popular, además de un buen precio y mejores comisiones, no imponen vinculaciones. El ahorrador acude con su dinero, que tiene respetar una cantidad máxima y mínima, y punto, a los doce meses cobra el 4,5%. Son formas distintas de barrer el mercado, formas distintas de actuar en público.

Si la batalla por el pasivo en España, con sus réplicas o sin ellas, puede subir de tono y fuerza en el otoño, la expectación que se puede vivir por los vencimientos de 2011 y 2012 asegura el éxito en taquilla, toda vez que para atender a estos, las cajas contarán con un frente desolador puesto que tocan a vencimiento las emisiones de deuda avaladas por el Estado en 2008 y 2009, lo que puede obligar a bancos y cajas a hacer todo tipo de piruetas financieras y corporativas, unas porque se juegan el rating y otras porque se verán forzadas a ampliar capital o para seguir profundizar en la venta de activos.

Noticias Relacionadas

Director
Alfonso Pajuelo ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

  • Juan José González
  • Javier Ardalán
  • Carlos Schwartz
  • Rafael Vidal

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
C/ Joaquín María López, 30. 28015 Madrid
Teléfono: 92 118 33 20
© 2018 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...