edición: 2906 , Lunes, 17 febrero 2020
13/10/2015
banca 

La banca europea culpa a la insensibilidad reguladora por su pérdida de mercado ante la estadounidense

Los bancos denuncian desventajas comparativas y deploran la pérdida de terreno en el continente
Carlos Schwartz
La gran banca europea acusa recibo de la presencia creciente de los bancos estadounidenses en los mercados de capitales europeos ante quienes se consideran en desventaja por las exigencias que resultan de las reformas de la regulación bancaria y de las cargas que suponen cambios en la política fiscal en el viejo continente. El consejero delegado del francés Societé Générale, Frédéric Oudéa, ha señalado esta semana que “Un puñado de robustos bancos universales estadounidenses gana cuota de mercado en el exterior mientras refuerzan su posición doméstica, en buena medida gracias a una regulación que hace más difícil a los bancos extranjeros competir en su mercado”.
Según los datos ofrecidos por el ejecutivo, que es además presidente de la Federación de Banca Europea (EBF, por sus siglas en inglés), los primeros cinco bancos estadounidenses controlaban el 59 por ciento del mercado global mayorista el año pasado, comparado con el 48% en el 2009. La participación en el mercado de financiación global de los principales cinco bancos de negocios europeos ha caído del 35% al 31% en el mismo periodo. Los datos demuestran que en 2015 y hasta ahora los bancos estadounidenses han organizado el 22 por ciento de las emisiones de bonos denominados en euros comparado con el 8% en 2010. El debate y las declaraciones tienen la clara intención de influir sobre las autoridades europeas para limitar el alcance de las reformas que se preparan para el sector financiero.

De acuerdo con analistas del sector los bancos estadounidenses han sido más exitosos que los europeos en obtener concesiones en los cambios de regulación a partir de la crisis financiera de 2008. “Esto les ha dado ventajas comparativas ya que les permite asumir un mayor volumen de riesgo sin verse penalizados en materia de capital, lo que determina que puedan esquivar las cargas que se desprenden de las transformaciones en la regulación con un mayor apalancamiento, y desde luego un mayor riesgo”, afirma un analista europeo del sector.

Lo que los analistas en general no incorporan en sus análisis es que el proceso de saneamiento acelerado de la banca estadounidense a la cual la Reserva Federal abrió el grifo de la liquidez en el momento cero de la crisis y forzó la reestructuración acelerada de su capital, abordó la década en condiciones mejores que sus contrapartes europeos. Aunque dicho esto, apuntan algunas fuentes, el nivel de riesgo asumido desde entonces supone una vez más que se haya disparado el riesgo sistémico. El debate en la banca continental sobre como hacer frente a esta realidad ha dividido las aguas. De un lado los que afirman que lo que se necesita es una banca de dimensiones manejables, alejada de los tamaños sistémicos, centradas en el crédito a escala nacional y local y del otro los que consideran que hace falta una gran banca universal y de negocios capaz de dar la debida asistencia a la actividad de las empresas y sus necesidades.

El presidente y consejero delegado de Barclays, John McFarlane, ha terciado en la polémica abogando en favor de una fusión de bancos de negocios para crear un campeón europeo en el sector, desnudando en su exigencia la realidad: los bancos estadounidenses están quedándose de forma creciente con la financiación de las grandes multinacionales europeas brindándoles acceso a los mercados de capitales de forma exitosa.

Sin embargo, la fuerte penalización que entraña traspasar ciertos umbrales en materia de activos y la adquisición de una mayor dimensión sistémica hacen a esta posibilidad algo remoto y poco compartido en el sector. La realidad es que mientras este debate se desarrolla los grandes bancos en Europa se encuentran en la coyuntura de reducir plantilla, aumentar capital, desprenderse de líneas de negocio que les incrementan los activos en riesgo y por tanto las exigencias de capital, y sanear estructuras. Sin mencionar la carga que supone en algunos países la incapacidad de salir de crisis locales como la inmobiliaria en España. Europa tiene que materializar aun una serie de reformas que afectarán al sector financiero que han determinado un alto nivel de militancia en el sector por parte de los principales ejecutivos de banca en un intento de flexibilizar las que se insinúa como mayores limitaciones.

El debate sobre la adopción de una tasa a las transacciones financieras por parte de un grupo de once naciones de la Unión Europea, el interés de Alemania para que esta carga se extienda al resto de la UE, el objetivo de introducir reformas estructurales en la banca de Europa para separar el negocio de banca al por menor de la banca de negocios, supondrían mayores limitaciones para actuar en los mercados de capitales. El debate se produce en medio de las exigencias de que la banca en Europa incremente su financiación al sector privado.

“Si se incrementan las desventajas comparativas los bancos europeos deberán dejar de forma creciente la financiación de las grandes multinacionales en manos de los bancos de negocios estadounidenses”, señala una fuente del sector financiero en España. La presencia de los grandes bancos estadounidenses en la plaza de Londres es de hecho una competencia que se va a agudizar en la medida que las reformas estructurales se aceleren mientras que el Reino Unido se mantiene al margen de muchas medidas como la tasa a las transacciones financieras con el objetivo de defender el papel de su plaza financiera. Con esta amenaza a sus puertas los bancos han duplicado su presión sobre las autoridades de la UE para limitar el alcance de las reformas previstas.

Noticias Relacionadas

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Esta web no utiliza cookies y no incorpora información personal en sus ficheros

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...