edición: 3102 , Viernes, 4 diciembre 2020
29/06/2009
El BCE presiona a los bancos centrales para que ‘impongan el orden’

La Banca europea se resiste a aflorar todas las pérdidas

La inyección de 440.000 millones es el doble de las pendientes por reconocer
Juan José González

El Banco Central Europeo ha insistido en la última reunión con los gobernadores de los bancos centrales miembros en que nadie mejor que ellos saben y/o están en posición de conocer las verdaderas cuentas de sus bancos locales. Y que, por tanto, son los señalados, en su papel de reguladores y supervisores, para exigir que cuenten la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Porque el BCE no se cree el nivel de pérdidas declaradas por los respectivos bancos centrales; sospecha que la relación entre las reconocidas y las reales, debe haber una relación de dos a uno.

Algunos observadores del sector financiero interpretan que la cifra de inyección de capital con destino a los 1.121 bancos de la eurozona, anunciada la pasada semana por el BCE, tiene algo de magia y casualidad. Magia porque ha subido el tono, la temperatura y tensión de los mercados por el simple hecho de ser anunciada, y casualidad porque el volumen de la inyección estratosférica, 440.000 millones de euros andan muy cerca de ser el doble de la que el mismo BCE estima que tendrán en concepto de pérdidas los bancos de la Unión, unos 232.000 millones de euros.

A estas alturas de la crisis, pocos son los que dudan sobre dónde esta el origen del fallo que dio lugar al fiasco posterior. En ese fallo en cadena o de forma simultánea, se encuentran los bancos, los bancos centrales, los gobiernos, los reguladores, los calificadores… En las últimas semanas se viene escuchando en distintos foros un reproche generalizado hacia la banca en particular, de la que se dice debe reconocer sus errores para ganar confianza y fiabilidad.

Dicho así parece muy sencillo, pero en la realidad pasa por eso, por ‘confesar’ las pérdidas reales que no llegan a reconocerse en las cuentas de los bancos. Estos conocen de sobra las sospechas que en este sentido recaen sobre el sector, como también conocen que el BCE ya ha desestimado la aplicación en Europa de la solución americana -los cambios contables para eliminar pérdidas de un plumazo-.

Esta falta de reconocimiento de ‘toda la verdad de las cuentas’, junto a la negativa de la Comisión Europea y del Banco Central Europeo en ‘sacar de la manga’ el as de una nueva normativa, se apuntan como los motivos por los que no es posible a corto plazo la puesta en marcha de los denominados ‘bancos malos’, una situación que contrasta con lo que sucede en Norteamérica, donde con un grado bastante elevado de verosimilitud en las cuentas bancarias y con una normativa contable ‘más flexible’ acabarán por poner en marcha –un día de estos- con meses de retraso su ‘banco malo’, destinatario de cuantos activos tóxicos inconfesables tienen en la actualidad una buena parte de la banca en la Unión Europea.

El BCE insiste una vez más en que no ve bien la idea del ‘banco malo’ por el coste en tiempo, dinero y credibilidad que conlleva el citado mecanismo, razón por la que apremia a los bancos centrales de los países de la UE a que ‘pongan orden’ en las cuentas de sus bancos locales.

Mirando hacia el sistema financiero español, las entidades que lo integran, bancos y cajas, acaban de recibir el alumbramiento del FROB con absoluta indiferencia, discreción, es decir, falta de entusiasmo, el polo apuesto de la alegría. No debe extrañar que varios líderes políticos y empresariales la hayan calificado de parche que llega un poco tarde, veinte meses después de que en el Banco de España se les hubiera ocurrido la idea.

Según unos y otros, la cosa no es para menos, aunque para bastantes cajas y una decena de bancos se trate de la tabla de salvación que estaban esperando, porque para algunos, incluso la fecha de entrada en vigor del citado fondo –en principio, anunciada para el 15 de julio- ya comienzan a verla demasiado lejos, aunque como aseguran en el sector, con sólo anunciar la aprobación del decreto y que en menos de un mes ya estará funcionando, la mayoría de las cajas, así como varios bancos medianos, ya han comenzado a moverse a ritmo de fusión.

Director
Juan José González ( director@icnr.es )

Redacción (redaccion@icnr.es)

Intelligence and Capital News Report ®
es una publicación de Capital News Ediciones S.L.
Editor: Alfonso Pajuelo
c/ Real, 3. 40400 El Espinar (Segovia)
Teléfono: 92 118 33 20
© 2020 Todos los derechos reservados.
Prohibida la reproducción sin permiso expreso de la empresa editora.

Optimizado para Chrome, Firefox e IE9+

loading
Cargando...